Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Tempestad...

Emulsión fluida y, al tiempo densa, que mana, que fluye, que emerge para derramarse, sembrar, regar, rociar  mis columnas, las que, decididamente, se enredan cual hiedra al frente de tus caderas y se elevan ancladas a la altura de tus hombros, en cada una de esas embestidas, de esos envites, de esos acoples de tu carne a mi carne, de tu puñal a mi vaina, en ese vaivén donde se juntan mis jadeos a tus apreturas, mis alientos a tus gruñidos…, en esa salvaje violencia que antes fue sosiego, besos quedos y murmullos…


Es necesidad, deseo, pretensión, avidez… y ambición lo que sientes. Es querer, ansiar, codiciar… en lo excelso de mis centros el llenarme de ti, el  forzar las paredes de mi templo que para ti, como un dios con el mayor de sus dones, se dilatan en tu recorrido y es ahí, en mis adentros, donde desleír tu licor en mis aguas, en el juego perfecto de mi carne tan sedienta, ansiosa, ávida… como la tuya…

 

Son mis pechos, voluptuosidad en tus manos, y mi vientre, sedimento de las mieles que te embeberán, los que se convulsionan, se acalambran en ese gesto de invasión enardecida y delirante, casi irracional y animal que se anida al ritmo de dos corazones, de dos almas que laten y respiran al unísono… en un volcán a punto de reventar sus entrañas en un hálito de gemidos, los tuyos y los míos, que encajan entre sí como la bravura del mar contra las rocas cuando el viento lo encumbra en medio de la tempestad.

10 comentarios:

  1. A partir de la siguiente entrada, ya se irán publicando los relatos, salvo algún que otro texto independiente, pero empezaré de nuevo con lo habitual.
    Gracias a tod@s.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  2. Es vuestro cuerpo templo de pasión, de lujuria y de concupiscencia…

    Templo al que se entra en silencio, despacio, poco a poco, sintiendo el roce de la divinidad, la fuerza de lo eterno, la religiosidad de la más pura y virginal de las bellezas…

    Pero una vez dentro, son los espíritus de la lascivia y la lubricidad los que se desatan y se muestran en todo su poder, en todo su esplendor, en toda su potencia…

    Y la tranquilidad da paso a la presteza, y la calma da paso a la impaciencia, y el control da paso a la indisciplina total…

    Y al galope de los sentimientos de la máxima excitación, destrozando cuerpos, quemando pieles, mordiendo labios, violando sexos, usando anos…, llega el éxtasis de la confirmación, de la explosión de sensaciones, el más sublime clímax de las convulsiones..., que nos llevan al fin del fin…

    Y una vez roto, agotado, acabado, vacío pero feliz y pleno…, llega el momento de la voluptuosidad y el abandono, del goce de la desidia, de la apatía del descanso del guerrero mientras, entre tus poderosas y blancas columnas, resbala la emulsión fluida, densa, caliente y blanca, que emerge del mismo centro de tu templo para derramarse por y para mí…

    ¿Regalo de dioses u ofrenda para la divina diosa afrodita, hecha carne en la tierra…?

    Sea lo que sea..., besos desde la mansión, mí querida amiga…

    ResponderEliminar
  3. Bueno tenerte de vuelta por acá.... no dejes nunca de poner tus histórias y tus imágenes....
    Esa tempestad es lo que hay de mejor..... una luvia de amor, pasión..con ventos de lujúria y placer....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Delitos. Yo también me alegro de verte. Estuve sin posibilidad de publicar por causas técnicas :-)
      En esas tempestades es donde realmente está la calma.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  4. Apasiona leer así... imaginando esa tempestad en la carne y en el alma, dejando que toque en las pupilas la fuerza desatada y el vertido de su mar. Tempestad deseada y apasionada, Mag. Un placer leerte, preciosa.

    Mil besitos y buenas noches.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Aurora.
    A veces se nos desbocan tanto los sentimientos y nos envuelven tan apasionadamente las sensaciones que no queda más que convertirse en tempestad.

    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  6. Tempestad entre los cuerpos que se agitan a la vez.

    Besos dulces y dulce fin de semana para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulce, y esas tempestades son las que dan la calma después...

      Muy buen día y finde para ti igual.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  7. Ya estoy acá Mag, siempre un placer leerte.

    Es Tu Dios quien en tu templo habita para ser carne de tu carne, tempestad bravía reventando tus entrañas que gritan delirando la pasión embestida follando hasta lo mas profundo de tu ultimo gemido.

    Un beso pecaminoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Follarse el alma del otro, mutuamente, Marieta, follarse el alma.

      Placer tenerte en esta Casa.
      Besos de Pecado.

      Eliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.