Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

lunes, 10 de febrero de 2014

El dulce reflejo del Pecado...

Cuando la entrega ha vencido al cuerpo, 
las cuerdas se han roto y han dejado libre el espíritu...
Las gasas han dejado paso a la tienta del sudor
que, en gotas etéreas, se desvanece sobre la piel
mientras el corazón se rescata y el deseo se arrecia,
subyacente entre los labios heridos,
las palabras ahogadas y el sentido cuasi perdido.
Mientras, el cuerpo mantiene su inclinación
apoyado sobre la cruz de las piernas y la parábola de los brazos 
que custodia los conos de los pechos.
Y atrás, en el plano curvo que envuelve
el angosto sendero oscuro del placer, 
se marcan las huellas del cuarto segmento de otro cuerpo,
quien, vencido por sus propios envites,
deshecho en el clímax de su propia fluidez,
se retira extenuado a su descanso.
Y al final, mientras todo es mientras,
de entre esos jadeos y gemidos, 
solo resurge el dulce reflejo del Pecado.

10 comentarios:

  1. Has mezclado la entreda, la pasión, el deseo y la complicidad, un cóctel perfecto.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Un dulce pecado... entregarse a la pasión, alimentando el deseo y las ganas hasta caer extenuados...
    Hermosa entrada!!

    Besinos ;)

    ResponderEliminar
  3. "Vencido por sus propios envites,
    deshecho en el clímax de su propia fluidez,
    se retira extenuado a su descanso."

    Que hermosas palabras y que deliciosos recuerdos y remembranzas..., pues sólo así se entiende la verdadera pasión..., una pasión sin límites, sin controles, sin metas fijas, sin fines preestablecidos…
    Simplemente el dejarse llevar uno por sus propios deseos e instintos más primarios hasta el total y dulce agotamiento…
    Y después… el descanso del guerrero entre los cálidos y sudorosos brazos de su sumisa…
    Una sumisa que, como en vuestra poesía, es ni más ni menos que el reflejo de su Señor…, el dulce reflejo del Pecado…, de Su Pecado.

    Hermoso, milady.

    Una vez más, sorprendido y satisfecho en esta su casa.

    Besos, muy bien ganados, desde la mansión.

    ResponderEliminar
  4. Deliciosas palabras... llenas todos tus post de tanto morbo y sensualidad... grandioso pecado es entrar aquí.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. EL DULCE REFLEJO DEL PECADO,,, CON RAZÓN NOS GUSTA TANTO EL PECADO, JEJEJEJE...
    UN BESAZO PURAMENTEINFIEL

    ResponderEliminar
  6. Pasion desbordada, maravillosa pasion que nos lleva al gozo y a la felicidad, como siempre preciosas letras

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué se debe decir en estos casos. Me siento abrumada ante vuestros comentarios. Así que, como no sé decir nada aparente, me limito a daros las gracias a todos.
      Besos emocionados aunque sean de Pecado.

      Eliminar
  7. ¿Existe mayor gozo que contemplar, sentir reflejado nuestro propias sensaciones en el otro yo que a la vez nos provoca y refleja su placer y el nuestro?
    Con tus bellas palabras revivimos aquí pecados que ansiamos repetir por la eternidad
    Besos reflejados

    ResponderEliminar
  8. Deliciosa mezcla
    Me encanto tu blog. Volveré con mas tiempo para leerte y disfrutar de tus palabras y de esas hermosas imágenes

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  9. Hola, Felina. Gracias por venir hasta aquí y dejar tus palabras que, como las de todos, siempre me halagan me hacen sentir orgullosa de mi trabajo (bueno o malo eso ya me es indiferente). Espero verte pronto. Tu blog no tiene desperdicio tampoco, eh... ;-)
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.