Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Pecarás en el Infierno...

Hálleme ante las Puertas del Infierno esperando a que algún alma caritativa las abra. Aquí, arrodillada como lastimera. Mentira consciente la mía que me aleja de otra gloria y me ingresa en el Averno. 
¡Ángel caído ante mis ojos! Dícese del HIjo de la Aurora. Ahora entiendo por qué el Infierno arde. 
¡Bendita condena! 
¡Bendito mi Pecado!
¡Benditas las lenguas que me delataron!
¡Benditos los ojos que censuraron mi conducta 
y las manos que me denunciaron con la rigidez de su dedo acusador 
y la sinrazón de su falta inteligencia!

Ni serpientes ni alacranes tienen la culpa, ni siquiera mi libre albedrío. Aquí no hay culpa, aquí no hay penitencia. Aquí solo hay placer; el placer de aquéllos que se sienten libres, sin prejuicios y a pecho descubierto. Auténticas llamaradas surgen de entre las paredes del fuego eterno que conserva a las almas que, por puras e imputadas, proclaman la plenitud de este calvario ante el vituperio consentido.

- ¿Sabes por qué estás aquí? –me preguntó-. ¿Sabes cuántos delitos se te imputan?
- No.
- Estás eternamente condenada.
- ¿Yo? ¿Por qué? ¿De qué se me acusa?
- Aquí, de nada. Arriba del todo, tampoco. Pero bien sabes que hay mortales que se visten de puros y predican con falsos ejemplos, viven en sus vacías vidas llenas de prejuicios y servilismos, preocupados en la plenitud y libertad de los demás y en su forma de demostrarlas. Fíjate cómo son que ni aquí son admitidos, porque no disfrutan de lo que se les da. Vagan en el limbo por la eternidad de sus penas. Se creen purificados en aguas por nadie bendecidas y, sin embargo, te han acusado. Te imputan el pecado de soberbia  porque, aún no siendo la única, pretendiste serlo; el de ira porque te engañó con todas; los de avaricia y gula porque quisiste todo de él y no te dio suficiente, el de pereza al no pensar en otros…, el de envidia porque querías ser como ellas… -Y calló.
- ¿Quién es él?
- ¿Quién soy yo? Pecado me llaman. Siempre soy yo aunque me haga llamar de mil maneras diferentes, solo que unos me vanaglorian y otros me repudian y, en cambio, todo mortal me desea.
- ¡Sus acusaciones son carentes de sentido! -protesté-. Pecaría de soberbia porque me siento orgullosa de ser cómo soy y de hacer lo que hago, de apoyar a quien como yo, cree en sí mismo. Y por censurarme, reconozco que me lleno de ira. Puedo pecar de avaricia y gula porque quiero lo mejor de mí y de los demás, y devoro sus obras para sentirme bien y satisfacerles en su faena; de envidia, seguramente peco porque me gusta hacer muchas cosas tan bien como las hacen otros y solo puedo hacerlo a mí manera... Y, aún así, mi querido ángel de alas negras, creo que tengo todo el perdón del Universo condensando en ti. Y, aún así -acentué-, sigo sin pecar del todo... porque en mí no existe la lujuria como tal, sino que reside en el disfrute de mi cuerpo y de mi alma porque me han creado para ser y hacer feliz.
- ¡Ése que tú proclamas, lo has cometido desde que me has visto! Y, aun así -sonrió por utilizar mis mismas palabras-, voy a ser tu mejor pecado. Hoy soy Lujuria…, y me vas a consumar.
- ¿Crees que estás preparado?
- Llevo todo mi pasado preparándome para ti, implorando que aparecieses, y he superado muchas de tus pruebas... Y hoy, nuevamente, se me ha concedido la dicha ante los ojos de los impíos. 
- ¿Por eso estás postrado ante mí?
- Por eso...

Para quienes se creen con el poder de la verdad absoluta, les regalo todos mis pecados, los que me hacen libre. Nadie puede controlar quién soy, quiénes somos. Y sus falsas verdades solo les engañan a ell@s, que mi libertad está en mí y de nadie más es esclava.
Y, como digo al final del blog, no hay mayor pecador/a que quien se cree libre de Pecado.
¡Benditos seamos l@s Pecador@s porque de nosotr@s será la gloria! (...Sea la que sea).
Ya sabéis de cómo me gusta mezclar términos, hacer metáforas y utilizar simbolismos.
Va por quienes tratan de limitarnos.

11 comentarios:

  1. Benditos pecadores y benditos los pecados que nos hacen feliz.

    Me ha encantado tu entrada es muy profunda.

    Muchos besos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Es buenísima tu entrada, de una profundidad exacta pero bien clarita.

    A tus PIES

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo a Gude....
    Uma descrición muy completa de los siete pecados....
    Tanto tempo.....
    Siento tu falta!!!

    ResponderEliminar
  4. Y es que es tal como lo has dicho: se creen purificados por aguas por nadie bendecidas.
    Creo que ahí resumes todo.

    Que se jodan!

    ResponderEliminar
  5. Jodidamente buena tu entrada....que nadie se crea capaz de juzgar los actos de una persona libre...libre de sentir...libre de querer...libre de tener dueño...o dueños...libre de amar...libre de comer y de beber...libre para pecar... un besote!

    ResponderEliminar
  6. Chapeu!!

    sobran mis palabras !!

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  7. Mi aplauso y mi reverencia... Pues has dado un golpe sobre la mesa con maestría, saber estar y elegancia... No puedo decir más...

    Mil besinos guapa!

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias a tod@s. No he hecho nada que no hayáis hecho vosotr@s o que no hubieráis hecho.
    Estas cosas me repatean las tripas y había que sacar un poco la bilis.
    Cuando alguien dice tonterías no hay nada mejor que darle en todos los morros.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  9. Doce Pecado gostoso!
    яυgı∂σs ρσétι¢σѕ ∂α ℓєσα...
    =';'=

    ResponderEliminar
  10. Se que jamas te dejaras caer. escribes como eres. profunda y libre. Como el viento y el agua hecho carne. te dejo un abrazo inmenso. El post belllisimo

    ResponderEliminar
  11. Muy bien dicho!
    Vive tu libertad... el Pecado supremo (para ellos)

    Besos

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.