Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

sábado, 22 de marzo de 2014

La Fantasía de Lucas...

¿Por qué no atender su fantasía? Si a él le apetecía afeitarme el coño, por qué no dejarle... Al fin y al cabo, era algo que me podía satisfacer también a mí. Por un momento me acordé de aquella película erótica de Bigas Luna, "Las edades de Lulú", obra original de Almudena Grandes, en la que la protagonista se deja depilar el coño. Una salvedad, ella es una niña sumisa que se pierde en los deseos de él. Yo, le dejo cumplir sus deseos pareciendo sumisa.
Me dejé hacer. Dejé que me desnudara con total delicadeza, besando mi piel conforme la iba descubriendo, dejándome tan solo con mis medias de medio muslo. Y se detuvo, como un maestro ante un boceto, a estudiar mi sexo, a distraerse entre los vellos que lo cubrían, a deslizar su mano abierta sobre mi pubis...
Extendió una toalla sobre la mesa, alcanzó un cuenco con agua tibia, la crema de afeitar, una barra de jabón y su brocha... una tijera y una navaja con un paquete de cuchillas nuevas...

- ¿A dónde vas con tanta parafernalia?
- Tú déjame hacer que sé lo que me hago -aseguró-. Me gusta comer un coño bien rasurado.
- ¡Te habrás quejado de mi, acaso! -protesté. Sabía que no me iba a quedar callada.
- El tuyo me pierde, bonita.

Lucas separó mis piernas, me las flexionó ligeramente y me dejó así. Retrocedió unos pasos y lo vi delante de mí con la cámara en la mano.

- ¿Qué vas a hacer? -le pregunté extrañada, incorporándome un poco
- Ssshh... no te muevas. Voy a hacerte una foto.
- ¿Estás tonto?
- No. Quiero que veamos el antes y el después...
- ¡Tú estás agilipollado! -Y se echó a reír sin abandonar su intención. En el fondo, qué podía pasar, ¡que se la enseñara a Nacho como aquél que no quiere la cosa y con algo se suerte no reconociera el coño de su mujer...! No me iba a poner a pensar.
- Te lo voy a dejar como el de una nena... A Nacho le va a gustar... -dijo ayudándome a incorporarme un poco, dándome instrucciones de cómo quería que me supiera para hacer aquella foto. Quería mi coño encuadrado entre los dedos índices y pulgares de mis manos.
- ¡No sabía que fueras tan cabrón! -Él se carcajeó pero lo hizo de tal manera que me temblaron todos los cimientos.
Luego, me sirvió una copa, brindamos, nos besamos y empezó su cometido, tomando una instantánea conforme avanzaba el proceso.


- Será un gustazo saber que hemos compartido brocha... Tu coño en mi cara...
 
Era un maestro en el uso de la navaja (de hecho, aunque él solía llevar barba de varios días, cuando se la quitaba utilizaba el tradicional método de la navaja) y en el movimiento pausado de la mano de apoyo. Cuando mis dedos palparon la zona tuve una sensación extraña. Nunca había llevado mi coño tan rasurado. Parecía, efectivamente, el de una preadolescente. Tuve un sentimiento contradictorio y, por un instante, dudé de lo que acababa de hacer. A vece sufrimos paranoias que no conducen a ningún lado.

