Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

sábado, 11 de enero de 2014

Carnal… Sicalíptica y atrevida…

Mi cuerpo temblaba al son de toques de tambor, de la melodía intensa de mis gemidos, sustraídos de sus gestos, de sus envites y de sus jugadas. Y él, el hombre, elevando su rostro entre el hueco de mis piernas, me miró desafiante antes de inclinarse al regodeo y complacencia de mi sexo.
Sus manos se agarraron a mis pechos como garras de águilas cogiendo a su presa, hundiendo sus dedos para no perderlos en su vuelo,  y mis pezones, dolidos y reclamantes, vacíos y abatidos tras la ausencia de aquel séquito de arremuescos, mimos y arrumacos, volvían a verse altivos y arrogantes, reclamantes a que las yemas de aquellos dedos maestros, tan pronto dúctiles como tan pronto inclementes, se vencieran sobre ellos conquistando, sometiendo y esclavizando su piel, encadenándolos a sensaciones y sacudidas en estremecían todo mi cuerpo.

Y abajo, en terreno conquistado y humillado, su rostro se hundía percibiendo el olor y el calor de la victoria. Su lengua, implacable cual aguerrido soldado, peleaba incansable contra la protuberancia caliente, brillante y sonrojada de mi clítoris. Sus dedos, que habían abandonado parte de su presa, descendieron lentos, cruzando la planicie y adentrándose, decididamente, en el bajo bosque que perfilaba la entrada al placer donde, al final, no había más que vencedores.

Me agarré a las sábanas, arrugándolas bajo la fuerte presión de mis puños mientras mi boca húmeda, salpicaba jadeos que secaban mi garganta. Mis improperios, insolentes, pícaros y provocadores, eran como alfilerazos en el hacer de mi hombre que, encendido y predispuesto a más, devoraba ávidamente mi coño, penetrando con su lengua, haciéndome sentir más reina que esclava, pero no podía evitar, al mismo tiempo, sentirme más vencida que nunca, subyugada, rendida y sometida a aquel juego que me haría alcanzar la gloria
Pero aún cabía lugar para la sorpresa. No quiero estar preparada para ellas. Prefiero dejarme seducir ante ellas. Y la impresión llegó en forma de caricia, de húmeda caricia, que alcanzó los minúsculos surcos sonrosados de mi ano, empujando suave en su entrada, sin intención más alevosa que inducirme a la algarabía y al desconcierto hasta que su lengua se extendió plana y decidida, alejándose como buscando mi nirvana, hasta tropezar con el fanal ardiente de aquel aljófar cultivado, estimulado y enloquecido, sensible y perceptivo en el que se había convertido mi clítoris bajo aquella capa de fluidos que eran mis jugos y su saliva.

Y de mi sexo,  irremediablemente, surgió como un maremoto toda la fuerza de un orgasmo, destrozando a su paso todo muro de contención, usurpando el espacio entre mis piernas, aquél en el que él se amparaba y al que se aferraba, probando así el delicado sabor de su asedio.

7 comentarios:

  1. Ese hombre te ha amado como una aguila indomable.
    Acá, he sentido tu orgasmo, he oído el sonido de tu grito,y el aroma que salió de tí.
    Una fuerte história.... un clase muy provechosa de como amar a una mujer.
    Una mujer que se hizo de esclava a reina. Lindísima entrada.
    Habrá continuación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada se acaba al final, Sex... Después de un paso, otro...
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  2. Descubriendo nuevos secretos..., profanando oscuros altares..., experimentando nuevas sensaciones…
    Nunca se deja de aprender, nunca se deja de descubrir…
    Podría decirse aquí aquello de que puede más la pluma que la espada, aunque en este caso, es más bien más poderosa la lengua que la espada más afilada…
    El “poder de una lengua sabia”…, el poder de vuestras palabras que estimulan, excitan, calientan y provocan.
    Mi enhorabuena, lady PI.
    Una vez más, lo habéis logrado :-)

    ResponderEliminar
  3. Hace honor dama a el titulo de su espacio... Es todo tacto que apresa y aprieta hasta la éxtasis... Orgásmico e intenso. Saludos desde mi isla.

    ResponderEliminar
  4. ALIMENTANDO AL PASIÓN...
    JOLIN QUE ME HA DADO HAMBRE Y TODO.
    UN BESAZO PURAMENTEINFIEL!!!

    ResponderEliminar
  5. No hubiera podido prever otro "final" para tanto placer desbocado/conv(b)ocado...
    Ganadores... todos, como debe ser (miss it... :/...)

    Besitos mil, peruanísimos, claro.

    ResponderEliminar
  6. Intenso, más que el café que ahora mismo tengo entre las manos. Qué lujo leerte con esa cascada de palabras describiendo la sexualidad más íntima y más carnal. Mag, a tus pies!
    No dejas de sorprenderme.

    Mil besitos de lunes, preciosa.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.