Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

martes, 11 de junio de 2013

Y supliqué...

Al sentir el tacto de tu piel en la punta de mi lengua y respirar la hembra; embriagarme de tus líquidos y emborracharme de placer. Perderme en la oscuridad de tu sexo, entre los labios que protegen tu clítoris.
Lamerlo, abrirlo al tacto de mi lengua, y penetrarlo.
Morderlo entre las curvas de mis dientes.
Olisquearlo.
Suplico al perder el sentido en el orgasmo más increíble, viendo como tus labios se abren y tu clítoris explota en un orgasmo que me moja la cara. Ansío beber de ti, impregnarme de ese olor a hembra que pone mi polla a mil...
Y cuando siento el palpito, cuando está a reventar, cuando ya nada me puede detener, cuando la fricción de tu coño mojado hace que mi rabo escupa, derramo mi leche desde lo más hondo hasta el bosque que cubre tu coño. Veo como la escupe, como tu cuerpo trata de tragárselo entero. Bajar mi mano y frotártelo, extendiendo mi semen como la crema que protege tu piel.
Y ver tu cara, muy puta, porque sabes que dejándome mandar, acabo siendo sumiso.
El Infiel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.