- Precioso -dijo, orientándome el espejo para que observase su obra. Se colocó a unos pasos de mí, entre mis piernas abiertas y vi reflejado mi suave, inocente y virginal coño en él. Mis dedos se deslizaron suavemente sobre la fina piel, sobre los labios mayores... Los entreabrí... Mis labios menores protegiendo un clítoris relajado por el momento-. ¿Te gusta? -Le miré y sonreí.
- Sí pero me voy a sentir algo extraña...
- Ahora, relájate -me indicó retirando el espejo. Rompió la distancia que nos separaba y me empujó con suavidad de nuevo sobre la mesa. Recogió todo a un lugar donde no molestara y cogió, no sé bien de dónde, aquella crema transparente que un olor a mora -deduje- o a frutas del bosque y se hizo con mis juguetes. Me había dicho que los llevara así que, sobre la mesa, mis dos joyas de cristal:  mi peón (el anal) y mi alfil (el vaginal). El tacto del gel me produjo, de entrada, un efecto de frescor y sus dedos empezaron a moverse sobre la piel. Respiré profundamente y le dejé continuar. Mis músculos se relajaron más, acomodé mis piernas y sus dedos, despacio, lentamente, acariciaron casi del mismo modo que yo lo acababa de hacer pero empezó en el centro de mi cuerpo, desde el vientre, subiendo hacia mis pechos desnudos de erectos pezones. Me recordó un poco al masaje tántrico que mi masajista me había hecho ya en un par de ocasiones, aunque estaba claro que no tenía la misma maestría pero a mí me servía. Descendió entre mis muslos, acariciándome la parte interna de éstos antes de aplicarse sobre mi sexo, sobre mi "templo sagrado". Aquel aceite cayó suavemente sobre mi monte de venus, cubriendo todo el exterior antes de alcanzar los labios mayores... Sentí un intenso calor, relajante pero intenso... Su dedo en mi clítoris fue delicado, dibujando círculos, de derecha a izquierda y luego en sentido contrario. Mi respiración era profunda y notaba la aceleración de los latidos de mi corazón. Sabía que aquéllo solo era el principio; que, conforme fueran pasando los segundos, todo se iría intensificando... Y si todo iba bien, alcanzaría el clímax... Porque daba por hecho que ese eral el plan, el propósito final.
Exhalé un gemido cuando uno de sus dedos se introdujo en mi coño; primero, despacio; luego aceleró el ritmo... Y después, se detuvo, dejando que el dedo explorara mi interior en una única dirección... Lo sentí hacia arriba, como en forma de gancho y advertí como sí un chorro líquido fluyera... pero solo fue la sensación interna... Mientras, con un dedo me acariciaba el rostro como quien acaricia a un bebé dormido. Quería hablar, preguntarle... pero aquel estado medio catatónico era más un quiero y no puedo... Y a ese dedo, se sumó otro: aquél que presionó mi clítoris sobre sí mismo.
Gemí más fuerte cuando sentí otro dedo introduciéndose en mi ano, despacio, seguramente solo la primera falange... Y aquel movimiento de afuera hacia adentro y como en círculo, fue dilatando mi anillo anal.

No necesitaba velas, ni música especial, ni un tío que fuera un maestro... Ahí tenía a Lucas, su respiración, sus manos, su entrega dispuesta a hacerme gozar, a trasladarme a un nivel que no había conocido con él. En otro momento le preguntaría si había practicado el sexo tántrico o se lo había estudiado para la ocasión. Me arrastró hacia el borde de la mesa y dejó que apoyara mis piernas en su pecho. 
Refregó bien mi zona anal e introdujo mi "peón". Me sobrecogí pero mi ano se relajó en un segundo. Lo dejó ahí y sus dedos, después de haberme proporcionado un orgasmo salvaje, aprovechando la lubricación natural, dejaron paso a su boca. Su lengua, caliente, era lo que necesitaba en ese momento... Y mi clítoris palpitó con su contacto... mientras abría bien mis labios mayores... dejando abierto todo el interior... Y su miembro, ante la apertura de mi sexo, se tomó su sitio y lo profanó con tanto deseo y lujuria que sus clavadas eran como estoques de entrar a matar... Para remate, aquellos tirones que con su boca proporcionaba a mi pezón mientras yo intentaba sujetarme de sus empellones.

Aquella explosión había partido mi coño rasurado, golpeando mi cuerpo desde el interior, subiendo por mi columna como una estampida de animales salvajes convertidos en impulsos que se estrellaron en mi cerebro. De pronto... la estampida se convirtió en un remanso de paz, de aves parando su vuelo sobre un lago... Lucas apretaba su polla, su capullo, sacando las últimas gotas de aquella esencia que me había invadido por dentro. Terminó sacudiéndola encima mía, llenándome mi pubis de aquello que iba quedando para extenderlo como una crema sobre él.

