Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

viernes, 7 de febrero de 2014

Remate de faena...

Pablo se fue un momento y me dejo sola. Una extraña sensación  me hacía sentir todavía más desnuda de lo que ya estaba. El recuerdo de la experiencia me envolvía como el tacto que tiene una suave pluma...
No había quedado rastro de las cintas sobre las muñecas y me quedé recordando algunas de sus palabras : puta, zorra, perra... Hacía meses que nadie me las decía de aquella forma, como un ordeno y mando. Y también hacia tiempo que no me sentía de este modo: ligeramente confundida y, al mismo tiempo, predispuesta a seguir experimentando dentro de unos cauces que no alteraran mi conciencia. Había olvidado qué era aquéllo desde aquella relación con el Macho Alfa... ¿Dónde estaría él? Seguramente perdido dentro del coño de alguna más sumisa que yo, más dispuesta a complacer sus fantasías, aunque no creo que tuviera queja de mí... pero no le fue suficiente. He de reconocer que me ayudó a sacar la puta que llevo dentro.
Pablo entró de nuevo en la habitación, desnudo como había salido. Llevaba en las manos dos copas y una botella de vino blanco... frío... La botella sudaba y yo, estaba sedienta. Se sentó a mi lado, llenó ambas copas  y me dio una de ellas. Sonrió y le correspondí.

- ¿Brindamos?
- ¿Por qué o por quién? -pregunté.
- Mmmm... Podemos brindar por ti, por mi nueva puta... Y por los nuevos placeres que vas a descubrir.  -Sonreí pero no fue una sonrisa de complacencia si no más bien de  escepticismo, como preguntándole si estaba seguro de eso... No dudo que pueda conocer nuevos placeres; lo que dudo es que los logre por el camino que él estaba pensando. Pero su trato dominante no ha sido autoritario. No me ha disgustado porque, al final, he disfrutado.

Tomé un pequeño sorbo de mi copa. Agradecía la frescura del líquido. Pablo me miraba mientras bebía, por encima del borde de su copa. Su cuerpo desnudo ante mis ojos era un espectáculo digno de ser recreado. Su miembro había perdido la tensión que minutos antes había sufrido pero, aún así, era una golosina de perpetuo goce. Y su rostro sin barba le daba un aspecto incluso de bueno. Uno de esos que, claro, no han roto un plato... ¡Han roto toda la vajilla!
- Me gusta la idea de que  creas que no lo voy a lograr...
- Y a mí tu seguridad en pensar que lo vas a conseguir...
- Tiempo al tiempo. ¿Aguantas bien la presión?
- ¿Quieres averiguarlo? -le pregunté y sonrió sin responder. Tal vez pensara que con aquella sonrisa lo estaba haciendo. Y sí, aguanto bien la presión hasta que me canso de aguantar.
- Nunca he perdido un caso -aseguró-. Y no vas a ser tú el primero... 
- ¡Menos lobos, Caperucita! -exclamé y se carcajeó. Aproveché para beber un poco más. No estaba mal el vino. 

Me quitó la copa de la mano, dejándola al lado de la suya, un poco lejos de nuestros cuerpos, fuera de la tela que a modo de manta cubría el suelo. Luego pareció reptar hasta mí, sin apartar su mirada de mis ojos. Le esperé. Mi corazón empezó a palpitar y un cosquilleo principió entre mis piernas de un modo inmediato. Algo tiene este hombre que cautiva (aparte de que folla muy bien). Acercó su rostro al mío, dejándolo apenas a unos milímetros. Rozó mis labios muy despacio, acariciándolos de comisura a comisura, sin llegar a besarme. No me dejó robarle el beso y se puso en pie. Sus tobillos retuvieron mis piernas y su polla quedó a la altura de mi boca, húmeda de vino y de la salivación que me había producido la cercanía de su cuerpo.
Caí en la tentación, obligada o no, y empecé a tocar aquel músculo adormecido. Ya sé cómo le gusta que se lo haga. Aguanta bien así que puedo recrearme en el arte de mis manos y de mis miradas antes de llegar al siguiente juego de labios y lengua. Pero sé que en algún momento, aquellas manos suyas que parecían ahora tan sutiles, delicadas y pausadas, casi inmóviles; recobrarían su dote de mando y querrían llevar el mando de mi felación.
Me dediqué a pasar mi lengua a cierto ritmo sobre sus testículos, pasando a la base de su tronco hasta llegar a la punta. Coloqué mis labios y me apuré en degustar, oprimir y lamer su glande... Hasta que, como había supuesto, forzó mi gesto. Me tomó del pelo, empujó hacia mi al tiempo que me empujaba hacia él... Y su erecta, tensa y venosa polla se hizo hueco en mi boca. Esta vez no fue tan "salvaje" como en la vez anterior. Una vez que su polla entró en mi boca, pese a seguir sujeta mi cabeza de la melena, era yo quien dirigía los movimiento y marcaba el ritmo... hasta que noté en la punta de mi lengua ese sabor diferente que avisa de que, de un modo u otro, inevitablemente se va a ir... Así que me aparté pese a que no lo logré en el primer intentó pero me bastó sacar mi arma y apuntar contra su piel. Mis manos, abiertas en forma de garra, se pegaron a sus piernas, dejando que sintiera la fuerza de mis uñas, sin arrastrar, sólo marcando que estaban ahí. Él no había probado, como Lucas, la marca de la casa... De momento se había librado pero ya se sabe que en la guerra, si no sales intacto, con suerte sales marcado.





