Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

martes, 31 de marzo de 2020

Huelgo...


Me desnudo de primavera para todo tu otoño. 
Marañas salvajes de ramas y viñedos, 
de flores ocres y troncos arremetidos.
Hojarasca sentida y vibrada.

Hiedra mi cuerpo, encaramada a tus muros.
Salvaje.
Obscena.
Trémula... y errante.

Tus manos, tus dedos, tu boca...
Esquejes de helecho húmedo
sobre bosque sombrío, prendido.

Copas de fuego y azufre.
Escaramujos que ondean sobre las espinas,
bajo el muérdago hiriente de rocío.
Mis pechos armados a tu pecho.

Mil hojas desparramadas sobre cada poro de la piel,
perplejas alianzas de tu deseo osado
y de mi olvidada timidez.
Manto que cubre nuestra desnudez.
Arrebolada.
Cerúlea.
Erizada.
Flores malvas.

Granada desgranada y gemida.
ungida con agujas de pino escarchado,
embebida con jugos de frutos silvestres
destilados entre tus labios...
Huelgo de infinito placer.

martes, 24 de marzo de 2020

Sudario...


Me cubre este velo que late a la altura de mis cabillos
henchidos, abiertos al consentimiento de Tu Boca.
Te haces misterio entre los enjambres de mi profunda oscuridad
cuando, al abrigo de mi piel, nacen tibios mis cristales.

Me enderezo en la sombra de un aliento desvirgado.
A la sazón, implorado y consumido.
A las veces, redimido en los bocados de areolas
que rompen Tus Alientos
y se bañan, severos, en los arrebatos de Tus Espumas.

Son mis suspiros, quejidos de placer para la Mano de Mi Señor
que acuna mi boca en el balanceo de Sus Dedos.
Y mi rezo, obsceno y húmedo, 
se vuelve salvaje al trote.

Atributo Divino que se hace cuchillo en mis pliegues
y yo, penitente y postrada a Tus Pies,
rindo pleitesía a los Deseos de Mi Señor.
Me evocas.
Me inspiras.
Me elevas como falsa virgen a los altares de Tu Carne
y me bendices, Mi Señor, con la Esencia que de Ti emana
mientras todos mis Demonios, exorcizados y conjurados, 
hierven desposeídos en la brea nívea que me comulga.

Y es mi mi piel, Mi Señor, 
rubescente y túmida,
sudario de la Tuya.
Y mi boca,
cáliz de Tu Vida.



martes, 17 de marzo de 2020

Subversivos...

Esencia nívea la de tu cuerpo que mana en bravura salpicada mojando mi piel,  inundando los desdenes de mis pliegues.  Y, resbalando entre los sudores del camino que han llevado al éxtasis, la fuerza aplicada, las ganas en embestidas, las palabras que se han acumulado entre tu hambre y mi sed… 
Mi sed de ti, tu hambre de mí… 

Nómadas febriles de la piel desnuda en medio de un oasis deseado e inesperado, exudados de deseos húmedos que hierven desde la profundidad de las entrañas hasta el visceral aliento que cierra un beso embebido.

Y reptando en el vértice de tu corazón, marcando con mis garras de Hembra en excelsa rebeldía al Hombre excitado en el desacato de su fingida Vestal, mientras buscas entre la flexura de mi piel el modo de saciarte, sin ahitar mi libídine, este concuspiscible apetito. Sin contemplaciones ni medidas…, desnudando mi lujuria, mi desenfreno, haciéndome suplicar en cada gemido, en cada alarido que nos ensalza y subleva.

Mi entrega, mi deleite en complacerte en mi propio regocijo… bebiéndonos las mieles de esta pasión, germinando en mí el manantial que te colme en esta catarsis de pieles ebrias, de sentidos asentidos, de alientos subversivos. 

miércoles, 11 de marzo de 2020

Encarnados...


Siguiendo el enigma de las sombras, 
dispuestas a perderse 
en los laberintos del pecado, 
un hálito cubre la desnudez de nuestras almas, 
una pasión que se enerva salvaje sobre ellas 
vistiéndolas de carne y latidos. 
Y nos hacemos vulnerables 
ante la apetencia suplicante 
que exalta la furia de las debilidades, 
cuando, azumbrados de deseo, 
comulgamos en el verbo de sentirnos. 
Somos de piel, de esencias, 
afán y rendición surcando claroscuros,
henchidos en la ventura 
y llevados por el fragor a la consagración. 
Exudados, anegados y redimidos, 
nos alzamos en el postrero suspiro que invoca 
esta sacra ofrenda de placeres clandestinos.




Encontrar un artista de versos con el que comulgar en letras sucede muy pocas veces.  Poder encuadrarlas dentro del misticismo sensual y del erotismo, todavía resulta más complejo.  Por ello no puedo menos que ofrecerle mi gratitud a Mi Estimado Dulce   por la oportunidad brindada a la hora de fusionar  nuestros  particulares  sentire s  y versos en este poema que hemos conjugado a cuatro manos.

Aunque por todos es conocido, no dejo de invitaros a visitarle y disfrutar de  su arte.
""El dulce susurro de las palabras"

.

.

El Sexto Mandamiento...

Este blog puede ser un atentado contra el Sexto Mandamiento, aquel que nos han inculcado en la tarea de no cometer actos impuros, es decir, aquello que es diferente del disfrute, en este caso, de la carne sin obviar el respeto por nuestra mente y por nuestro cuerpo. Aquí vengo a reflejar la fantasía o la realidad de una mente, de un cuerpo y de un alma que no se reprimen.

Soy condescendiente en pensamientos, deseos, caricias íntimas y entregas del cuerpo, y lo que es más importante, del alma a algo llamado Pecado. Una religión confesa de la que muchos reniegan pero que nadie es ajeno. Lo que unos llaman Pecado, yo lo llamo Libertad de Elección.

Dicen que el mayor de los Pecados es la Lujuria, el origen de todos los demás. De pensamiento, palabra u obra, y un ansia desmedida por la satisfacción sexual más allá de la carne, del placer por el placer, del Deseo de Entrega, de la capacidad de Ser…

Y ahora que ya lo sabes, eres digno o digna de pecar porque se te otorgó la capacidad del Libre Albedrío, el que llevó a los demonios a huir de un paraíso donde eran sometidos, el que llevó a los ángeles a revelarse y el que llevó al Hombre al Placer.
Amén.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

Si piensas seguirme... Quédate y confirma que eres parte del Pecado. Mi Tacto te lo agradece.