Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

domingo, 6 de enero de 2013

Un buen polvo...

Habíamos decidido jugar a encontrarnos, a ser dos desconocidos perdidos en la gran ciudad, sin saber muy bien a dónde íbamos pero seguro de que acabaríamos encontrando. Te subiste en la misma parada que yo, separados por unas cuantas personas. Podía percibir tu mirada siguiendo cada uno de mis pasos. Autobús urbano en hora punta. Ibas detrás de mí, sujetándote a la barra de mano. Un pequeño frenazo y un poco de dejarse llevar. Movimiento hacia delante y movimiento hacia atrás. Mi cuerpo quedo pegado contra el tuyo. Me sujetaste por la cintura y pude sentir en mi cuello como olías mi perfume.

- ¿Estás bien? –me preguntaste.
- Sí. No me esperaba este frenazo.
- Ni nadie, supongo.

Todavía no me habías soltado. Un abuelo nos miraba. Una señora que superaba la sesentena fruncía el ceño mientras clavaba su mirada en nosotros. Tal vez más en ti. Para el resto, simplemente, éramos dos más. Pero solo yo percibí tu sexo apretado por tus vaqueros, pegado a mi culo. Guardamos la compostura pero me excitaba el hecho de saber que tu polla vibraba por cogerme. Saber que con un simple roce podía conseguir despertar tus deseos y que tan solo una de mis miradas podía encenderte, hizo que decidiera bajarme en la siguiente parada, sin importar dónde estábamos.
Tú hiciste lo mismo. Caminamos por la calle. Sentía tu presencia siguiendo mis pasos. Me detuve. Me giré rápidamente y te paraste en seco al verme de cara. Unos segundos tan solo para echarme una mirada de arriba abajo. Te fijaste en mis tetas, grandes, que se cubrían con aquel sujetador que se medio transparentaba bajo mi camisa abierta, dejando ver algo de canalillo. Te acercaste, casi impertérrito. Cogiste mi rostro entre tus manos y te inclinaste a besarme. No lo hiciste con vergüenza. Para qué. Ahí estaba toda la pasión desencadenada. Tu lengua taladrando mi boca.

- Te invito a un café –me dijiste. Acepté. Entramos en aquella cafetería. Tenía buena pinta y había bastante gente. Casi el bullicio molestaba pero qué más daba. Nos pusimos a charlar. Cualquier tema valdría. Nos sirvieron las consumiciones. Tu mirada era fija en mí. A veces hasta sentía algo de pudor y lograste ponerme nerviosa. Casi no podía pensar.
- Tengo que ir al baño –te dije. 

Te estaba invitando a que vinieras. No sé si te sorprendí pero me gusta pensar que sí, así que me seguiste apenas un segundo después. Me alcanzaste en la puerta. Comprobé que no había nadie y, sin tiempo a nada, me empujaste hacia adentro. Aquella zona era amplia. Dos lavabos corridos y dos puertas de aseo. Ambas abiertas. Estábamos, efectivamente, solos. Nos besamos pero tus manos eran losas sobre mi cuerpo. Había prisa y ganas, más ganas que prisas. Me quitaste la camisa y la dejaste en la encimera. Observaste mis pechos. Los cogiste. Los acariciaste… Los sacaste de sus copas y te los metiste en la boca. Primero uno, su pezón. Luego el otro. Jugaste con la lengua mientras una de tus manos me presionaba el coño por encima del pantalón. 

Te pusiste de cuclillas frente a mí. Desabrochaste el pantalón. Era fácil. Un simple nudo sin demasiadas complicaciones y la prenda cayó al suelo por su propio peso y holgura. Mi sexo cubierto por una braguita de encaje color cava que dejaba ver la oscuridad de mi sexo. Apretaste tu cara contra él y lo oliste. Oliste mi perfume de mujer. El perfume de tu hembra ansiosa de ser montada por su macho. Apartaste un poco la braga y rozaste lo justo mis pelillos. Ya estuve a punto de correrme solo con eso. Me giraste. Quedé con las manos apoyadas en el lavabo y me vi reflejada en el espejo. Desnuda a no ser por la braga que me fuiste quitando maestramente. No veía lo que hacías. Estaba nerviosa por ello pero también por si alguien venía. Con tanta gente fuera sería raro que no quisiera entrar alguien. Tenía tu cara pegada a mi culo. Pude notar tus lametones y, de pronto, entre mis piernas bien separadas, tus dedos jugando con mi coño. Estaba ya mojada.

