Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

lunes, 13 de octubre de 2014

Mí, me, conmigo...

Hoy no necesité a nadie. Sí, tenía y tengo ganas de follar (ahora, con esto de las modernidades, resulta que ya no se llama así, que hay otros términos. ¡Ay que joerse!). Soy libre para llamar a las cosas como yo quiero y nada mejor que llamarlas por su nombre, por lo que son. 
Sí: Follo y me follan, jodo y me joden... 
Sí, puedo utilizar hasta doscientos sinónimos para decir lo mismo. Todo un arte de la palabrería pero lo importante siempre suelen ser los hechos. Son la evidente gracia de la realidad.

Hoy no necesité a nadie. No es que me lo repita para convencerme de ello. Y no necesitaba a nadie porque estaba sola. Nacho había salido de cena con sus amigos, con lo que no podía contar tampoco con Lucas. Y es que en realidad, hoy no me apetecía nadie que no fuera yo misma. Y me (siento) sentí única, llena, en total plenitud, con total libertad. Me mojaba con la sola sensación de saberme así, de saber que me valgo yo solita para poseerme, para absorber el olor de mi coño; excitarme con esa percepción, con el tacto único de mi piel, con el sonido rítmico dentro de la arritmia de mi respiración...

Me excita el saber que no necesito ni de él, ni del otro ni del de más allá... Me basto yo sola.
Sí: Mí, me, conmigo... Como si mi abecedario empezara en la Z y acabara en la A: Zorra de mí mismA.
Yo sola: Mis dedos, mi peón y mi alfil. 

                           Caminé por la casa.
Lo hice desnuda y descalza, con las luces apagadas, con las cortinas sin correr, viendo la calle desde este lado del cristal. Apenas algún coche, alguien caminando con su mascota... Poco movimiento que no me distraía de mi faena. Pensaba en lo que me esperaba. Esa idea de sentirme puta de mi misma me estaba poniendo muy perra, muy cachonda. Sentía aquellas corrientes de humedad resbalándose en mi interior, mojándome toda en tanto me contoneaba paseando como una buscona para atrapar la atención de algún macho. Me apoyaba en las paredes, pegando mis tetas a ellas, invitando con mi trasero en pompa. Me cogía aquéllas, las apretaba y elevaba como si fuera a rozarlas con mi lengua, enseñándoselas a saber dios quién, a qué semental libidinoso. Ponía morritos, me chupaba y comía los dedos...

Del salón, cogí un par de velas. Las encendí en el dormitorio y las dejé sobre cada una de las mesitas de noche. Así, en penumbra, en el tintineo de las llamas, entre mis sombras y mis luces, me sentía a mis anchas, en mi lujuriosa concentración. Me apoyé en la pared y me estremecí ante la fría sensación, ante el contraste del calor de mi cuerpo contra el suave violeta.
Mis manos sobre mis muslos. Mis ojos cerrados ante su ascendente recorrido hasta mis tetas, hasta hacer martirio en mis pezones elevados, mientras mi sensación, real e imaginaria, húmeda aumentaba entre mis piernas.


Mi boca se abría y se cerraba ante la imagen de otra boca, de una lengua que se abría paso entre mis labios; ante el tacto rígido de mis dos dedos que la penetraban una y otra vez, liberándose, sin querer, sin objetar de la presión de los rebordes carnosos y mojados de mi boca.
Cuando mi otra mano buscó el camino entre mis muslos, cuando las puntas de los dedos tocaron los primeros vellos, mojados, y llegaron a tocar mi clítoris..., mi garganta farfulló un gemido que me sorprendió por su irreverencia, naturalidad y sonoridad. Me frotaba contra la pared como una gata en celo, como una puta gata que solo desea que se la follen... Y a falta de gato, yo. No hay nadie mejor que yo esta noche para acallar mi coño. Hoy no ganaría ninguna polla. Hoy el trofeo de mi orgasmo sería más mío que nunca.