Me bajó de la mesa y cuando mi juguete quiso salirse de su escondite, él lo empujó hacia dentro de nuevo, ejerciendo una serie de movimientos de "mete-saca" que extrajo varios sonidos guturales de mi garganta. En pompa, con las piernas bien abiertas, sujetando el objeto, empezó a penetrarme, a bombearme... Se dejó de cuentos y se aplicó con intensidad. Atrás quedaban la ternura y paciencia de minutos anteriores. Ahora era un animal que me la metía entera, que movía todo mi cuerpo con cada envite, que apuraba la permanencia del consolador en mi culo. Su polla entraba en mí como la vaina de una espada engrasada y yo me deshacía en alaridos de auténtico placer, agarrándome a la toalla, intentando mantener los pies apoyados, a duras penas, en el suelo ... 
Noté el vacío del consolador... En dos segundos, el vacío se llenó de carne. Al principio sentí una ligera tirantez hasta que mi hueco se adaptó a la anchura de aquel tronco a punto de reventar.
Éramos dos animales copulando, enganchados en una danza salvaje llena de gemidos, de gritos, de respiraciones entrecortadas, de peticiones y súplicas... De mi boca salieron más mases de los que pudiera haber imaginado decir, y de la suya, más toma de los que yo me hubiera podido escuchar.

Mis piernas temblaron y mi coño soltó todo lo que llevaba dentro sin dejar de sentir las embestidas de Lucas entre mis glúteos y sin dejar de oír sus bramidos, agudizándose en los envites y apaciguándose en las retiradas. Salió de mí y frotó su pene entre mis hinchados y mojados labios; de atrás hacia delante..., apurando la entrada de su glande en la cavidad cliente y empapada. 
Dos... Tres... Cuatro o cinco envites más... Y mi coño quedó vacío de su carne para sentir, una vez más, la presión de su polla en mi cavidad anal, sintiendo en mis nalgas la fuerza de sus dedos. Dos... Tres... Cuatro... Siete u ocho envites... Y, de pronto, empecé a notar sus espasmos, aquellas contracciones que le hicieron vaciarse en mí... por completo... Aquel agujerito se lo bebió todo...
Lucas había cumplido su palabra. Yo me la había tomado en serio. Lucas nunca me ha defraudado. Sus expectativas siempre son muy altas.

- ¡Fantástico! -exclamó más relajado tras besarme en el centro de la espalda, tras dame con las palmas de sus manos un cachete en mis nalgas, dejándolas pegadas a él, levantando mis carnes.
- Es para repetir....
- Repetiremos... A no mucho tardar... ¿Te hace un buen baño relajante?
- Me encantaría...

Me besó con ternura, casi sin posar sus labios sobre los míos. Me alcanzó su camisa y me invitó a esperar tumbada en el sofá.

26 comentarios:

  1. xD!!!!!! para morirse... esa depilación tan bien relatada, tan sensual, tan bien ilustrada seguida de esos envistes y terminando con esa invitación uffff

    A mi me pasó exactamente al revés. El depilado fui yo.