- Mi zorrita está bien mojada…

Noté unas gotas salir de mi coño y a continuación el calor de tu lengua bebiendo de él, para no dejar escapar ni una gota de aquel elemental mejunje. Me estabas volviendo loca. Verme en el espejo. Mi cara contraída. Tu cabeza entre mis piernas. Mis tetas al aire. No paraste. Seguiste lamiéndome, de arriba abajo, despacio, profundamente, salivando. Yo jadeaba, intentaba ahogar mis gemidos para que nadie nos oyera. Me estabas martirizando. Entre mis ganas, mis miedos por ser pillados y tu entrega… Ufff..... Qué gusto.

Sacaste tu cara y metiste un dedo, o tal vez dos. Creo que de haber metido más me hubieran entrado. A esas alturas estaba tan excitada, tan mojada que la dilatación de mi coño era máxima. Creo que me hubiera entrado todo. Empezaste a meter y sacar. No sé cuánto tiempo pero me parecía tan corto como interminable. De repente los sacaste y me diste la vuelta rápidamente. Ya en pie me subiste a la encimera. Me abriste bien las piernas y te dedicaste a comerme el coño con rabia, con ganas…. Estaba tan aturdida que me decía a mi misma que era muy hembra, con necesidad de ser cabalgada por un hombre como tú. No parabas y me corrí. Me tapaste la boca para que no gritara. Fue brutal. Eché la cabeza hacia atrás, intentando zafarme de tu mano. La otra la tenías apretando mi coño, como reteniendo mi corrida. Casi no me dí cuenta de cuándo te bajaste los pantalones. Solo recuerdo tu enorme y dura polla a punto de estallarte. Te la cogí entre las manos. Tenías la punta mojada. La presioné. Me encantó sentirla así y empecé a masajearla pero entonces, tiraste de mí, asiéndome de las caderas y me la clavaste sin piedad. Ya no eras tan tranquilo, si es que en algún momento lo fuiste. Tu lengua había sido cruel castigo pero tu polla era la Inquisición que me iba a hacer arder en mi propia hoguera.

Me gusta cuando eres tierno pero me vuelve loca cuando me posees así. Cuando no me dejas con derecho a nada, salvo el de disfrutar. Tu dominación de macho es puro control, pura consecuencia para una buena corrida. Me mirabas a los ojos mientras me follabas a lo bestia. Mientras metías y sacabas tu polla de mi coño y tus huevos chocaban con mi entrada, tu lengua atravesaba mi boca y como un tentáculo se movía en ella, sin casi dejar espacio a la mía. Agarré tu culo, te apreté contra mi. Mis tetas saltaban al ritmo de tus clavadas… Puro fuego… Pura rabia… Dos salvajes follando como locos. Sin importar nada más que el goce y nosotros… Llegó tu orgasmo. Noté tu leche pringando mi coño cuando mi corrida llegó. Salvaje... Brutal… Increíble… Tal vez no fuera tan puta como te gusta, pero sí fui tan hembra como siempre. Te detuviste y no dejamos de besarnos ni de abrazarnos, intentado recuperar la calma. Unos  nudillos llamaron fuerte a la puerta. Reímos. Te subiste los pantalones y yo me vestí. Me miré en el espejo.. Mis ojos brillaban. Mi cara estaba descompuesta. No era la niña mona que había entrado en el baño unos minutos antes. Parecía la zorra que se había tirado a un tío que se le había puesto a tiro.

Sonreíste. Me besaste. Un único beso, lleno de ternura y pasión al mismo tiempo. Sonoro. Me cogiste de la mano. Abriste la puerta y muy dignos salimos del baño. La señora se quedó blanca pero nosotros habíamos tenido un buen polvo. Regresamos a la barra. Nos tomamos el refresco como si nada hubiera pasado. Recuperamos fuerzas y salimos de aquella cafetería… Conociéndonos un poco más.

1 comentario:

  1. Jugando al despiste, pero sabiendo lo que se quiere encontrar.
    Me ha gustado mucho.

    He pensado que si voy a hacerlo más vale hacerlo bien. Me gustan tus letras y que mejor forma que empezar por el principio :)

    Besos...

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.