Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

martes, 17 de noviembre de 2015

A Ti, Nuestro Señor...

Ante Ti, de rodillas, Mi Amo y Señor,
marcada Tu Diosa como Tu más Fiel Sierva,
a tu siempre esclava voluntad,
prisionera del deseo de tus dominios,
obediente de tus más lujuriosas perversiones,
que me llevan al delirio del placer.
María

Aquí me tienes, digna de Tu Voluntad,
Mi Señor eres y a Ti me debo pues tuyas son
las marcas tatuadas en mis entrañas;
atada estoy a tus deseos, desatada de mis dominios;
desnuda en vergüenzas, perdidas las incertidumbres.
Tuya soy y en tu placer está mi gozo.
Mis límites son tus límites.
Yo

Me muestras a Tu Reina y Señora,
Dueña de tus deseos más fervientes,
incitándome a las más lascivas perversidades,
castigándome a la voluntad de tus deseos,
sometiéndome al dominio infernal del pecado,
y desde Ti descubrir el placer lésbico desconocido.

Soy yo, quien de tu silencio comprendo el juego
de hacernos nuestras pensando en Ti
Soy yo, quién del modo más impúdico,
asciende desde sus pies hasta su vientre 
arrastrando mi lengua en busca de sus aromas y jugos,
de esos que impregnen mi boca... 

Agitación acelerada de mis sentidos 
al escuchar tus ardientes palabras, Mi Señor,
contemplando ante las pupilas de mis ojos 
la auténtica belleza de Tu Sierva Reina,
desnuda, vendada y atada para ser usada por mí,
con húmeda ansiedad arranco sus botones,
dejando al descubierto la voluptuosidad de sus pechos erectos,
succiono de ellos hasta la saciedad de tu voluntad,
lamo con apetito sus labios, bebo a sorbos sus jugos,
con mis dedos penetro su cielo infernal,
arrancándola el placer entre gemidos,
mientras a gritos me pide: 
¡¡¡dame más!!! ¡¡más!!! ¡¡quiero más!!! 

Paciente aguardo mi momento entre los jadeos y gemidos,
y en los "más" que pido se esconde el fuego
ese que desvelará la dulce venganza de mi deseos,
más Reina y Señora soy, más no sierva de mujer.
Pero de Ti, Maestro, he aprendido de las perversiones y las paciencias,
y en mí has sabido despertar tacto y fusta, rueda y látigos,
pues sí soy acólita de tus designios y de tus enseñanzas.

Pruebo de los dedos de tu esclava los jugos de mi propio placer
y de ellos me embebo como el veneno que resucita a la serpiente.
Siento en las erectas atalayas de mis senos
la presión de sus labios.
Goza, gime y se excita la sierva mas ahora es su tiempo,
luego, al mío se someterá.

Y mientras nos observas sentado, Tú, Mi Señor, 
excitado al ver nuestros placeres más perversos,
ella más me implora, yo más la doy, más gimo,
y más inyecto en ella la lujuria que hay en mí,
toda la que Tú, Mi Señor, me provocas,
mientras de rodillas me inclino hacia Ti,
 te acercas adentrándote en mí alma de Diosa, 
a probar las mieles de mis labios desbordadas,
saboreando tu lengua hasta la última de mis gotas,
apartándote al suplicarte de rodillas Tu Reina y Señora,
la penetres con fuerza por detrás, 
embestida tras embestida, azote tras azote,
entrando y saliendo, saliendo y entrando,
gimiendo y jadeando exaltada entre alaridos y lágrimas,
profundamente enloquecida de placer por Tu Falo,
y yo de rodillas ante Ti, Mi Señor,
esperando la comunión de vuestra consumación,
pruebo de Tu Empuñadura vuestras mieles, 
con mi boca ardiente de Diosa,
hasta ser gemido en mi garganta.

Cohabitadas todas tus ganas en mí,
aún cuando jadeo y entre mis piernas discurre Tu Savia,
ese beso que me otorgas en la frente con tu hálito exaltado,
bendice mi entrega a Ti y, en respeto y humildad,
con gracia dada,  mi boca los pies te besa en pleitesía, Mi Señor.

