Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

viernes, 14 de febrero de 2014

El día del Pecado...

Acaricio tu piel, reptando, con el extraño tacto de la tuya bajo la mía.
La mía, ligeramente lánguida, entibiada por tu tiesura. 
La tuya, vestida de rojo intenso después de la fuerza de tus extenuaciones. 
Sin tener nada que impedir, me abro libre en ti porque, 
aunque parezco infranqueable en ocasiones,
no dejo de ser como mantequilla entre tu cuerpo. 
Y es tu roce, exquisito, sensual, táctil... Apasionado, embriagador, hechizador...
 el que, majestuosamente, me humedece...
Sabes que he llegado al Paraíso, postrada ante tu marcada seguridad, y ahí sigo, 
retorciéndome entre los pliegues de tu piel, acariciando con la bifidez  y morbosidad de mi lengua,
sin prisa alguna, haciéndome sentir y proporcionándote la cascada de sensaciones
que inundarán mi útero y desgarraran tu garganta
ante la inevitable descarga que desnudara tus entrañas...

A ratos, apaciguada. A ratos, imprecisa. A ratos, indómita.
A ratos, aplacada. A ratos, oscura. A ratos, indócil y brava.
 A ratos, yegua de largo ramal.
 A ratos, yegua insolente de corta rienda.

Al fin y al cabo, la mujer que te rompe; 
la que te deshace, la que te gobierna;
la que te indisciplina, la que te lleva del Pecado a la Absolución.
El Pecado es algo que absolutamente no se debe evitar
pues en Él recae todo el poder que  lleva a experimentar lo mejor de esta vida
y, aunque condene para toda la eternidad,
yo estoy dispuesta a disfrutarlo por siempre jamás.
El Pecado es un acto humano, dispuesto por la rebeldía
como consecuencia del libre albedrío...
Libertad...es lo que requiere.
Sé libre para pecar; come del fruto prohibido, saborealo, gózalo, devóralo...
y sé etern@ de por siempre.
Vive tu Pecado como quieras y con quien quieras,
a lo ancho y a lo largo, en lo alto y en lo bajo;
a lo grande y a lo pequeño...
desde el primer pensamiento hasta el último de tus actos.
Peca, con causa y consentimiento,
con alevosía y premeditación,
con nocturnidad o diurnidad...
Peca, sea como sea.
El Pecado nos hace libres.

9 comentarios:

  1. Evitar el pecado es evitar el placer... El sentir... El gozar...
    Y debemos dar gracias por disponer de ese libre albedrío que nos hace vivir plenamente como queremos... Que nos permite elegir... Disfrutemos de cada día intensamente, como queramos y con quien elijamos....

    Besinos enormes :)

    ResponderEliminar
  2. Este pecado debería salir de los mandamientos y tener un nombre propio y especial, tal es el gozo de caer en él (y la obsesión de los curas con él)

    Besos muy muy pecaminosos

    ResponderEliminar
  3. QUE RAZÓN TIENES,,, EL PECADO NOS HACE LIBRES Y A LA VEZ NOS DA UN INMENSO PLACER.
    SEAMOS PECADORES.
    UN BESAZO PURAMENTEINFIEL!!!