    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;-) Recuerdo haber leído eso. De vez en cuando me dedico a repasar los blogs, y el tuyo es uno de los que intento repasar. Vi aquella entrada y tenía ésta a medio terminar. Pensé en ti y pensé que te gustaría. Me alegro de haber acertado.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  2. Como siempre superas las expectativas,la depilación contada con tanto detalle y de esa manera tan erótica y seguido después con semejante polvazo uff.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa. Ponerse a al altura de todos vosotros no creas que es fácil pero se intenta hace todo con la mayor pasión posible. Y eso da sus frutos.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  3. JEJEJEJE... TODO UN MAESTRO EN DEPILACIÓN Y EN DEJAR SATISFECHA A UNA MUJER.
    UN RELATO MUY, PERO QUE MUY EXCITANTE.
    UN BESAZO PURAMENTEINFIEL!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que este Lucas tiene mucho arte. Como decimos en mi tierra "vale un valer". Otro día te lo explico.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  4. Dejarse llevar paso a paso como
    lo ahs descrito es un placer.
    Creo personalmente que es más hijienico y
    se siente más con las partes depiladas en ambos casos..
    Besitos de Cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mary.
      No es cuestión de llevar la selva amazónica ahí abajo pero un poquito de vello, bien arreglado, a mi, personalmente, me gusta más. Es que si no me parece demasiado púbe (en la mujer, ya ves. En el hombre , no se por qué, no lo veo de esa misma manera. Paraoias!!!).
      La higiene es algo que, evidentemente, va implícita de manera forzosamente necesaria.
      En cualquier caso, se trata de saber hacer bien lo que se tenga que hacer y en gozar y disfrutar de ello.
      Gracias de nuevo por tu aportación, guapa.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  5. ayer soñé esto mismo... lastima que no encuentro compañera para ello :(
    El Extraterrestre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tú de nuevo por estos lares! Me alegro de volver a verte. Hombre, no es lo mismo, es verdad, pero a falta de pan, buenas son tortas... Ya me entiendes...
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  6. "Me dejé hacer"...
    "Yo le dejo cumplir sus deseos pareciendo sumisa"...

    No comment, lady PI :-)

    Excitante y lúbrico relato. Cada día que pasa me cae mejor mi buena migo Lucas.
    ¿Por qué será?

    Feliz domingo Milady, y tenga cuidado "por donde pisa" ;-)

    Besos desde la mansión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz domingo a vos también, así como una buena semana.
      Sí, va razón: He de andarme con ojo pero no con Lucas, aunque puede sorprender en cualquier momento. El que es de armas tomar, por que lo desconozco más, es el tal Pablo.
      Pero creo que un peligro mayor que cualquiera de ellos, soy yo misma. No siempre es fácil separar determinados sentimientos...Y eso, solo está en mis manos... Tal vez puede que no tenga claro qué zapatos me deba poner de todos pero sí tengo claro cuáles no.
      Besos de Pecado. Encantada de verlo por estos pecaminosos lares.

      Eliminar
  7. Lucas es mucho Lucas.... Todo un experto en el arte del empuje y los gemidos sin ninguna duda... Del momento depilación que decir, muy erótico, lo has narrado de forma muy sensual y ha sido genial y ya luego la continuación ha sido el culmen de la excitación.... Todo un espectáculo para los sentidos... jejeje...
    Que buena eres narrando, lo haces todo imaginable y palpable... :)

    Montones de besinos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;-) Sí, sí... Lucas es mucho Lucas. Yo creo que tiene algo en su interior que brama a gritos salir. El día que lo saque no sé qué va a pasar... Tiene mucho arte pero peca de una cosa (que no voy a decir, por supuesto) :)
      Besos a ti, guapa. Tampoco tú me dejas insensible con lo que describes, que conste.

      Eliminar
  8. Y me tienes haciendo un encuadre e imaginando toda la secuencia.
    "Yo, le dejo cumplir sus deseos pareciendo sumisa."
    Pareciendo... un beso preciosa, escribes delicioso.
    Te cuidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa. Un placer tenerte por aquí. No te descuadres :-)
      Besos de Pecado.
      Cuídate tú también.

      Eliminar
  9. Mmmhhhh !
    " Las Edades de Miss P. I. "

    Versión corregida, aumentada y sensualmente mejorada de aquellas otras que mencionas, que para tantos momentos a solas han dado !

    Y lo de compartir brocha...¡ Genial !