Estaba cansada de postrarme, con las rodillas rozando el suelo constantemente, para satisfacer nuestros deseos. Así que me senté delante de él con las piernas flexionadas y abiertas, y apoyando el peso de mi cuerpo sobre los brazos que se iban detrás de mis caderas. Abrí y cerré mis piernas como abanicando el calor de mi coño pero también reclamando su presencia ahí. 
Luego, sin mediar mucho mas, satisfechos los dos, simplemente me separé, como si no me importara mucho más. Me vestí. Me acerqué a él, que se había tumbado en la cama, y me despedí con un único beso. 

- Te llamaré -me dijo antes de que yo abandonara el dormitorio. Me giré, apoyándome en el lateral de la puerta. Sonreí y le mandé un beso desde las yemas de mis dedos. No respondí ni retrocedí en mis pasos.

9 comentarios:

  1. INTERESANTE HISTORIA, A VER COMO ACABA ESTO, QUIEN DOMINARÁ A QUIEN??
    UN BESAZO PURAMENTEINFIEL, Y PECAMINOSO FIN DE SEMANA!!!

    ResponderEliminar
  2. Ya te lo puedes imaginar... ;-) Entre gatos anda el juego...
    Peca mucho el fin de semana...
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  3. Un relato delicioso. .. con esa tensión q palpita y engancha. El sentir tu boca como lo describes debe ser un placer embriagador... espero la continuación. ... impresionante. Mil besos.

    ResponderEliminar
  4. Se atisban grietas en el muro, milady?
    Del "NO" firme y seguro, pasamos al "vamos a ver qué pasa"?
    Tenga cuidado por donde pisa su alter ego, mi querida PI, pues las más grandes fortalezas de la antigüedad no cayeron presas de ataques frontales, sino de sutiles maniobras que, abriendo pequeñas y semiocultas puertas, terminaron por rendir el castillo.
    Y de mi amigo Pablo (que cada día me cae mejor), aunque desconozco su capacidad como estratega, sí que empiezo a conocer alguna de sus virtudes, entre las que de momento destacan la paciencia y la constancia, firmes arietes, ambos, a la hora de echar abajo fuertes puertas y firmes determinaciones.
    Pues al fin y al cabo de eso se trata esta historia ya, no es así, lady PI?
    Esta ya no es sólo una relación de amor, sexo o infidelidades, sino que ha ido un paso más allá, hasta convertirse en la deliciosa lucha de dos mentes por llevarse “el gato al agua”, pues como usted bien dice, entre gatos y gatas anda el juego :- )
    Al igual que Lord Shadow, permanezco impaciente y ansioso por saber cómo continua la historia, pues en este momento en concreto, no me atrevería a apostar por ninguno de los dos, aunque… grietas, milady? Se atisban grietas?
    Besos de frio vino desde la mansión, lady PI, y abrazos a Lord Shadow, a Sir dav tor, y a todos aquellos y aquellas que navegan con nos en este excitante y enigmático barco cuyo destino todos, y creo que hasta usted misma, aún desconocemos.

    ResponderEliminar
  5. Solo conocéis una pequeña parte de mi trastienda... Tras los grandes cortinones queda mucho por descubrir pero... eso se irá viendo poco a poco... porque cada día que pasa yo misma descubro un nuevo rincón...
    Besos de Pecado a todos.

    ResponderEliminar
  6. fuera esas cortinas ya... sal mariposa, sal!!!!! yo te ayudare con mucho gusto... ;-)
    El Extraterrestre.

    ResponderEliminar
  7. Jajaja ;-) No lo dudo pero yo alzo el vuelo a mi aire... Aunque tendré en cuenta tu ánimo.
    Besos de Pecado, E.T,

    ResponderEliminar
  8. Mmmmhhh!
    Qué interesante, se está convirtiendo en intrigante lo que al principio sólo parecía excitante!
    Miden sus fuerzas en duelo apasionado dos voluntades, dos egos, dos partisanos de la lujuria, dos guerrilleros del morbo.
    Besos tácticos y estratégicos roces. Ataque, defensa, contraataque.
    Maestros de esgrima armados con Floretes de abrazos, lenguas como sables, espadas en sus dedos, sexos explosivos.
    Touché!

    ResponderEliminar
  9. Una historia que engancha... Tienes un estilo único y es muy fácil seguir el relato, veremos como continúa y si al final no es Pablo quien acaba amaestrado... Creo que la guerra no a hecho nada más que empezar... Y me encanta!!!

    Besinos enormes ;))

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.