    ResponderEliminar
  4. ¿El pecado nos hace libres, lady PI?
    ¿Pero qué pecado?
    ¿Quién decide lo que es pecado y lo que no lo es?
    ¿Lo decide usted? ¿Lo decido yo? ¿Lo decide el estado, el gobierno, la iglesia, las buenas costumbres, las costumbres…, aunque no sean tan buenas?
    ¿Quién se asume la potestad de decidir que es pecado y el poder de otorgar el perdón?
    ¿La religión, acaso?
    Pecar es un acto de rebeldía frente al sistema que decide que es y que no es pecado…, pero rebelarse ante algo es darle categoría de realidad, es otorgarle una fuerza y un poder que emana de, precisamente, los que acatan esas normas y los que se rebelan contra ellas…
    El pecado sólo existe si existe en sentimiento de culpabilidad. Un sentimiento que la sociedad, la religión y las buenas formas, nos inculcan desde pequeños para que toda la vida nos sentamos culpables, no ya sólo de lo que hacemos, sino de lo que aún no hemos hecho o no vamos a hacer.
    Son reglas tan retorcidas las que nos rodean que ya no sólo pecamos por acción, sino también por olvido. Pecamos de pensamiento, palabra, obra y omisión.
    Pecar, mi querida amiga, no es un acto de libertad, sino, como bien decís, es un acto de rebeldía.
    La verdadera libertad consiste en negar la existencia del pecado.
    ¿Pecan los animales por seguir sus instintos?, ¿Es el pecado igual en todas las partes del mundo y en todas las épocas de la historia? ¿Pecamos por desear lo que nos han dicho que es inalcanzable?
    No lo creo, mi querida lady PI.
    Yo reniego del pecado, del sentimiento de culpabilidad, de las normas escritas y dictadas por gentes que se autoasignan un poder que yo les he dado…
    Pero como, por desgracia, he de vivir en una sociedad controlada por esas normas, no me queda más remedio que adaptarme a ellas y, al menos en apariencia, seguirlas y cumplirlas.
    Y rebelarme, y visitar su pecaminosa página, y contradecir las normas, y, lo que es peor, volver a estar de acuerdo con usted…, lo que sé que me hará ganarme el infierno sin remedio alguno…
    Pero al menos sé que, si el infierno existe, no me encontraré allí sólo, pues serán muchos los conocidos y conocidas que me acompañen en tan cálido lugar : -)
    Y mientras llega ese momento, seguiré paseándome por vuestra trastienda, que si bien no es el cielo, sí que tiene reminiscencias del paraíso terrenal… (y lo digo por las serpientes, no os vayáis a pensar que es por otra cosa)
    Feliz y rebelde/pecaminosa noche, lady PI
    Nos vemos en el inferno.

    ResponderEliminar
  5. Si Pecado es una concepción religiosa, medio mundo está equivocado y el otro medio, perdido y de éste una mínima parte se entera un poco. Si Dios inventó el Pecado es que no es tan malo... Y si no, que baje y me lo cuente que ya hablaremos con los puntos sobre las ies, porque creo que tiene mucho de que callar y poco con lo que predicar. Y como yo no me siento culpable, porque sentirse culpable es un estado de inseguridad con el que no pienso tropezar o, si lo hago, permanecer en él el menor tiempo posible (aunque sea por educación o por que el otro necesita que así sea)... Sí, hay que vivir bajo una serie de normas, impuestas por unos y consensuadas en medida por otros, pero está claro, D. Sayiid, que en el más absoluto de los caos se encuentra siempre, siempre, el equilibrio.
    Ya sabe usted que yo del cielo entiendo un poco y del infierno estoy aprendiendo lo fundamental pero he de decirle que me han dejado entrar pero me echaron por el mismo sitio que entré y no tardé demasiado en hacer todo el recorrido. Según supe más tarde, llevo muy mal eso de las normas y determinados cumplimientos... ¡Hasta en el infierno hay reglas! Y el problema no era ese, sino que yo iba con los galones puestos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Sin duda alguna, mi querida lady PI, eligió usted el infierno equivocado... :-) )

      Eliminar
  6. Totalmente de acuerdo... hay que pecar, somos humanos

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Si todo lo que veo aqui es pecado Ay Dios Santo !!! Ya no me gano el paraiso! jaja Interesante manera de pensar...No veo pecado por ninguna parte aca...Disfrutar del amor es lo mas natural del mundo. Todo cabe siempre y cuando alguno no este en desacuerdo. Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Hola, Idoiidia. Bienvenida a tu casa siempre que te apetezca. Una casa que se llama Pecado, una forma de enfatizar los sentimientos que nos mueven y que se esconden en nuestras "trastiendas". No te preocupes por ganar el Paraíso... Aquí estamos en la gloria ;-).
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.