Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

sábado, 15 de agosto de 2015

De Ti... Tal vez...

Me siento pequeña... y, sin embargo, soy grande. Muy grande.
Muy Reina. Muy Señora.
Muy Puta.
María Magdalena.

Clavo la mirada en el suelo mientras mis oídos se estremecen con la voz que susurra desde la distancia. El corazón se me acelera. Sudo. Es el temor a lo desconocido que, al mismo tiempo tanto deseo. La voz se acerca. Casi puedo notar esa presencia a escasos centímetros de mí y percibo su olor, su calor… y hay pasos que nos separan. Irremediable querer levantar la vista pero sé mi papel. Deseo llenarme de todo cuanto me rodea… Sin embargo, permanezco inmóvil deseando que esos dedos suaves y maestros me desprendan de mis velos, eleve Él mi mirada y besé mi boca después de mi frente.

Ni siquiera sé por qué  pero, mientras un deseo reconocido va llenando cada poro de mi piel, no puedo evitar preguntarme lo mismo una y otra vez; si eres Tú con quien he de evolucionar un poco más… con quien he de crecer y avanzar en este camino tan supremo como tentador, tan sin límites… sacar toda esa perra que llevo dentro, maullar como gata en celo mientras me relamo de gusto a la obtención de mi premio. Si vas a ser tú quien me ame, quien me demuestre lo que soy en tu vida… Me pregunto si sabrás cerrar todos los caminos y abrir solo el sendero por el que avanzar los dos.

Cuídame. Mi mente, mi cuerpo… El alma es mía.
Protégeme.
Procura lo mejor para mí. Vela mi entrega y enciende mi fuego. Estimula mi mente y venera mi ser.
Busca tu placer en mí pero no olvides el mío. Sé de mí mientras yo sea de Ti. Manda en mí en la medida en que yo mande en Ti.
Vive en mí. Solo por mí.


Y yo dejaré que hagas Tu Voluntad en mí.
Carne en tu Carne.
Fuego en tu Fuego.
Tú, Mi Señor. Yo, tu Hembra.

14 comentarios:

  1. Me llegaron tus letras , cuando se ama todo se entrega
    por su parte el cuidado su protección, en tu mente , tu corazon y tu piel ofrecida
    siempre con mucho amor
    porque al final el amor es la base de todo

    " Tu Mi Señor yo Tu Hembra "
    a tu voluntad siempre en Mi ( me ha mia esas palabras tambien, bellisimo y sentido )

    Besos dulces, que tengas un precioso fin de semana

    ResponderEliminar
  2. No podría menos que ratificar tu comentario, Slave. Entregada en cuerpo y alma, polvo y paja, hierro y pilar... Su voluntad en Mí, pero mi voluntad en él. Rebelde por naturaleza hasta en el momento de mayor entrega. Confianza, respeto, admiración... Todo, un sinfín de valores dignos de quien entrega, de quien se sabe "en manos de" pero, al mismo tiempo, ese otro ser se entrega en la misma medida y con la misma concepción.
    No me cabe otra posibilidad.

    Gracias, siempre, por venir a visitarme.
    Besos de Pecado para ti, bonita, y un estupendo fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Así es un perfecto acoplamiento en sentimientos y deseo de dos.
    Que se convierten en uno al entregarlo todo .

    Gracias a ti Magda . Mas besos dulces

    ResponderEliminar
  4. Como una gata en celo, derretida, alimentando el deseo, obteniendo el premio de su placer a través de EL, ofrecida para su complacencia, a su voluntad, dejándote cuidar y llevar de su mano, porque EL te guía, porque EL es Tu Señor.

    Un placer leerte, me haces sentir siempre tus escritos en mi propia carne, me haces vibrar.

    Un beso pecaminoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero sin olvidar que se es Reina y Señora... y que quien da y otorga, también exige...
      Él es Señor.
      Ella es Dueña y Señora.

      Me alegra saber que te puedes identificar con mis palabras. En realidad, todas y todos tenemos, en un momento dado un poco de estas cosas, aunque hay grande, grandes diferencias.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  5. Cuando una encuentra a esa persona que se convierte en Él... que se hace Dueño y Señor de toda razón y sentir... la entrega es deseada y debida, para Una y para su Él... y mientras más se entrega, más se recibe.

    Tentadores besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es , Misthyka. Tanto das, el doble recibirás.
      Un Todo, Él. Un Universo, toda Ella.
      Y cuando el Tú, el Yo, el Él y el Ella se encuentran, entonces todo es natural, dado y recibido, deseado...

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  6. Todo se encadena, un ser al otro ser, un fuego al otro fuego, la carne en la otra carne, la hembra en su Señor, y solo así el placer de uno también es del otro.

    Besos de dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así debe de ser, Dulce.
      Una cosa lleva a la otra y viceversa.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  7. Te preguntas, mi querida amiga, si será él el elegido, el destinado a mostrarte nuevos mundos, nuevas vidas, nuevas sensaciones...
    Te preguntas, mi querida amiga, si él será el que te muestre el camino, el que te guíe en ese camino de dulzura, de deseo, de perversión...
    Te preguntas, mi querida amiga, si él podrá ser el dueño de tu cuerpo y de tu alma, el que te pierda y el que te cuide, el que te haga descubrirte a ti misma al mismo tiempo que te descubres para él...
    Te preguntas, mi querida amiga, si será Él, y yo te digo, mi querida amiga, que eso, sólo tu lo puedes saber..., pues no se razona con el corazón, no se mide ni se pesan los sentimientos, no se cuantifica la entrega de un alma, no se calcula la pasión a sentir...
    Mi querida amiga..., en estos temas no se pregunta..., se siente, se goza..., y se sufre...

    Besos desde mi humilde mansión :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las preguntas son irremediables en una mente así. Las preguntas se lanzan, las respuestas van llegando. Estas no siempre son las mismas que una decide, sino las que encuentra. Y, tal vez, no sean ni las que espera ni las que se esperan más allá de ella.
      Sí, así es como usted dice, mi querido D. Sayiid... Tal vez por ello, haga lo que decís: Disfrutar de cada respuesta que aparece con la intensidad que solo un alma como ésta sabe, pero guardando esa parte que no dejará que deje de ser ella misma; ese alma rebelde que es imposible domar, imposible someter… pues su alma es tan libre como las miles de respuestas que puede hallar. Y será ella el reto más grande y, entonces, las preguntas no solo serán suyas, sino de también de Él.
      Solo sé a ciencia cierta, fuera de preguntas y respuestas, que hay mucho para dar… Mucho.

      Besos de Pecado, mi querido D. Sayiid.

      Eliminar
  8. Sin palabras
    Así me dejan las tuyas.
    Tanta entrega mutua, él tu señor y tú su señora,
    simplemente...? tanto AMOR...
    y tan bellamente transmitido
    Gracias
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uly, ya sabes que alma inquieta es porque no encuentra realmente donde posarse, pues tanto tiene por dar que tanto quiere recibir que es difícil atraparla. Pero sabe entregarse sin reservas, al final, pues está hecha para eso: Para dar todo cuanto tiene.

      Gracias a ti por tenerme siempre en cuenta.
      Besos de Pecado.

      Eliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.