Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Como una gata en celo...

- ¿Verdad que no es necesario que te diga a qué me apetece jugar ahora?
- Conozco tu juego ... Pero las reglas las pongo yo.

Cuando dice eso puedo ponerme a pensar cualquier cosa que, casi seguro, no me equivoque. Así, parezco una perra en celo mostrando el culo para que la monten. Le gusta dominar la situación y dominarme a mí, aunque sabe dónde están los límites -porque haberlos, ahílos-. Pero me gusta sentir su polla de macho llenar ese vacío de mi sexo, un vacío pequeño porque todavía tengo su leche en mi coño pero me sabe a poco. Hay días en los que parece que no encuentro satisfacción a mi apetito y necesito más... y más... y más...
Por que sí. Por que hay días en los que me siento muy puta; un putón caliente, una perra salida o una gata en celo que va frotándose por las paredes su sempiterno estado de excitación, dejando a la vista el placer que supone complacerle, poniéndome desnuda, a cuatro patas, delante de él y verme así de perra por él.
Ahí tiene mi culo, pidiendo, provocando, excitando, incitando, apremiando... animándole a fundirse entre mis nalgas y romperme el coño, chorreando y mojado de mí y de él... Ese coño de perra caliente porque él me hace sentir muy, muy puta... Y no sé controlarme... El deseo y el placer... Él y yo... Su polla y mi coño...

3 comentarios:

  1. me has leído el pensamiento jaja
    veo que la entrada tiene tiempo pero yo la traslado a mi ahora ..... y si asi es !

    ResponderEliminar
  2. Buenooo..... sin palabras. Eres increible eacribiendo

    ResponderEliminar
  3. Wuuuaaauuuuu que intensa esta entrada.

    Me encantó tambien ver tus comienzos.


    Besazos.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.