Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

jueves, 4 de febrero de 2016

Tuya... Mío... Nuestros...

Adormilada, boca abajo, como cada amanecer, te siento a mi lado moverte, acercarte a mí… Siento tu beso en mi hombro y tu mano en mi espalda, bajando despacio sobre la tela que me cubre y bajo la que solo vive mi desnudez.


Atisbo con los ojos cerrados el peso de tu mano entre la calidez de mis piernas, buscando en su norte el rocío de la mañana y tus dedos, como pétalos sedientos, se bañan de él, en esa humedad caliente que mana en suave gemido.

Dulce oscuridad la que cubre tu paso, que se cierra en torno a ti antes de que bebas de ella en ese beso compartido de tu boca y la mía.
Y es así, como siento tu cuerpo sobre mi espalda, como una segunda piel, y el roce de tu enclave limitado a mis estrecheces, humedeciéndose al hacerse camino.

Es mi espalda la ladera por la que te enfilas, el cauce de tus manos hacia mi cuello, hacia mi nuca donde, férreo domador, amarras mi melena y tiras de ella, obligándo a erguirme, a gemir tu nombre en plegaria maldita.
El chasquido de tu mano me pone en trote con las rodillas bien asentadas, con el pecho empinado, mostrado y entregado al clamor de tu mano.



Libre me cabalgas. Libre siento tus embates cuando amarrado a mis caderas mi pose se convierte en oración al este y el tuyo proclama al cielo. Tu aliento quema mi boca sabiéndome tuya…

Tuya en cada envite.
Tuya…
Tuya…
Toma… Cojo…
Tuya…
Tuya…

Y cuando más tuya me haces, más Mío te sientes.

Mío…
Mío…
Mío…
Dame... Tomas...
Mío...
Mío...

Mío en cada golpe, en cada derramamiento… Mío… Tuya...
Y es mi sexo la flor que se abre a tu paso, canal fortificado de deseo, de la lujuria desvestida.


Último alarido. Último grito.  Último aliento bañado en tus tibias esencias, blancas e impolutas, que se resbalan sobre el canal que deriva en el centro de mi cruz, en tanto tú eres honrado con la bendición de mis aguas, las que purifican lo desvirgado, lo sacralizado en ese último verbo que somos tú y yo en este Divino Pecado de sernos y pertenecernos. 
Y es tu cuerpo volviendo a descansar sobre mí, rendido, abatido... Resurgido y resucitado mientras yo bebo todavía las mieles de esta pasión .


14 comentarios:

  1. Wawwwwwwwwwwwwww deliciosa pasión.

    A tus PIES

    ResponderEliminar
  2. Cabalgando hacia las praderas del paraíso, trotando hacia el placer de sentiros muy adentro, en cada gemido, desde la profundidad de las gargantas, se pronuncia firmemente la entrega de dos almas y dos cuerpos follando al amor y a la vida.

    Un beso pecaminoso.

    ResponderEliminar
  3. Embestida ungida en pasión y fuego… Deliciosa culminación, elixir, sobre la piel firmado…

    Un placer visitarte…

    Bsoss!!

    ResponderEliminar
  4. Las aguas mas puras, aquellas de las entrañas purifican lo carnal y lo vuelven plegaria.

    Beso dulce Magda y un dulce fin de semana para ti.

    ResponderEliminar
  5. Derramas la intensidad en tus letras, ese tuya que es lo es todo

    Besos muy dulces Magda

    ResponderEliminar
  6. Mil gracias a todos y a todas por vuestros comentarios, por vuestra presencia en esta Casa y por hacerme compañía con todo ello.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias tí... Princesa Llena de Pecado.... Gracias a tí por tu letras....!!

      Eliminar
  7. Y como no visitar esta Casa, con todo lo que nos haces vislumbrar. Con esa forma tan poetica de describir esas intensas sensaciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Demi!
    Mil gracias por venir, de verdad. Me encanta saber de ti en esta casa.
    ¿No tienes miedo a ser pervertido? :-)

    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Snf snf snf que celitos me han entrado porque solo has respondido el comentario a Demiurgo jajaja.

      Un besazo, guapísima.

      Eliminar
  9. Confesiones en íntima entrega, suma de pecados en la piel, abertura de lo divino para el derrame de la lluvia celestial... La mía, la tuya, la nuestra...
    Un auténtico placer, Mag.

    Mil besitos, preciosa mía y feliz sábado.

    ResponderEliminar
  10. Una auténtica lluvia de placer.
    Un momento tan íntimo que grita desde dentro.

    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  11. Infiel.... Sí!!!
    Tienes razón.. Estuve desaparecido de esa casa maravillosa por mi pérdida...
    He cambiado mi ordenadora... he perdido algunos enlaces... he hecho confusión entre link de amigos.....y con links cambiados... .
    Pero no importa.. estoy por acá ahora y siempre....no hay más dudas en relación a tu dirección...
    Pero vengo acá y quédome perdido: En tus palabras, en tus deseos, tentaciones, en tus órdenes... la belleza de tus imagenes... la descrición más pura de un acto de amor...!!!
    Buenísimo... un post marcante y lujurioso....
    Besitos llenos de placer y pecados!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te echaba de menos pero como vamos y venimos y no hay obligación tampoco había echado cuentas.
      Pero me alegra saber de ti. Nos cruzamos y eso me gusta... ¡¡hasta estos besos tuyos tan tentadores!!
      Estamos en contacto y mil gracias por tu visita y tus palabras.

      Besos de Pecado.

      Eliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.