    Besos afilados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corregida, aumentada y sensualmente mejorada... Gracias pero la verdad es que sólo recuerdo algo de la cuchilleta... Creo que era demasido pequeña ;-) para acordarme de más. Además, creo que no me gustó.
      Muchas gracias por tus palabrillas.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Se intenta hacer las cosas lo mejor que se puede. Muchas gracias.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  11. Uf, impresionante. Escribes de manera que sólo quiero seguir leyendo.

    iré descubriendo esta historia al revés, a poco :)

    besoss :)

    ResponderEliminar
  12. Cuando quieras, guapa. Aquí nos encontraremos... O allí, entre tus letras.
    Gracias por decir lo que dices sobre "mi obra".
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  13. Llorar por Amor

    Cuando intentas dar lo mejor de todo
    pero no tienes éxito en lo que querías lograr
    Cuando obtienes lo que querías, pero como
    luego entiendes que es diferente querer de necesitar

    Cuando estas tan cansado de todo el hoy
    y solo deseas dormir, y no abrir los ojos, perder la voz
    Cuando estas atascado en un ir y venir
    en un vicio que parece que es lo único que puedes sentir

    Cuando las lágrimas surcan tu rostro
    y no tienes idea de que es lo que tienes que hacer
    Cuando pierdes algo invaluable, y sin saber
    que no lo puedes reemplazar, pues era el fin y el todo

    Cuando has amado a alguien, pero tus sentimientos
    son rechazados, y todo, menos el dolor, pertenece al viento
    Cuando parece que el mundo se viene encima de tu amor
    Cuando todo parece que, si no va mal, está peor

    Cuando miras arriba en lo alto de los cielos azules
    y encuentras los mismo que en la tierra descolorida
    porque estas demasiado enamorado, en armonia
    que no puedes dejar ir por completo todas las nubes

    Cuando sabes que si no das el máximo intento ahora
    será demasiado tarde para recomponer tu corazón
    cuando sabes que lo que necesitas hacer cada hora
    es probar que vales oro, y que es una joya tu amor

    Las lágrimas van a marcar tu rostro esta noche
    porque sabes que jugaste con todo, e igual perdiste
    las lágrimas van a marcar tu dolor cada noche
    hasta que te des cuenta de que ya moriste y reviviste

    Los gritos van a ensordecer todos los temores
    que pueda asaltarte en tu soledad, a media noche
    Los gritos de que en realidad no fuiste tú, fue otro
    son los que van, poco a poco, a reparar lo roto

    El dolor por haber dado demasiado, haber dado todo
    a alguien que luego cambio de opinión, te dejo sinsabor
    tienes que levantarte y luchar contra el lodo
    y prometerte que vas a aprender del error

    Los sueños que no van a volver a ser reales
    los trocitos de corazón que siguen queriendo
    los planes y futuros que ya no serán ciertos
    te ayudarán a luchar contra todos los males

    Cuando encuentres de nuevo la luz de tu interior
    cuando esta haga brillar hasta tu propio dolor
    cuando esta aparte de nuevo el temor
    sabrás que estas reparando tu corazón

    Cuando veas otra vez esa sonrisa en tu rostro
    y vuelvas a querer hablar de amor con otro
    cuando puedas perdonar a quien te causo tanto horror
    sabrás que estás en proceso de dar todo tu amor

    Cuando vuelvas a querer jugar con todo, pero
    poniendo cada paso mitad en vuelo, mitad en suelo
    Cuando quieras volver a robarte un beso de color
    sabrás que valio la pena llorar por amor........................................
    DLope.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo vale la pena cuando se hace con pasión, amor y sentimiento. Cuando nadie te juzga porque no tiene derecho a hacerlo, cuando sabes que no hay remordimiento en tu alma... porque sabes que no dañas a nadie y que, en caso de hacerlo, solo puedes hacértelo a ti mismo... Cualquier cosa merece la pena porque en cada uno de nosotros está la capacidad de sacrificio, la capacidad de amar, la capacidad de sentir, la capacidad de transmitir... Porque en cada uno de nosotros está el límite de nosotros mismos.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  14. Mmmm
    me haces imaginar recuerdos
    me gusta
    Mua!

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Novak, por tus palabras y por hacer revivir tus recuerdos.
    Se te extrañaba.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.