Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

domingo, 30 de agosto de 2015

Entrega (dos)...

Esencia blanca la de tu cuerpo que mana en bravura salpicada mojando mi piel,
resbalando entre los sudores del camino que han llevado al éxtasis,
 la fuerza aplicada, las ganas en embestidas, 
las palabras que se han acumulado entre tu hambre y mi sed… 
Mi sed de ti, tu hambre de mí… 
como nómadas del desierto en medio de un oasis deseado e inesperado.
Y reptando en el vértice de tu corazón, 
marcando con mis garras de hembra salvaje al Hombre que domina y manda,
 excitado en la rebeldía de su Vestal, 
mientras Tú buscas entre los pliegues de mi piel el modo de saciarte,
 a veces sin saciarme,  sin contemplaciones ni medidas…,
 desnudando mi lujuria, mi desenfreno,
 haciéndome suplicar en cada gemido, 
en cada alarido, mi entrega, mi deleite en complacerte, complaciéndome…
Y me bebo las mieles de esta pasión, germinando en mí el manantial que te colme a Ti.

18 comentarios:

  1. Piel bañada de blanca nieve derretida, devorada la carne por su voraz hambre, entregando el alimento, saciando la sed bebiendo de su manjar, desenfrenada lujuria entre palpitaciones entregadas, siendo los dos un mismo cuerpo, Tú en El, El en Ti.

    Besos pecaminosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta leerte, Marieta, porque tus comentarios son como poemas :-)
      No hay nada como ser dos en Uno sin perder, eso sí, la esencia de cada uno.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  2. Tan intensa como siempre. Preciosos versos.

    Besitos.
    Comento poco pero te sigo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mil, Tatu. Sabes que me es grato siempre el verte. Sé que me sigues y te lo agradezco. Yo te sigo del mismo modo, aunque a veces tarde en aparecer por tus casas, pero ahí ando igual.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  3. El hambre y la sed juntas son un deseo descontrolado. Comerse y beberse en un mismo banquete es un placer si además le salpicamos la lujuria. Impresionante tu erotismo, Mag!!

    Mil besitos y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué responderte a veces. Me pasa contigo como con otr@s poc@s amig@s, que vuestros comentarios ya son de por sí, una entrada.
      Mil gracias, guapa. Gracias por tus palabras y sentimientos.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  4. Una entrega, como mínimo, deliciosa....
    Me alegro de volver a leerte, cielete.
    Besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Amow. Ya tenía yo ganas de verte de nuevo. Solo han sido una semanas pero las buenas costumbres se echan de menos.
      Bienvenido de nuevo.
      ¿Sabes que nadie me llama así? Eso te hace único :-)

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  5. Habría que decir Amén al final, tus textos tienen esa propiedad de parecer casi plegarias, al menos a mí me lo parecen.

    Besos de dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, Dulce, tengo la misma sensación que tú. Conforme voy escribiendo, voy recitando, y me parece todo como una especie de Padre Nuestro Misericordioso... Sí, un amén estaría bien como rubrica.
      De hecho, tengo varias oraciones en el el blog, para rezarlas con las manos juntitas y de rodillas :-)

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  6. ¡Extraordinario! Comparto la opinión de María de que es una magnífica plegaria de pecado...

    Besos Carnales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría verte!
      Ya sabes que tengo una fijación por mezclar lo "religioso", espiritual, místico con lo más pecaminoso. Me gusta ese juego. Por eso mi religión se llama también Pecado.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  7. Esa entrega a Su hambre de Ti... a Tu sed de Él... y cuanto más entregas, más recibes... y todo se convierte en un juego infinito de seducción, de pasión y deseo.

    Tentadores besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Misthy o así debería ser... Pero es lo que tiene el amor y la pasión. A veces va a ritmos diferentes pero cuando ambas llegan a ritmo de crucero, a partir de ahí todo es acelerar.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  8. Es como una oracion cuando lo deseamos todo es sentimiento

    es imposible negar la adoracion y el placer ... como para negarlo jajaja

    Besos de Slave

    ResponderEliminar
  9. No se puede obviar, no, Slave... Y más cuando es de esta calidad :-)

    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  10. Geiser de pasión que mana, que fluye, que explota, que corre como un mar de lava inmenso, fruto del calentamiento interior provocado por las palabras, los hechos, las circunstancias, los deseos guardados en el cajón de las fantasías, las fantasías llevadas a cabo en la realidad de dos cuerpos en comunión, fusionándose en un solo ritmo de contorsiones, jadeos, movimientos acompasados, lujurias desenfrenadas, besos apasionados, posturas cuasi acrobáticas, sudores compartidos, pieles calientes, marcadas, gemidos febriles, gritos de dulce dolor, suplicas de mayores goces, anhelos cumplidos, búsqueda de nuevas emociones, aprendizajes prácticos, de martillos pilones y suaves vaivenes, de mansas caricias, de lenguas que acarician, de uñas que arañan, de labios que besan y dientes que rasgan…
    Orgasmo sublime, culminación excelsa, espasmo glorioso, eyaculación egregia…
    Así es como debe ser siempre el final…, arrebatador, apoteósico, agotador, frenético y entusiasta…

    Besos mi querida amiga, y éxtasis siempre salvajes…

    ResponderEliminar
  11. Después de leerle, mi querido amigo D. Sayiid, creo a ciencia cierta que el éxtasis me llega a mí. No puedo añadir nada, solo dejarme llevar por las palabras que van creciendo en intensidad hasta llenar por completo, extasiar y, al final, dejarse sucumbir.
    Manantial excelso sus palabras que son pura pasión, puro desborde... que no dude, me ha hecho llegar.

    Besos de Pecado, mi querido D. Sayiid. Casi sin aliento.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.