Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

lunes, 20 de julio de 2015

¡Vamos, demuéstrame cómo es mi putita…!

Despierto. Siento tu respiración a mi lado y la cercanía de tu cuerpo. Te miro. Estás dormido, bocarriba. Un brazo se arquea con tu cabeza. El otro, el izquierdo, descansa paralelo a tu cuerpo.
Me provocas una sonrisa… Ganas de reírme. Da gusto verte dormir.
Despiertas mi líbido, mis ganas por ti… Ternura y pasión.
Me acerco con cuidado.
Mi lengua busca tu pezón. Lo lame como a un helado. Una sola pasada. Espero tu reacción. Sé que te has despertado pero andas somnoliento. Vuelvo a lamerte mientras mi mano baja por tu pecho en dirección a tu sexo. Despacio. Está adormilado, como tú.
Mi boca dibuja una línea de pequeños besos, como ligeros mordisquitos, intentando avivarte.
Acaricio suavemente tu vientre, tu pubis…, pasando de tu miembro que empieza a reaccionar tímidamente.


Noto tu mano en mi espalda, cayendo casi pesada, adormilada, y el sonido de tu respiración cambia, hasta sueltas un ligero quejido… cuando lamo tu polla por la cara interna, levantándolo, jugando con tus huevos.
Un nuevo quejido, y tu mano libre se posa sobre tu pecho, acariciándote. Momento en el que yo introduzco tu pene en mi boca, directamente, llenándome de él, salivándolo, lamiéndolo sin sacarlos, presionándolo con la lengua…, mientras mi mano se queda con tus testículos, masajeándolos, apretándolos con suavidad, acogiéndolos en la pequeñez de mi mano…

Siento crecer tu polla en mi boca, reaccionar a cada uno de mis movimientos… Arriba, abajo…, desde la base hasta la punta…
Más…
Más…
Tu cuerpo reacciona entero. Tus manos se apoyan en mi cabeza, empujando hacia abajo, para que me trague tu sexo… Y lo hago, entero, hasta la garganta… Y no paro…
Hoy, nene, me voy a saciar de ti…
Te estremeces. Levantas las caderas. Gimes… Hablas jadeos… Me animas a seguir…

¡Vamos, demuéstrame cómo es mi putita…!

Y sigo. Y no paro… Y me reviento la boca en tu polla… hasta que ya no puedes más… Hasta que tu leche invade mi boca.  La sobrepasa. Cae sobre tu piel…
Me relamo. Degusto tu sabor en mi paladar. Dulce sabor el tuyo. Extiendo el semen que queda. Tu piel lo absorbe…
Dejando que tu polla se cuele entre mis pechos, besándola, todavía húmeda, reptando por tu cuerpo, acariciándote con mi piel desnuda, hasta que mi boca llega a la altura de tu boca…

18 comentarios:

  1. Es tu boca la que muerde el placer, la que bebe de su dulce miel, la que lame las ganas hasta lo mas profundo de la garganta, reventado su sexo follando en tu boca.

    Un besazo, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es.... perderse en el gusto de sentir, de dar, de despertar esa sensación que sabes que le hace feliz, que te va a agradecer...
      Besos de Pecado, preciosa.

      Eliminar
  2. Otros,como yo...me levanto reventado por el desamor preguntandome como es posible que me haya despertado para ir a currar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque cada amanecer implica una nueva oportunidad. Has de estar abierto y todo fluye.
      Siempre hay que ir para arriba, Súper. Y si abres la puerta, algo siempre entra.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  3. Nunca e cerrado mis puertas...aunque tal vez lo haga algún día,ya que nada entra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre positivo, Súper. Hazme caso. El día que cierres una puerta, se abrirá otra o mil ventanas.

      Eliminar
    2. entonces en que quedamos...cierro la puerta,o no la cierro¿

      (-_-)

      Eliminar
    3. Pues sí eres positivo, ya te has respondido a ti mismo. Un beso grande.

      Eliminar
  4. ¡Extraordinario! Me he quedado con ganas de más... pero ese amanecer, esas sensaciones de compenetración entre la pareja, son de lo más agradables.

    Besos Carnales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son momentos cómplices, detalles que hay que tener con quien amas o con quien tienes algo... Y, sí, son agradable y mágicos.
      Y quedarse con ganas de más... más... más...
      Besos de Pecado.

      Eliminar
    2. A mí me dices "más... más... más..." y no sé de lo que soy capaz... ;)

      Besos Carnales de Pecado a Pecado.

      Eliminar
    3. De todo deberías ser capaz :-)
      Besos de Pecado a Pecado.

      Eliminar
  5. Eso no es despertar, eso es seguir soñando dulcemente :)

    Besos de dulce y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que los sueños se hacen realidad, Dulce.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  6. Dulce manera de ser despertado, milady...
    Dulces sensaciones que le invaden a uno cuando aun no sabe si esta soñando, o si ya ha regresado del reino de Morfeo a la deleitosa realidad..
    Dulce gesto el de la dulce dama al agasajar así a su hombre, simplemente por el deseo de regalarle su dulce placer...
    Dulce manera de empezar el día, mejor aún que con un dulce café o un dulce bollo.
    Dulce encuentro de deseos, de intenciones, de entregas...
    Dulce, si, todo dulce..., deliciosamente dulce..., pero sin ser empalagoso...
    Dulces besos desde la mansión, milady... hasta el despertar.

    ResponderEliminar
  7. Mi querido, D. Sayiid, como siempre, leer sus comentarios es un auténtico placer.
    Y sí, dulce es ese despertar que se viste de deseo y de ganas de dar y entregar todo lo que una lleva por el hombre que siente, que se lo merece porque antes, casi seguro, ha sido él quien la he hecho vibrar, sentir, morir lentamente en un renacer entre sus brazos.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.