Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

martes, 30 de mayo de 2017

PeccatoFilia...


Me declaro súbdita de tu Pecado. 
El Mío. 
Acólita desgarrada de tu Filia. 
Mi Delirio. 
De cada verso de tu saliva, 
de cada brida de tu mente. 
Mi calima. 

Codicio, 
en el latido de mi boca, 
el vibrar de tu ser; 
la carne de tu hechura,
cada hebra de espuma que de ti tilde.
Pergamino expuesto sobre la desnudez de mis Sentidos. 

Pecado de Sierpe Somos 
en esta enredadera de pieles y sudores. 
Ebrios, ajumados y dipsómanos 
deleitémonos de esta Perversidad de SerNos. 

16 comentarios:

  1. El placer de saberse y sentirse en su más puro albedrío y pecado en el que caer rendidos…

    Y placer son tus versos en ese rezo y clamor de la carne que arde, peca y vibra…

    Bsoss enormes, preciosa Mag… Exquisitamente hermoso…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias... Surge solo el agradecimiento hacia ti porque la boca se queda muda.

      Cuando se siente, cuando la carne es más que carne y la envuelve el alma... Entonces... todo es Sentimiento.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  2. Fascinante cuando las demandas de una mujer son una oferta tan intensa, tan pecadora.
    Es para admirar.
    Besos con fantasías pecaminosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asé es, Demi... en la ofrenda va la devoción y nada mejor que ofrecerse sabiendo que vas a recibir tanto o más de lo que entregas, porque cuando te das al sentir adecuado, todo fluye.

      Agradecida siempre, Demi.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  3. Pecado, aquel que envuelve y enceguece con el placer que nos tienta y ante el cual nos dejamos llevar. Pecado somos, pecado eres.

    Beso dulce Magda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en Pecado latimos... pues bendecido queda cuando el amor lo baña.

      Besos de Pecado, Mi Estimado Dulce.

      Eliminar
  4. Pecado espumoso, pecado divino, dichoso, bien hallado, glorioso, pecado pecaminoso...

    Mmmmmm cómo me gustan tus pecados!!!!!

    Besos de Perlada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta casa ya sabes que el Pecado siempre es Bendito y bendecido, que no hay clemencia, que ha de ser por que no cabe otra, porque no adolece de oscuridad.

      Gratitud y Besos de Pecado, María.

      Eliminar
  5. Mag,es fuego puro..sinceramente te digo.. Me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, luna :-)

      Dentro nuestro a veces somos brasa, otras fuego...

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  6. Y yo me declaro súbdita de tus versos.
    Hasta donde el pecado te lleve... Y te abandone la cordura, hasta donde emerge el verbo ilícito... Y entonces... Más allá.

    Mil besitos, mi querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Pecado es ser Pecado pero Mi Pecado :-) Ese que es Sentimiento y Sentido.

      Besos de Pecado y mil gracias siempre y sinceras.

      Eliminar
  7. El pecado es como aquello de lo prohibido se hace tentador ...
    aunque yo soy mas de aleteo y cielo
    da igual donde se es .. siempre el final el Sernos

    Besitos grandes de corazón Magda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cielo... Infierno... Todo es tan relativo, Cora.
      Como tú dices es Sentimiento y, lo demás, tonterías.

      Besos de Pecado del bueno .-)
      Miles de gracias.

      Eliminar
  8. Veo a través de ese tacto de tu pecado,
    pulsa algo contra mis labios,
    un sabor familiar
    delicioso y dulce.
    Los aromas, los sabores, el tacto..
    de esos tres tesoros de tu manzana
    no se con cual "ajumarme".
    Excelente como siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Ajúmate" al que más desees pues ya sabes, Pecado que se comete aquí queda perdonado.

      Mil gracias, Edmond.
      Besos de Pecado :-)

      Eliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.