Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Crucifixión en Mi Señor...


Crucificada en tu piel
martirio de este deseo por ser Mujer.
Tuya soy en este calvario de carne
donde pasión y anhelos son cauce de mi sangre.

A tus pulsos me ato, 
voluntad engendrada de mi Señor de Señores.
De Mí toma la ofrenda;
mientras para Ti enervo mis silencios
e invoco mis esencias
que ensalzadas sean en pos de la tuyas.

Sean tus flagelos ab libitum
zaherimiento de mi cautiverio,
astillas que se clavan en mi piel tras la fusta
que se mece en tu destreza
mas en mi servil sufrimiento 
está la Gloria de tu placer,
Majestad suprema de tu beneplácito.

De tu santa cruz pendo,
ocaso endrino que renace entre mis piernas
a vehemencia de tu albor
en ese envés de tus caderas que amarizan
el templo que por Ti se hace sacro.

Sea mi condena ensalce de tu Don,
condominio nato entre Nos,
óbolo y asenso plenos de Mí,
en humildad, respeto y admiración,
por y para Mi Señor.

En tu Cielo soy Hembra.
Tú en Mí, Señor entre Señores.
Mi Señor.

11 comentarios:

  1. Versos que suenan a entrega ...
    Que mayor placer que ser crucificada en el poder que le otorgas ...
    Por El ...

    Señor de los Señores !!!
    Mi Señor !!!


    Besos dulces y feliz Domingo

    ResponderEliminar
  2. Plegaria oradada cuando el ofrecimiento es incondicional, recitada en los encuadres de un altar... El mismo que ambos amantes usan de andamiaje para su Cruz.

    Admirable, Mag.
    Mi reverencia, preciosa.

    Mil besitos

    ResponderEliminar
  3. Hay entregas gloriosas, hay entregas maravillosas.
    Hay declaraciones de amor que son especiales... hay declaración de amor que es un espectáculo de se leer... hay otras marcantes y eternas.
    Esa leída acá contempla todas... és más que una declaración... es una oración de confesión apasionada!!!

    ResponderEliminar
  4. Sublime oración de alma y carne que se venera y se entrega… Y hágase pues su voluntad… Amén.

    Hermosa maestría tu pluma, mi querida, Mag…

    Bsoss enormes, y feliz domingo ♥

    ResponderEliminar
  5. Amén.

    De Tu Señor eres, a Tu Señor rezas el credo de rodillas, ante el sagrario de su alma, condenada a sus piés, por El eres, por El te sacrificas en la pasión.

    Un placer leerte, Mag.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. En un terreno que dominas bien elevas esta oda a Tu Señor, con toda tu versatilidad en el lenguaje que hace de cada palabra toda una intención. Un Señor entre Señores, nada más único.

    Beso dulce y dulce semana.

    ResponderEliminar
  7. Eso si es forma de "rezarle" a tu Señor... del Pecado, claro. En este caso el sacrificio tendrá su recompensa con la pasión desatada del Señor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Tremenda plegaria le dedicas al ser que todo te da. Si fueras una religión, creo que ya me hubiera convertido.
    Besos Señora ;)

    ResponderEliminar
  9. Muchísimas gracias a tod@s.
    Agradezco infinitamente cada una de vuestras palabras y sentimientos, vuestro tiempo y dedicación.

    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  10. Un ofrecimiento incondicional de una digna sumisa.

    Espectacular!

    Saludos.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.

Bajo esta serpiente que abraza hallarás todas las PECAMINOSAS IMÁGENES que nos concede el Pecado.
Deja que su Tacto encarne las pupilas de tus ojos.

.

.

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

Te acercarás despacio a mi espalda para hallarme bajo la sábana...

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

En nombre de ti, de mí y del polvo que somos y en el polvo que echaremos. Amén.

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Traza sobre mí arabescos con tus manos y tu lengua...

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

Y marcaré sobre tu piel la señal de la putísima mujer.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.