Y mientras ella observa, deseosa de tu posesión,
erigida digna mi cabeza y mi mirada en la tuya,
Tú me otorgas los derechos sobre ella.
Santas y Maestras Tus Palabras, Mi Señor:
“Tú eres la Reina y Señora, doblégala para mí.
Ahora, ella a ti te debe obediencia…
Compláceme, Mi Sierva.”
Y en mi mano entregas la fusta de castigo,
dándote las gracias por ello.
Diestra mi mano, perversa mi mente,
consentida soy.


Entregada Tu Diosa a Ti, Mi Señor Amo, 
Tu Más Dócil y Dulce Sierva, 
Esclava de tus más perversos placeres,
en ella me entrego por Ti, Mi Señor, 
en alma, cuerpo, mente, piel, y latido,
complaciéndote hasta mi último aliento, 
para ser usada a tu antojo y capricho,
dominada por ella para satisfacer tus deseos,
en esta lujuria que me desgobierna
y me desata de inmenso placer;
a ella me entrego en obediencia por Ti, Mi Amo,
Todo y Más por Ti, Mi Dueño y Señor,
esperando de ella la fusta de castigo,
siendo para mí la del gozo consentido.

 
Y tú, su sometida, te inclinas sobre la mesa
 con la sola orden de mi mirada.
No necesitas Su Aprobación.
Nuestro Señor te ata cómo solo Él sabe, cómo Él desea.
Cuerdas que te amarran, que acrecentarán tu obediencia.
A tu postrera me sitúo y
la fusta vuela en el aire pero solo acaricia tu piel,
Suave, calmada, precisa… se desliza sobre ella,
y Nuestro Señor, de pie ante tu cuerpo, nos observa.
La fusta baila en el aire, silba la melodía que alaba tu piel
y se estrella kamikaze sobre tu cuerpo.
Te estremeces y sin compasión,
pero como me ha enseñado Él,
te rozo la piel una y otra vez
hasta que tus lágrimas desbordan tus ojos
y tu piel reclama benevolencia…
Y la obtiene cuando Él, Tu Señor y el Mío,
se acerca y eleva tu rostro.
Te ordena y abres la boca
para sentir en ella la mordaza que se anuda a tu nuca
y ahoga tus gemidos.
Seguro Él, se acerca hasta mí, dejándome a Su Diestra.
Palmotea tu carne enrojecida y te contraes,
antes de sentir la embestida salvaje de su hombría,
de su dote…  abriéndote las carnes
Y reclama mi atención.
Clava su mirada en mí…
Y en mi frente y en mis labios recibo la bendición de su boca.

Y yo, Tu Sierva, entregada adorándote y rendida, 
a Ti, Mi Señor, en esta ferviente placentera agonía,
profundamente sintiéndote gozarme glorioso, 
eyaculas tus aguas benditas encima de mis nalgas, 
bautizando mi piel sedosa de Diosa, 
sellando en ellas, con tus labios, Tu Nombre.


María Perlada   Lady PI, Mag
Podéis ver  la otra versión en la
Casa Perlada de María, 



20 comentarios:

  1. Todo un placer y un privilegio haber podido trabajar con Marieta a la hora de realizar este proyecto. Pudiéramos, tal vez, haber abreviado un poquito pero hay ocasiones en las que no se encuentra el fin. Esta es una de esas.
    Marieta, solo darte las gracias por la paciencia y por el esfuerzo invertido en esta primera colaboración. Sabemos que no ha sido fácil pero, merece la pena, y de aquí sacamos una grata experiencia que nos será útil para futuras colaboraciones. Estoy convencida. Nos ha servido para conocernos un poco más, ver nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades... y eso, siempre es muy positivo.
    Gracias, simplemente, gracias.

    Y, a quienes nos leéis en esta Casa del Pecado, también agradeceros el paseo por estas letras y os invito a visitar su Casa Perlada como he mencionado.

    Besos de Pecados para tod@s.

    ResponderEliminar
  2. Ha sido para mí un honor haber versado contigo, Mag, la Reina y Señora del pecado, lujuria, y perversión, pero también del arte, creación y belleza literaria, dos estilos diferentes, el tuyo y el mío, unidos en una misma entrada, ha sido un verdadero placer.

    Me ha encantado cómo te ha quedado la entrada, con esas fotos tan eróticas, como no podía ser de otra manera en ésta casa del pecado.

    Mil gracias, preciosa.

    Un beso pecaminoso enorme.

    ResponderEliminar
  3. Como dije en el blog de María, una revelación, proclamada con devoción por ambas. estilos distintos que confluyen en un mismo sentir.

