Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Almíbar de Pecado...


Aderezas con tus manos 
enjambres de pasión, 
latidos errantes que avocan ahora a tu mirada 
cuando tu aliento calma esta sed de ti, 
este hambre que quema desde lo profundo de las entrañas. 

Permites que mi deseo se encabrite y cabalgue 
sobre la carne que me bautizará. 

Tu Carne. 

Me embebo de tu fuego 
y me prendo desde adentro. 
Me imbuyo la furia de tu locura 
cuando tu boca ruge Pecado.
Almíbar de Sangre bombeada.



8 comentarios:

  1. Ese almíbar tentador ha de llevar pecado en su esencia.

    Beso dulce Magda y dulce noche.

    ResponderEliminar
  2. Que descripción tan poetica del deseo, del deseo que se consuma, de un pecado tan elevado como una virtud.
    Besos con admiración,

    ResponderEliminar
  3. Sublime, querida Mag.
    Tus palabras, tus versos... Poema que clama la maravillosa pasión.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado la descripcion del tentador pecado que le has dado al dulce almibar en tu poema.

    Un placer leerte, Mag.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Deseo en estado vivo, pasión a raudales, maravilloso, embeber hasta diluirse en sus aguas.

    Besos, Mag.

    ResponderEliminar
  6. Almibar que nunca se sacia, como siempre intensas tus letras Magda
    con esa imagen que hace un conjunto sublime

    Besos dulces y feliz dia

    ResponderEliminar
  7. Su carne que incita a Pecar... y que Pecado sería no consumirse con Él.

    Exquisita como siempre, besinos.

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué más se puede pedir al pecado y a pecar? No seríamos iguales sin esas dos cosas. Me alegro que hayas jugado con esa palabra, me ha encantado.

    Besos.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.