Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

domingo, 27 de marzo de 2016

Resurrección...


¿Es Pecado mi amor, Mi Señor?
¿Debo temer por mí?
No blasfemo tu nombre en pos de un deseo, 
ni me vanagloria el seguirte o besarte los pies pues sierva de Ti soy mas no de nadie.
Espero tu gloria entre los poros de mi piel, 
rendida a tus entregas y suplicando tus bendiciones, 
beso en la frente que me hace Señora y Reina, Tuya, de Ti. 
Goza en mí, pues, yo soy de tu Nombre…
Andaba perdida, confundida; ciega y sorda,  y Tú  me hiciste más digna.
Tú me prendiste de la mano y me miraste a los ojos.
Vi el mar, el viento, la lluvia, la paz, la esperanza… la Libertad. 
Tú, Mi Guía, Señor.
Mi Raboni.*
A Ti me entrego. A Ti me doy. De Ti soy.
Tú renaces. Tú revives. Tú te haces…
porque Tú me haces, me revives…
Nunca más pequé pues Tú me bendijiste 
cuando tus dedos escribieron mi nombre sobre la arena del desierto 
y me dijiste: “Ven, Mujer...
Y tomando con fuerza tu mano, Te seguí…
Tú,  Mi Alfa y Mi Omega.

Raboni, término hebreo con el que María Magdalena se dirige a Su Señor una vez que lo reconoce ya resucitado. Significa "más que Maestro".

jueves, 17 de marzo de 2016

Hembra de Aguas y Viento...

Asentada sobre las aguas,
ataviada de púrpura y escarlata,
yace la hembra montada sobre la bestia poderosa;
con todo su misterio embriagada y fornicada
supura pecado por su boca, maldiciendo
a quien la marca en su frente y la señala
como Puta de su Señor,
Príncipe negro
en sus noches más oscuras.



Puta y Sumisa,
dominada solo por su Señor,
que, como el viento
se vuelve la única fe,
que la pone de rodillas,
porque cuando el manto de la luna azulada cubre el cielo
ella sube al altar del Pecado
y, con un beso en la frente,
es honrada como Reina y Señora.



martes, 8 de marzo de 2016

Rey y Reina...

Toda Reina precisa de un Rey... Su Rey,
quien la proteja en todo momento... quien la guíe en lo preciso...,
quien le brinde fuerza y aliento, calor  y sostén...
Quien la tome de la mano y recorran Juntos así el camino como los desvíos.
Todo Rey precisa de una Reina, Su Reina.
Única porque no hay otra en su mente, en su corazón y en su alma.
Ella es tan de Él como Él lo es de Ella.
Son Entrega y Pasión,
Libres y unidos en la Ternura y el Respeto.
Ella en Él.
Él por Ella.
Consagrada en su altar,
Su Voluntad se hace carne,
y sus bendiciones colmadas con el digno beso en la frente.
Entre ambos sobran las palabras.
Ella sabe de Sus Deseos, Él de sus anhelos.
Y así, Enaltecidos,
son Uno para el Otro...,
Es Ella ,Reina y Señora... Él, Rey y Señor.


En colaboración con Feyd
Gracias.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.