Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

sábado, 25 de enero de 2014

Veneno...

Empecé en el yugo húmedo y candente de tu boca o, tal vez se trataba de una continuación, y acabé embebiendo de los diez pilares de tus pies, recorriendo cada retazo de tu piel con la rociada lentitud de mi lengua, siguiendo la vertical ascendente hasta la línea curva y tangente que se enmarca al final de tus puntales. Y se me llena la boca con ideas de manjares que todavía no he probado, adornados de las manos que se aferran a mi cuello, diligentes y seguras como las manos de un alfarero que trabaja la arcilla para hacer de ella su mejor obra. 

Mi cuerpo, abandonado de la calidez y suavidad de las sábanas, se muestra postrado. Tus ojos me asaltan con órdenes que no se dicen pero se perciben y mis manos, convertidas en mis estribos, temblequean sobre tus caderas. Mi cabeza, réplica contraria de un deseo a consumar, se inclina hacia atrás, formando el canal por el que tu vehemencia se abre paso, esa que yo voy humedeciendo con la esencia que brota de mi paladar, haciendo que la materia se afine y crezca bajo dóciles movimientos, degustando, entre aliento sofocado, cada uno de los frunces venosos de tu piel que sacian mi apetito vulgar y promiscuo. 

Apenas succiono, apenas aprieto, apenas siento mi aliento y se me ahoga el pecho. Me controlas porque mi apetito me sojuzga y me avidece mientras tu carne erecta se pierde entre mis labios y mi lengua, valiente y decidida, segura de la ausencia de mis deseos más oscuros, esos que en otras ocasiones te han derrotado frente a mi voluntad. 

Y entre mis angustias y deseos emergen tus palabras, recordándome que esta noche, en la que pierdo mi vergüenza y mi alma, la primera por estúpida y la segunda por embrujo, y gano en arrojo y bizarría, no la voy a olvidar jamás... porque mi cuerpo probó, en esencia, de tu balsámico veneno.


12 comentarios:

  1. que relato y que foto ya imagino que veneno te refieres y no precisamente aquel que mata si no que enciende el fuego de tus entrañas...saludos

    ResponderEliminar
  2. Fué lo que pensé.... Lo que hablas no es veneno pero la esencia de la vida.
    Tomar el cuerpo de la mujer amada y llenarle de veneno es lo que hace nuestra vida más feliz.
    Muy linda la entrada.....
    Besos llenos de pecados.... besos pecaminosos (hás entendido?)

    ResponderEliminar
  3. Delicioso elixir... siempre atento a dar placer.

    ResponderEliminar
  4. Organismos fálicos, reptantes, sinuosos, duros, de pieles elásticas y flexibles que se introducen en cavidades oscuras, calientes, húmedas y jugosas…, que entran y salen, que empujan y llenan, que tapan y ahogan hasta que, en el estasis de su excitación, escupen su dulce, espeso y caliente veneno…
    En serio, lady PI… su obsesión por las serpientes empieza a preocuparme seriamente : - )
    Feliz domingo, milady.
    Sea siempre feliz.

    ResponderEliminar
  5. Y vos que sigáis deseándome porque eso vendrá a significar que lo sois también.
    Mantenga viva su serpiente porque sabe que siempre habrá una diosa que la usara, una Eurínome surgida desnuda de Caos quien, al no encontrar nada sólido en la que apoyar sus desnudos pies, enfurecerá y danzará solitaria entre el Viento del Norte, Bóreas, que puesto en movimiento tras ella le sugierirá que será un buen instrumento para iniciar una obra creadora. Ella se revolverá agitada y se apoderará de él, frotándolo entre sus manos, de modo que surgirá una enorme serpiente, Ofión. A continuación la diosa, que tendrá frío, bailará para calentarse cada vez más agitadamente, despertando el deseo carnal en Ofión, quien sin pensarlo dos veces se enroscará en el cuerpo de Eurínome y la poseerá con lujurioso deleite.
    Sí, creo que los Ofiones tienen su encanto...
    Besos de Pecado, Caballero.

    ResponderEliminar
  6. Imposible más exactitud y elegancia en la descripción de esta escena, de esta práctica que se nos torna adictiva y con el obsequio final del preciado y balsámico veneno del que nuestra esencia de mujer precisa alimentarse.

    Besos
    hide

    ResponderEliminar
  7. EXCITANTE ESCRITO, MUY BIEN ESCRITO.
    Y ES QUE HAY VENENOS QUE SON UNA DELICIA.
    UN BESAZO PURAMENTEINFIEL!!!

    ResponderEliminar
  8. Ser La Serpiente


    Si pudiera regresar al Edén
    A pesar de los ángeles y sus espadas de fuego
    Y se me diera a escoger qué personaje encarnar en la tragedia,
    Quisiera ser la serpiente.

    Conocedora de los secretos de la fruta prohibida,
    Lasciva en su mansa postura de espectadora del pecado,
    Prefiero ser la serpiente,
    Que amó a Eva en su prístina belleza,
    A Adán en su tonta inocencia
    Y probó a Aquel que no nos atrevemos a nombrar,
    Que todos somos falibles,
    Cuando hizo al hombre poseer el objeto de su deseo
    Fundido a la medida de sus más umbrosas fantasías.

    Quiero, sí, ser la sabia serpiente,
    Porque sin ella no habría historia que contar,
    Más allá de un jardín abúlico,
    Semejante a una pecera de peces aburridos.

    Sería, definitivamente, ese monstruo antiguo,
    Retador del Divino Alquimista,
    Que vio partir, cabizbajos, a los amantes,
    Y a Dios marchar a su exilio, allá arriba,
    Tratando de olvidar los labios de su Eva.

    Porque, no sé si lo recuerdan
    - a veces estos detalles pasan inadvertidos -:
    Ella quedó, sonriente,
    Viéndolos retirarse de la escena,
    Eternamente invasora,
    Propietaria definitiva,
    Del Jardín que todos añoramos.

    (Marié Rojas Tamayo)

    ==================

    ResponderEliminar
  9. Esto merece un homenaje... No tengo más que decir, Sayiid.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  10. Si me ha gustado tu texto, me ha embaucado el poema de Sayiid...

    Creo que ambos son un complemento perfecto.
    Me ha gustado lo de perder la vergüenza y el alma, cada una por su motivo... creo que es cierto.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  11. Me sonrío porque, D. Sayiid y yo somos como la noche con el día y, sin embargo, estamos muchísimas veces de acuerdo. Supongo que es como el yin y el yan. Yo paseo por su casa, me recorro los pasillos y, pese a ello, nunca me quedo a dormir :-)
    Muchas gracias por pensar así.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  12. Que bien cuidado son estos relatos no caen el lo vulgar me encanta .

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.