Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

lunes, 27 de enero de 2014

La joya de mi pecho...

Pensé que me había regalado un colgante y como tal lo puse a mi cuello, colgado de aquella cadena de eslabones.
Cuando me lo vio puesto, se echó a reír. Confundida y, relativamente enfadada, pregunté el por qué...

- ¿Por qué? 
- Porque es un adorno para envolver tu pezón...

Mis ojos se abrieron asombrados, mostrando mi gran sorpresa. ¿Una joya para un pezón? ¿Mi marido me había regalado una joya erótica? ¿De dónde había sacado la idea?
Me besó por mi inocencia... Y su aliento me quemó... mi ignominia y mi rubor, también.
 
Desabotonó mi camisa sin poder contener la risa pero disimuladamente envuelta en una sonrisa. Dejó caer la prenda sobre el sofá y me desprendió la cadena del cuello. Mientras parecía abrazarme, sus manos desabrocharon mi sujetador. Acomodé los míos y la prenda resbaló por ellos, cayendo finalmente sobre la camisa. Mis pechos parecieron guardar al molde de sus manos y observé, en el centro de mis aureolas, las pequeñas burbujas que todavía eran mis pezones...
Tomó mis pechos entre sus manos, acariciándolos suavemente. Jugó con la palma sobre sendos pezones, excitándolos, sin llegar a ser un masaje, como quien pasa un trozo de seda sutilmente produciendo una sensación de placer inacabado en mí, como un aleteo de suaves candelillas... Luego fueron sus dedos, el pulgar y el índice, y sentí el nacimiento de la erección, el resurgir de la pompa de jabón. Siguió su lengua, con su húmedo y lascivo calor... Lamió, jugó al dominio, me electrizó... envolviendo mis pezones... Sus labios, un mordisco tenue y ligero que elevó el grado de mi respiración...
Aquellas delicadas y provocadoras caricias empezaban a producir en mí algo más que la simple elevación de mis pezones en la voluptuosidad de mis pechos. Presionó con los dientes, con la suavidad que mi placer le estaba permitiendo hasta que, como en un juego de impúber, apretó un poco más, sacudiendo la cabeza con suavidad, haciéndome vibrar y logró sorprenderme con aquellos tirones... Volvió a darles calor, introduciéndolos en su boca por orden, primero uno, posteriormente el otro, sin dejar abandonado a ninguno de los dos; si no aplicaba la boca, degustaba con los dedos, como si se tratara del más exquisito de los manjares, presionando contra los dientes, sintiendo la punta de la lengua por debajo de la superficie de mi pezón...

Fue ajustando aquel anillo de tibia plata a la hechura de mi erecto pezón derecho... Me llevó hasta el cuarto de baño e hizo que mi mirara en el espejo... Mi pezón parecía una escultural obra de arte, como una flor abierta con una preciosa yema corolada de plata...

11 comentarios:

  1. Qué sensualidad tan grande. Qué tacto... qué adorno más bonito

    A tus PIES

    ResponderEliminar
  2. QUE HERMOSO REGALO TE HAN HECHO, Y DISFRUTÓ AL PONÉRTELO, BUENO, TÚ TAMBIÉN LO HAS DISFRUTADO.
    UN BESAZO PURAMENTEINFIEL!!!

    ResponderEliminar
  3. Hermoso, sin duda.
    Fino y delicado.
    Brillante y sinuoso, mas...
    Seamos serios, por favor..., y no le demos más importancia al marco que al cuadro...
    Buena tarde, lady PI.
    Como cada día, un placer visitar este pecaminoso rincón.

    ResponderEliminar
  4. Ahhh! Los pezones! Cuántas y cuán deliciosas sensaciones son capaces de provocar, en vosotras, y también en nosotros si somos capaces de llegar hasta ellos cuando y como se merecen!
    Gracias por plasmar con esa delicadeza tanta sensualidad y compartir así tan íntimo y grato momento con todos nosotros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Ciertamente una flor abierta, una joya ensalzada por la plata que la realza.
    ¡Precioso momento!

    ResponderEliminar
  6. Mucha gracias, Mesala... Me gusta Mesala...
    Pero pura ingenuidad en esta mujer. Unas veces demasiado inteligente y otras... demasiado pura.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  7. A ver.. que yo también peco de ingenua, es la primera vez que veo una joya así. Que por cierto es muy sensual y bonita.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  8. Yo voy descubriendo cosas y, a veces, me siento tonta, como en esta ocasión. ¿Quién iba a pensarlo? El que no sabe como el que no ve. Así me pasa a mí.
    Y sí, es bonita.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  9. Creo nadie imagina que exista una joya así

    ResponderEliminar
  10. Cómo pétalos de plata
    gira-lunas de centro
    se engarza y engasta
    la joya del deseo...

    Bella imagen, magnífica metáfora de un momento. Gracias por el momento...

    ResponderEliminar
  11. Que imaginación un anillo del pezon

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.