Tomé el lubricante. Lo extendí primero sobre las yemas y luego impregné los dedos. Comencé a relajar mi zona postrera. Los dedos se resbalaban y uno de ellos entró sin problemas. Intenté con dos pero tuve que seguir masajeando hasta  probar con mi peón e introducirlo pausadamente mientras me ayudaba de mi otra mano. Me abría la carne lentamente, haciéndose paso. Debiese haber perdido más tiempo en la recreación pero mis ansias me podían. Deseaba meterme aquello hasta el tope, disfrutar de la sensación de tenerlo dentro, de pensar en cualquiera de las pollas de mis hombres, mientras yo seguía con mi goce y disfrute particular.
Anclado el peón era hora del alfil, de empezar a formar parte de aquel juego.  Pero antes, como si fuera a tomar nota de lo que debería hacer, inspiré profundamente y le enseñé la delicadeza de mi piel. Mis dedos buscaron aquella parte tan latente de mi sexo. Rodeé mi clítoris una vez tras otras, con ritmos, de lento a rápido... pero no quería irme tan rápido, así que afiné el toque. El lubricante seguía prendido en mis dedos, extendiendo y mezclándose con mis flujos, con los que brotaban y con los que se me bañaban por dentro.
Y no pensaba en nadie...
O pensaba en todos. En una orgía mental en la que solo yo domino.
Eran mis dedos... O sus dedos... Pero sí es mi coño.
Y eran los suyos, que son míos, los dedos que me penetraron, los que salían y entraban jugando al escondite y tocar "chufa por todos mis compañeros". Son esos, los que buscaban apego en mi crecido clítoris, quienes lo rodeaban y lo escoltaban, quienes lo tentaban y apuraban... Y es el momento, preciso aquél, en el que necesitaba algo más de empuje, algo más de amarre, algo más de presión porque tensión me sobraba... Un poco más fuerte, un poco más rápido y dejar que mi brazo se relajase y ganara el juego de mi muñeca. Y fue el turno de mi alfil, el que, magnánimo de cristal, atravesaría mis entrañas de principio a fin, el que se fundió frío en el tacto ardiente de mis carnes más profundas...
El sonido de mis efluvios me enervaba más la sensación de fuego. Cerré los ojos y, mientras mi lengua acariciaba mis labios y mis dientes los mordían con prudencia, entre mis piernas abiertas, mi alfil me penetró una y mil veces más. Mi coño se sentía agradecido. Es exigente pero agradecido. Sus paredes están hechas para adaptarse a todo, a su forma y a su movimiento; y él, el alfil de cristal, es capaz de aguantar todo el chaparrón que le suele sobrevenir.
Y hecho su trabajo, elevados mis efluvios y flujos, mojada la sábana, mis muslos y mi coño, inspiré y expiré, como si un último aliento fuera a darme la vida.
Y no necesito a nadie. Ya no imagino a nadie. 
Y no necesitaba ni imaginaba a nadie. No más espectadores que mi mente, que mis ganas, que mi disfrute, que mi propia fantasía de ser eso: meretriz de mi misma, la más perra entre las perras, la más zorra de entre las zorras; la que mejor maneja sus dedos, la que mejor sabe satisfacerse, la que con ella no tiene tabúes, la que se extralimita, la que se queda  sin aire por momentos, la que está a punto y se domina, la que aplaza su orgasmo; la que grita y estalla, la que jadea y gime; la que se llama a sí misma puta.
Yo.
La que se erige, la que se ahoga, la que se martiriza, la que se vence ante sus propias caricias, ante sus propios matices, la que se enerva y usurpa, la que en el santo sacrificio de su entrega, eleva la hostia y el cáliz de su consagración.


21 comentarios:

  1. Zorra de mí misma...
    Con eso has dicho todo (y no que no hayas dicho TODO en el resto de líneas jijiji) y con eso, muchas veces, nos bastamos y sobramos.
    Vaya... tengo algo que hacer... jejee

    Buena semana, preciosa! (Que ya empezó bien... )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tengo ya tantos nombres que cualquier es bueno :-)
      Hay sentencias en pocas palabras que dicen mucho.
      Besos de Pecado, guapa.
      Buena semana (sí, ha empezado pronto y genial).