    Besos dulces para las dos.

    ResponderEliminar
  4. Como dije en la casa de María, ustedes dos juntas dejan sin palabras al resto de los comunes mortales. Felicitaciones por tan gran trabajo.

    A vos, a mi hermosa amiga, la Reina indiscutible de este estilo, te dejo el más fuerte abrazo e infinitos besos, el resto... el resto ya lo sabe(mo)s.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades, habéis sacado un relato enormemente elegante y excitante a partes iguales.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas gracias a tod@s, de verdad. Para mí ha sido algo realmente especial y he invertido mucho tiempo, a´si que bien ha merecido la pena, como ya he dicho. Ella es grande así que había que estar a la altura.

    Besos de Pecado para tod@s y reitero mi gratitud.

    ResponderEliminar
  7. Galopando por la sierra y sin pisar las espuelas,
    los rayos del sol lucían, revolviendo mi conciencia...,
    mañana habrá tinieblas, donde la tibieza se desasirá de él,
    Pletórico con los rayos que aprisionan vuestros versos.
    Son como cuando desde la era, con un sombrero de paja
    copulaban entre bestias, caballos que se rebelan
    de tanto dar..., vueltas y vueltas.

    Esta noche mirare a las estrellas y sonreiré a la LUNA
    esa que nos hace crecer, nos hace llorar, pero de placer…,
    capaz de destapar los sueños que sediento de ellos
    mi cuerpo los explora, y los deja mecer entre vuestros versos...
    Coplas vivas. Tientos y Peteneras..., Livianas y Soleares
    Junto al Duende del Maestro el que se mece en mi alma.
    Alma segura se siente, desde el amanecer al alba
    Compartiendo vuestros versos, versos que calman mi alma.

    Besos 'pa' las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impresionante tu comentario, Antonio. Maravillada, sorprendida y emocionada. Pocas veces he recibido comentarios así y los guardo como parte de mis tesoros.
      No sé qué decirte, salvo gracias con todo cariño y sinceridad. Y espero volver a saber de ti.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
    2. No te sorprendas, amiga..., hace tiempo que te sigo ya que formas parte de María. Seres como vosotras sois agua manantial como de niño venia..., caño de hierro colado de las añejas acerías.
      Vuestras letras sublevaron mis pasiones, dando libertad a mí vida..., la que no viví..., la que no soñé, ni me dejaron vivir un ratito de esa vida; placeres que me robaron y sueños que me abortaron y la pasión que mi cuerpo nos desfogo en su tiempo, por aquellos que nos llenaron de cadenas encadenaron mi cuerpo,
      Hoy los rayos de sol que penetran por vuestras ventanas, se hacen de ayer y enriquecen mi alma…, mi cuerpo se duele de rabia, pero sigue ahí y no camuflado…, hoy dando traspiés pero con la fuerza que Marie me ha dado, y ya ves amiga…, tu estas a su lado pensando y soñando vivencias que un día le robaron a este corazón.
      Gracias a vosotras… emergió del barro ese hombre nuevo que quiso nacer.
      Besos

      Eliminar
    3. Amén. Solo Amén.
      Y aquí estoy para lo que precises, para hacerte vivir con mis letras y pasiones... Sabes que de la mano de este Pecado mío nada malo puede acaecerte.
      Mil gracias, de nuevo y amén.

      Eliminar
  8. Cuando dos mentes virtuosas se unen con un fin común, sus capacidades artísticas no se suman, sino que se multiplican, incrementando de manera exponencial el goce de disfrutar de sus letras, de su pasión, de su entrega, de su lascivia y erotismo primoroso…
    Dos mujeres entregadas, dos mujeres sometidas, dos mujeres dispuestas a todo, incluso a lo que jamás pensaron que podrían estar dispuestas, sólo para complacer a el hombre que las posee, que las domina, que las goza…
    Afortunado es ese hombre, pues puede gozar de las miles del Olimpo en la tierra… Y digo bien, del Olimpo, pues un hombre como ese ha de sentirse, indefectiblemente, como un Dios en la tierra, honrado y adorado por tan hermosas y sensuales damas…
    Una obra impresionante, mis queridas Lady PI y María, capaz de estremecer al alma más dura y avezada, y hacer que un escalofrío recorra la medula espinal del hombre más frío y desangelado…
    Afortunadamente yo no soy ni lo uno ni lo otro, y vuestras palabras me han trasladado a maravillosos salones iluminados por la tenue y acariciadora luz de las velas, donde don hermosas odaliscas danzan para su Señor y se esfuerzan para complacer todos y cada uno de sus deseos…
    Gracias…, gracias por llevarme a tan maravillosos y excitantes lugares, mis queridas amigas…
    Seguiré disfrutando de vuestra maravillosa obra durante mucho tiempo :-)
    Besos desde el Olimpo…, digo…, desde la mansión ;-)
    Sed siempre felices….

