Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

martes, 18 de octubre de 2016

La plegaria de la Hetaira...



Seas Tú, 
quien como Dueño y Señor 
de la Hembra que subyace en Ti, 
derrame su Sabiduría y Perspicacia, 
su Valor y su Temple 
en este cuerpo de Mujer entregada, 
tan Hetaira para reinar
como Sierva para ser gozada 
en tu hacer y dominio, 
en tu Naturaleza. 

Imploro seas Tú quien me bendiga
con la Esencia Inmaculada de tu deseo y pasión, 
de tus ganas de mí y de la elevación de tus Pensamientos. 
Mandado y Disciplina.
Mi consentimiento.

Entra en mí el Cuerpo Bendito 
que desgarra mi garganta 
en la oración callada del delirio que Tu Carne me ofrece, 
mientras en rogativa contemplo el piélago del placer, 
las olas que embisten y desnudan mis rubores
en ese hálito mendigo de arrebatos y convulsas. 
Cabrillas que reverberan en mis labios.
Rocas hendidas.

Maldigo al Infierno y a sus mil demonios, 
golpeando con las palmas el suelo 
que me sostiene cuando Tu Voluntad se hace Plena 
en el albo ósculo de mil pliegues heredados 
y, al tiempo, honrado en tu osadía.


 

viernes, 7 de octubre de 2016

Santuario...

Me pones en tus altares
cual Virgen impuesta,
ofrecidos sobre piedra los bálsamos de Pecado,
embriagados de incienso los responsos
y orados los vergajos que me dignifican. 


Y me bajas a tus Infiernos,
para bienaventuranza de Tu Hembra.
Sancta Sanctorum...

Me convierto en amazona en tu carne
al trote de tu aliento,
al orden de tu mirada.

Tus manos, riendas de deseo.
Espuelas, las yemas de tus dedos.
Mis pechos, Pecados magnos.
Sacrificados.
Honrados en el gozo de tu boca.
Látigo tu lengua.
Espigas... tus dientes.
Azote las trémulas de mis lunas,
tus amarres primitivos y salvajes.

Mis muslos, arcos candentes.
Acoples de tu ritmo.
Arremetes mis tempos
y te haces cincel que penetra,
se hunde, se humedece y se henchia
en los surcos ardientes de mis cauces.
 Sanctuarium...




.

.

El Sexto Mandamiento...

Este blog puede ser un atentado contra el Sexto Mandamiento, aquel que nos han inculcado en la tarea de no cometer actos impuros, es decir, aquello que es diferente del disfrute, en este caso, de la carne sin obviar el respeto por nuestra mente y por nuestro cuerpo. Aquí vengo a reflejar la fantasía o la realidad de una mente, de un cuerpo y de un alma que no se reprimen.

Soy condescendiente en pensamientos, deseos, caricias íntimas y entregas del cuerpo, y lo que es más importante, del alma a algo llamado Pecado. Una religión confesa de la que muchos reniegan pero que nadie es ajeno. Lo que unos llaman Pecado, yo lo llamo Libertad de Elección.

Dicen que el mayor de los Pecados es la Lujuria, el origen de todos los demás. De pensamiento, palabra u obra, y un ansia desmedida por la satisfacción sexual más allá de la carne, del placer por el placer, del Deseo de Entrega, de la capacidad de Ser…

Y ahora que ya lo sabes, eres digno o digna de pecar porque se te otorgó la capacidad del Libre Albedrío, el que llevó a los demonios a huir de un paraíso donde eran sometidos, el que llevó a los ángeles a revelarse y el que llevó al Hombre al Placer.
Amén.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

Si piensas seguirme... Quédate y confirma que eres parte del Pecado. Mi Tacto te lo agradece.