Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

sábado, 13 de agosto de 2016

Boca de lobo...


Exhalan mis alientos en un gemido alargado, 
pendido del roce de tu lengua,
de los exabruptos de tu deseo encendido,
ese que muerde mi piel exudada.

Se clavan tus  manos como ganzúas que elevan mis salientes,
rocas incautas a las aristas de tus yemas
que cincelan volutas que arrebolan y endurecen mis cabillos
sobre aureolas emergentes que se expanden en el capricho de tus actos.

Aprietas, y revienta el viento entre mis labios.
Otilas, y el verbo se lubrica. 
Altar de tus embates,
de los besos que coronan este río ígneo de aromas y sabores.
Cáliz que se llena de la palma de tu mano
mientras danzan fieras en tu pecho.

Juntas, unes, levantas y te blandes al boreal de mi sexo,
carnal desafío de los bramidos de tus demonios,
y, como Lobo salvaje, lames y  dentelleas mi carne... 
Dos lunas plenas.



8 comentarios:

  1. La sed se sacia con la carne y asi lo muestras
    intenso y erotico

    los gifs aun mas elevan la entrada

    Besos dulces Magda y feliz finde

    ResponderEliminar
  2. El pecado se hace placer mientras cantas ese poema fuerte, una narración exacta del instante mágico donde dos amantes se entregan a los pecados de la lujuria.
    Poema que nos incita a pecar... a amar y sentir el placer máximo del pecado o el pecado máximo del placer.
    Besos de pecado!

    ResponderEliminar
  3. Es innegable que tu blog incentiva pensamientos pecaminosos, fantasías lujuriosas de alta intensidad. Tanto por las imagenes como por las palabras. Y es una de las razones para frecuentarlo.
    Está claro el sentido de esas dentelladas de lobo en un cuerpo femenino.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Woww! Cuánta fuerza y pasión que desborda todos y cada uno de los sentidos, Mag… Extraordinarios versos, que incitan, te arrastran a tan salvaje lujuria… Y las imágenes, perfecto aderezo para tan pasionales letras…

    Un verdadero placer, amiga…

    Bendito y maravilloso post!!

    Bsoss y cariñoss!! ♥

    ResponderEliminar
  5. El influjo de la luna causa estragos en los lobos, dos ni te digo ;) Erotismo en plenitud y las imágenes perfectas.

    Beso dulce Magda y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Mmmmmmm esa boca que todo lo devora, esos bramidos de demonio y esas imágenes cómo me exaltan, me elevan y me ponen a mil.

    Hoy tu entrada me ha llevado al mismo cielo, la verdad es que es una gozada, Mag.

    Besazos pero hoy de lo más pecaminosos.

    ResponderEliminar
  7. Sublime partitura derramando esta sinfonía de erotismo y lujuria. Cada una de tus notas eleva a la siguiente en parada respiratoria. Me maravillo al leerte Mag.
    En lo exquisito del placer te columpias y nos cantas así de pletórico.

    Mil besitos, preciosa mía.

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias por vuestros comentarios.
    No sé qué me pasa pero cuanto más tiempo tengo, menos hago.
    Perdonad mi dejadez.

    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.