Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

domingo, 24 de noviembre de 2013

¿Quieres adorarme?

No es que te lo pregunte en sí, es que te lo ordeno...


Tendrás que ganarte lo que quiera darte... Porque yo mando y tú obedeces...
Hoy estarás a mi mando... Como un esclavo a mis caprichos. Sabes que puedo doblegar tu voluntad. Voy a ser la dueña de tus actos.


Bajo la tela que te cegará, me imaginarás con un corpiño, con unos guantes largos de encaje que dejen ver mis dedos, con un tanga que acaricie el centro de mis glúteos y con un liguero que, desde mi cintura, sujete las medias negras que cubrirán la mayor parte de mis piernas. Me imaginarás con esos tacones altos y con una fusta que nunca he utilizado.
¡Desnúdate! Y no pondrás oposición a las telas que te inmovilicen. No me importa si te sientes dolido o confuso porque a ti tampoco te importó cómo me sentí cuando me sometiste a tus órdenes. No me pediste si quería someterme, si quería ser tan sumisa. Oí y callé, y obedecí. Hoy es tu turno. Hoy tú vas a ser quién se someta a mis deseos... Sólo preocúpate de cumplirlos. Ni a mis pies ni en mi mano. No te humillaré. Sólo te utilizaré a mi antojo. Hoy vivirás en el Walhalla.

¡Túmbate! Serán mis órdenes las primeras caricias. Voy a ser la valkiria que te guíe pero es posible que acabe siendo una Freyja que reclame todo de ti.

- ¿Te has leído eso de las cincuenta sombras y vas a ponerlo en práctica? -Crees que eres gracioso y que con esa misma gracia voy a tomarme las cosas.
- ¿Te atreves a preguntar? ¿Te he dicho que puedes hablar? -inquiero en tanto termino de anudarte una de las cintas de tela que va a sujetar tu muñeca a la esquina de tu cama. Y acto seguido utilizo por primera vez mi fusta.
- ¡Joder, nena!

Oirás el sonido de los tacones sobre el piso. Cogeré una vela. Tal vez pensarás, cuando las veas todas encendidas, que serán para dar ambiente. No todas son para la misma utilidad. Me esperarás, perdido en todas las percepciones que crees intuir. Te equivocarás. Sabrás que me pongo de pie sobre la cama, con mis piernas abiertas, con los tacones clavados en las sábanas, y tu cuerpo, tu cuerpo a mi merced. No verás que me apoyo en la pared pero sí notarás el tacto de mi tacón acariciar tus testículos y rozar tu polla, y el suave golpear de las colas de mi fusta subir desde ahí hasta tu boca. Me acomodaré en altura. Te pasaré la lengua por la boca y me sentaré a horcajadas sobre tus caderas. Miraré como cae la cera desde la vela sobre tu pecho. Protestarás. Expresarás un grito que se volverá cobarde. Te retorcerás atrapado entre las "cuerdas" que se tensarán ante tu impresión. Sisearé mandándote callar. Quemará y dolerá pero mi lengua calmará ese intenso calor momentáneo. Dibujaré el mismo camino con una húmeda caricia que intensificaré con uno de aquellos cubitos de hielo que mantienen el cava frío. Sí, ese con el que te prometeré una noche fantástica noche romántica.  Tus labios se humedecen y el hielo se irá deshaciendo conforme lo resbale sobre tu piel. He dejado tus pezones salpicados de cera.



El frío líquido se escurrirá sobre tu cuerpo, siguiendo un camino que discurrirá pasando por tu cuello, por el centro de tu pecho, por tu vientre y acabará rozando tus huevos. Los veré palpitar y a ti estremecerte. Apretarás los dientes y los labios, callando maldiciones contra mí, preparándote una revancha... Sentirás el calor de mi aliento en tus testículos que iré lamiendo despacio para meter uno primero y otro después en mi boca.

- ¡Puta!

¿Puta? Grave error. Si antes dejé que la cera cayera desde más alto para que el calor no fuera tan quemador, ahora no tendré tanta contemplación y bajaré un poco más cerca de tu piel. Ahora podrás llamarme cómo quieras.
Me pregunto si tanto trabajo va a tener la recompensa que espero. Este papel de dómine es demasiado nuevo para mí y no lo llevo tan bien preparado.
Tu cuerpo está en carne viva, tu polla tan tiesa y dura como tibia; tus huevos, con toda la excitación desplegada. Y poco a poco, consecuencia de mis propios actos sobre ti, me siento tan excitada como tú.

Decidiré reptar por tu cuerpo, siguiendo el camino de mi fusta sobre tu piel. Arquearás la espalda, apretarás los puños y levantarás, apenas unos centímetros, tus pies atados. Levantarás las caderas cuando toque tu sexo. Mi boca se posará sobre la tuya. Más bien la intuirás porque sólo percibirás mi aliento. Buscarás mi boca, sacarás la lengua para intentar alcanzarme pero no hallarás más que el roce del cuero de la fusta. Tu pecho asciende y desciende, levantas las caderas porque mi mano apretará tu polla y se deslizará en su largura en una especie de tirabuzón que no hará otra cosa que desear follarme.

Te destaparé los ojos. Ya no me intuirás. Ahora me sabrás. Parpadearás varias veces. Tu rostro no va a mostrar una sonrisa. Fruncirás el ceño y yo reiré. Lo haré abiertamente antes de comerte la boca. De coger tanto tu labio de arriba como el inferior con mis dientes, suavemente, tirando...

- ¡Eres una cabrona!  -Sonreiré. Sonrío. Ya no tengo que contarte nada...

Te dejo libre un brazo y una pierna. Lo justo para que puedas defenderte en su justa medida. Tendrás que desnudarme. Deshacerte de mis tacones, de mi sujetador, de las medias y de mi braguita... Y vas a ver cómo paso los flecos de mi fusta por mis pezones erectos y por mi coño...



Y cabalgaré sobre ti, reteniéndote entre mis piernas, con tu  mano en mi, sin poder ver  mis pechos a pesar de la poca distancia que hay de ti, con la imposibilidad de poder hacer más de dos cosas a la vez... Salvo intentar que te deje clavarte en mi... Este va a ser tu castigo...
¡No imaginaba que iba a disfrutar tanto haciéndote "sufrir"!

1 comentario:

  1. Ahora si..., completa. ¿Esto es lo que llaman dar cera..., pulir cera...? Voy a tener que leerte con un diccionario Infiel-Ángel a mi vera, amén de una ducha fresca. Sigue brillando el continente por encima del contenido. Sabes contar...y dejar caer cera...
    Un beso. Gracias por tu texto...y los sudores.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.