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A usted, mi querido D. Sayiid, no hay mucho que decir que ya no sepa, la verdad.
      Mil gracias por venir a esta casa. Ya ve que aquí no hay mazmorras :-) pero algo vamos aprendiendo de tanto ir a su Mansión.

      Espero siga disfrutando de este lugar y de su Señora por mucho tiempo, mucho más del que ya nos conocemos.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  9. No es fácil hacer un dueto Mag y Maria, lo han logrado brillantemente. Pasion, piel, sexo... Combinados son una bomba atomca .Mis felicitaciones a ambas

    ResponderEliminar
  10. Gracias por pensar así. Efectivamente, no ha sido sencillo pero nadie dijo que lo fuera. Ya está y me siento (nos sentimos) orgullosa(s) de nuestro trabajo.
    Y gracias por pasarte porque tienes siempre la puerta abierta pero te pasa a ti como a mí con las mazmorras, que las vemos de lejos :-)

    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  11. Agradecerte de nuevo, Mag, por tenido la gentileza de haber versado conmigo, ha sido una bonita experiencia, que quedará grabada para siempre en nuestro poema dueto, dejando cada una nuestra esencia, la tuya pecadora, la mía perlada, con nuestras imágenes respectivas, cada cual elegidas.

    Y quiero agradecer a todos nuestros amigos comunes blogueros, que han comentado aquí, en nuestra entrada, así como dar las gracias a mi querido amigo Antonio por haber tenido el detalle de venir a conocer tu blog y dejar la esencia de su corazón como es su costumbre porque tiene Alma de Poeta, lleva el arte en su sangre.

    Gracias por siempre.

    Besos dulces de seda a todos y a ti Mag, como siempre, pecaminosos, como no pueden ser de otra manera para la Reina y Señora del Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aich, Marieta... Eres tan impulsiva como sentida.Un torbellino :-)
      Me gusta eso.
      Ya casi nos lo hemos dicho todo pero seguro que tenemos mucho más que aportarnos, así que en cuando sea nos volveremos a juntar para crear este vínculo que tenemos. Sea bueno o menos bueno el resultado, eso es lo menos importante. Lo que sí es, es la amistad, las ganas, el interés que le ponemos, el saber valorar lo que es una y lo que es otra y respetarlo..

      Y sí, bella persona parece ser tu amigo Antonio, mío desde ya, desde su sombra y desde su luz, porque es esta Casa del Pecado, por muy oscura que parezca tiene mucha, mucha luz...

      Besos de Pecado para ti, querida Marieta...
      Y para todos...
      Y para todas...
      Para l@s que hablan silencio y para los que se dejan ver.

      Eliminar
  12. No quisiera repetirme, Mag. Vengo de visitar a María y sólo tengo palabras... las pocas que me quedan... para exaltar tan intensos poemas. Un placer leeros en esta sintonia. Un lujazo.

    Mil besitos para ambas y mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
  13. Aurora... mil gracias.
    No necesitas decir nada y lo sabes.
    Ha sido un placer escribir con ella a pesar de que yo no había escrito a medias así con nadie, en un poema quiero decir... pero ahí queda para la posteridad.

    Besos de Pecado y gracias de nuevo, en serio.

    ResponderEliminar
  14. Fascinante lo que han escrito. Lujuria a un nivel máximo.
    Y me parece que esa es una de las fantasías más intensas a la que se puede aspirar.
    Gracias por hacernos imaginar semejantes experiencias libidinosas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,Demi. Mil gracias, de verdard. Perdón por la tardanza.

      No sé si es la experiencia más intensa pero vamos, por ahí anda con otras que tampoco son de ignorar, pero, supongo que para un hombre tener a dos hembras a su antojo debe ser espectacular...

      Besos de Pecado.

      Eliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.