Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Ante su dios...

Enclavado se hallaba en cruz. Sus brazos y sus piernas la describían,
 y ante su discípula, en bien aprendido acto de contrición como en clara penitencia, le dijo con la voz que se desdibuja entre las entrañas del placer y las palabras calladas de deseo desbordado:
"Mujer, aquí tienes al hombre.
Haz de tu Pecado mi Ascensión
y hazme alcanzar esa Gloria que tu dios merece."

7 comentarios:

  1. Ufffffffffffffff qué delicia, decirle eso a una diosa, que cometa todos los pecados que desee

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Excitante y erótico cómo siempre querida,¿quién dice que el pecado es el camino a la perdición? Puede ser perfectamente el camino a la gloria.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Vaya, hasta puse los signos al revés,
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hay un momento en el que se han de excomulgar determinados Pecados. La manera depende del Pecado.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  5. Ante su Dios... ella es altar y pecado... Uff... tremendo pecado el tuyo, que de nada sacas todo... Chapó!!

    Muchos besinos guapa!

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.