      Eliminar
  2. Me ha encantado. Ha sido un juego lento de pasión, de amor, de calor y ganas. Porque las ganas de una a veces las sacia una. Y se disfruta igual... o más, porque todo tiene su momento.

    Ha sido uno de esos textos tuyos que me encantan, por su cadencia, por su lenguaje, por su pasión...

    Una curiosidad... ¿cómo se llama ahora? jajaja...

    Besos preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo se llama? No lo puse porque se me fue de la cabeza del mismo modo que me vino. Cuando lo recuerde o lo redescubra, le hago una entrada en letras mayúsculas.
      Gracias por tus palabras, por tu cariño y por ti.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  3. Ufffffffffff qué forma más deliciosa de hablar del autoorgasmo. Muy rico y aderezado con esas imagenes... mortal de necesidad.

    A tus PIES

    ResponderEliminar
  4. Divinas palabras...
    Divino pecado...
    A mí también me encanta pecar...
    Gracias por tu visita y tu comentario...
    Te invito a conocer también mi otra casa...

    www.lolapasionydeseo.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lola. Me alegro de tenerte por aquí y gracias por visitarme. Ya me he dado un paseo por tu "pecado" y ahí te he dejado mi señal.
      Bienvenida a esta casa siempre que desees. Hazla tuya.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  5. Hasta el más mínimo detalle descrito con erotismo y calidad.
    Excelente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alejandro. Bienvenido a esta morada de dulce pecaminosidad.
      Gracias por tus palabras y vente cuando quieras a disfrutar cuanto puedas.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  6. Y yo que digo? Madredelamorhermoso.... :)
    Hay momentos que son solo nuestros, que solo nuestras manos y nuestra mente pueden sacias... y este creo que fue uno de esos... tremenda sensación la deja porque tremendamente está escrito, chapó...

    Muchos besinos guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos, Haydeé que ya lo has dicho todo cuando se te han arremolinado las letras.
      Mil gracias por tus siempre bonitas palabras.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  7. Uf, me ha encantado!!!
    He llenado mi mente con todas y cada una de las imagenes que describes con tus letras maravillosas.
    Un beso guapa :-)

    ResponderEliminar
  8. Delicioso, como todos sus escritos, lady PI.
    Me ha hecho recordar aquella frase de Woody Allen que decía algo así como: "Cuando me masturbo, estoy haciendo el amor con la persona que más me quiere en este mundo".
    Una frase un poco egoísta, quizás... pero si no nos queremos nosotros, ¿como vamos a aspirar a que nos quieran los demás?

    Le mandaría besos onanistas desde la mansión, pero creo que, en cuestión de besos, el compartir es siempre mucho mejor :-)

    Feliz tarde y gracias por alegrarnos la vista y la vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le echaba de menos, D. Sayiid. Puede creerme. Su presencia me hace imaginar una puerta de esas antiguas y macizas que se abren lentamente y aparece, desde el otro lado, una figura serena y segura.
      Gracias por sus palabras que no se merecen.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  9. Joderrrrrrrrr....ser zorra de una misma...uffffffff....que calorrrr y con la noche que está!!...descriptivo...elegante....buaaa... ese placer de saberse parte y repartidor...de sentirse "toma y daca"...me ha encantado... un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya siento yo que la noche sea así, pero ya sabes... Dicen que el amor propio es el mejor amor :-)
      De la Z a la A.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  10. Mmmm momento intenso en tu entrada.. MI me conmigo .. nos llevas a la cima niña con tus letras ..
    me ha encantado esa imagen en blanco y negro
    con la piedra preciosa internada

    Dulces besos para tu noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me apodero de las imágenes porque me gustan y no pregunto más: lo mío es tuyo, de tod@s.
      Siempre hay que llegar a la cima, mantenerse el tiempo necesario, descender y volver a empezar.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  11. Ya sabes...me paseo poco hasta por mi casa..
    pero cuando tengo un día para leer un ratito...
    llego aquí...y no sé si dedicarme a mi misma...jeje
    Qué bien escribes niña...
    perfecto, elegante, de película...
    Un gran abrazo!!!

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.