Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

jueves, 17 de abril de 2014

Sobre tu boca...

Las manos apoyadas en el culo. Las piernas bien ancladas en el suelo. La cabeza echada hacia atrás. De vez en cuando tenía que apoyarme en lo alto del respaldo del sofá por aquellas sensaciones que me hacían sacudir de pies a cabeza. Otras veces, mis manos se empleaban en mis pechos, amasando esa carne rotunda y suave, sin distinción alguna, trabajándome los dos por un igual, como si fueran uno, en un compás que se veía, en ocasiones, interrumpido por esos brincos que me hacían levantar los talones cuando su lengua entraba en el fuego de mi coño.

Sus manos, garras asiendo la parte alta de mis muslos en tensión. Mis dedos, tropezando con mis pezones, mostrando las yemas como genuflexión y el pellizco como ósculo. Entre mis piernas y con los ojos cerrados, el denso movimiento de su cabeza, los latigazos de su lengua como flagrum que me descarnaban por fuera y me rompían por dentro.
Luego, olvidando mis muslos para recordar mis nalgas; abriéndolas, separándolas, buscando con los pulgares el acceso a la cueva más estrecha, rozando la entrada como si el tacto de las yemas sobre mis minúsculos pliegues fuera las palabras mágicas de la cueva de Alí Babá -pero allí no había cuarenta ladrones-.

Sus jadeos desbordaban los míos. La tensión dolía en mis piernas. Podía sentir cada uno de mis músculos, desde el talón hasta debajo del culo, tensándose. Me pidió que me diera la vuelta. Unos segundos y su cuerpo se me mostró desnudo. Se tumbó de nuevo entre mis piernas, tirando de mis manos hasta que caí postrada sobre él. Sin penitencia pero con súplica enmudecida. Yo, callada como una puta. Sus manos alcanzaron cada poro de mis tetas y el vértice erecto que hacía de cima. 
Y él seguía bebiendo, como del mejor de los cálices. En verdad degustaba un buen coño. A ciencia cierta él lo sabía, por eso gozaba como gozaba y me hacía disfrutar como estaba disfrutando; pero no me lo decía. En cambio, su polla sí lo sabía. y lo proclamaba. Estaba  segura, firme, sólida, recia... por eso crecía a cada momento entre mis gemidos y mi mirada; en la distancia justa, entre las ansias y el poder, desde el altar que suponía estar sobre su boca.

26 comentarios:

  1. Ufffffffffff qué excitante. Me gusta esa parte de dominación femenina.

    A tus PIES

    ResponderEliminar
  2. Gùde, te tengo olvidado. Perdóname pero ando algo dispersa últimamente. Me alegro mucho de verte... Y de que te haya gustado esa parte.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cielo, nada que perdonar... es más, me eliminaron el blog por eso no me ves en gmail ni na... pero volveré jejejeje

      Eliminar
    2. Ya sabes lo que te he dicho. Eso es una verdadera "put...", sobre todo por la poca objetividad que se demuestra. Yo no hablo alto no vaya a ser que me lleve na desgraciada sorpresa. No olvides lo que hemos hablado.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  3. Realmente caliente,cierta dominación y mucho placer,realmente él sabia como usar su lengua para volver loca a una mujer.
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él sabe mucho y lo demuestra cada vez; a vece,s despacio y otras, enloquecido.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  4. QUE DELICIA,,, UN BUEN APERITIVO, UN GRAN MANJAR,,,, :P
    UN BESAZO PURAMENTEINFIEL!!!

    ResponderEliminar
  5. Sandry, Vlador... Ya sabéis que un arma pequeña puede ser muy pero que muy mortífera. Esta que él sabe usar no tiene precio.
    Besos de Pecado a ambos.

    ResponderEliminar
  6. Has sacado tu lado dominante a la luz :)
    Besos cielete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mandar. Obedecer se me da mal pero disimulo:)
      Besos de Pecado :-)

      Eliminar
  7. Hay que dar y recibir. Unas veces sumisa y otras dominante, el cambio de roles, al menos para mi es lo más excitante del juego del amor y del placer..
    Anda calentita me has dejado :P!!
    Besos pecadora!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Aich..., María! Si es que el Pecado es lo que tiene, que al estar tan cerca del Infierno, lo normal es que se te suba la temperatura.
    Sí, es cierto... toma, daca es lo mejor, aunque en gustos... ya sabes, los colores.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  9. Genial tu blog que no conocía, descriptivo, exhaustivo y desde luego excitante en grado sumo.
    Un placer leerte (y nunca mejor dicho).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Clip. Me alegro de saludarte. Bienvenido a mi casa (a la de todos y a la tuya siempre que quieras). Esto es como el Templo del Pecado y donde Pecar no es delito :-) Disfrútalo cuantas veces desees y estaré encantada de volver a saludarte.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  10. Puro fuego...

    Voy a seguir leyendo un poco por aquí, aunque posiblemente no me de tiempo a tanto como me gustaría ;)

    Un beso, y me sigue encantando tu casa.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, guapa. La verdad es que perderse en cualquier blog es lo más fácil y no tener tiempo suficiente, también. A mí siempre me falta por más empeño que le ponga.
    Tengo que devolverte la visita (cuando me sea posible :-). Quiero dedicarle tiempo.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  12. Excitante, erótico, sensual mmmmuy sensual.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que quiero: Erotismo, sensualidad, gozo, placer...
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  13. Mmmm. Dulce nectar con sabor a ti....
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Delicia del paladar...
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  14. Ser sometido asi es un sueño nada màs placentero k comer un coño jugoso así puro placer y pecado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay sometimientos que sí me gustan.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  15. Que calentura acabo de pillar.... voy a por mi abanico... si, si... el de locomia!!! :p

    A veces dominada y otras dominando... Pero siempre sintiendo intensamente y enloqueciendo de placer...

    Muchos besinos guapa!!

    ResponderEliminar
  16. Te voy a regalar uno de esos que se cuelgan en el techo. No como el de "Inés", si no un pai-pai de plumas que lo maneje un buen "semental"...
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.