Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Salve Regina...

Mi Reina y Señora, ante Ti me inclino.
Ante Ti me postro de rodillas,
pues Digna eres de mi respeto y plegarias.
Bendíceme con la imposición de tus manos,
con la vehemencia de tus gestos y palabras.
Mas Tuyo soy, Salve Regina.
Contigo me elevo.
A Ti te loo todos mis deseos.
Siervo soy de Tu Indulgencia,
de Tu Perversa Misericordia,
de Tus Morbosos Deseos,
pues no hay mayor orgullo que ser de Ti.
A Ti, Mi Señora.
A Ti, Mi Reina.
A Ti, humildemente, me ofrezco.
A Ti suspiro, gimiendo y gozando,
en esta entrega de mi cuerpo a Tu Voluntad.
Amén.


16 comentarios:

  1. Salve, Regina immitis,
    Salve Regina, quamvis servus
    quidam genu propter vos
    alii, impatiens, expectare,
    suavitate frui corpori
    et nudum latus.
    Salve, Regina immitis,
    Subditas viris mulier,
    Regina autem servus per me

    Sayiid

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie puede reclamar a la Reina y Señora. Ya lo sabe usted. Por el bien de ella, por el bien de sus siervos.
      Amén.

      Besos de Pecado, mi querido D. Sayiid.

      Eliminar
  2. Nada más que Amén hay que decir en ésta entrada, porque con esa palabra ya está todo dicho.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Uiiii que poema... que deseo, que bendioción!!!
    Con todo eso, hay que pedir la ayuda a los dioses para enfrentar a esa tentación!!!
    Una bella entrada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre y de rodillas o de pie con la mirada hacia el suelo, símbolo de respeto :-)
      Gracias, Delitos.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  4. Mé olvidé el principal...
    Dejarte un besito cariñoso y lleno de admiración....

    ResponderEliminar
  5. Plegaria y ofrenda para una Reina y Señora.

    Beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada pide y todo lo da. No hay mejor Reina y Señora que esa pero que sabe lo que merece.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  6. Woww!! Magistral ofrenda… No cabe más que decir AMEN!

    Verdaderamente sublime, Mag…

    Mil Bsoss!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Gin. Bellas palabras para mí que me azoran.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  7. Cuando la ofrenda es deseo y el deseo es ser la ofrenda...
    algo más que sublime, querida Mag... y lo sabes, preciosa.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es correspondido: La entrega y dádiva, el recibir.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  8. Adios te digo...Reina y Señora, pues bien he comprendido que la fugacidad de lo eterno cuando llega tiene su hora indeterminada. Sabes entender el surrealismo de mis palabras y su dulce incoherencia, ahora más coherente que nunca. El tiempo pasó, sí, y es hora de cerrar la puerta eternamente, puerta que nunca se abrió.
    A tus pies. No leeré tan siquiera mis palabras en tu espacio...así quedará en suspenso..mi sentido del sinsentir..pues ya no siento...espuma de los días soy..humo.

    ResponderEliminar
  9. He venido a dejar un beso!!!!
    Gracias por la visita a mi Reino!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tu Reino de Pecado se está muy bien.
      Besos de Pecado.

      Eliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.