Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

martes, 31 de julio de 2018

Sangre y Savia...


No hay tregua para los callados de mi boca, 
donde liba Su Lengua como un dios preñado de gloria. 
Tampoco ahí, 
engalanadas de mil silencios los rosarios de Sus Dedos 
haciendo cauce a la liviandad de mi carne 
y al aura henchida de mi alma. 

Oro a la cumbre de Mi Señor. 
Y, aun así, blasfemo Su Nombre 
atrapado entre mis dientes 
cuando horada en Su Condición 
cada ápice de mi ser. 

Tibia de cerúleos mis pensamientos, 
gozando en arreboles mi piel, 
para que sean convulsas parcas las que trepitan mi Esencia 
en conjuras que me envuelven como racimos de uva 
las marcas de Su Vuelo. 

Hace en mí, 
en sacro silencio, 
tomarlas como bendición. 

Y en oración 
repliego mi permuta de sangre y savia 
por la Entrega de serLe.


10 comentarios:

  1. Si es que no tengo palabras... tan solo silencio a modo de admiración, Mag.

    Mil besitos para ti, preciosa ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo puedo darte las gracias y quedarme corta.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  2. Sin duda tus versos suenan con esa sacralidad que trae la comunión de la carne,en todo su apogeo,en todo el sentimiento a flor de piel.
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así he deseado plasmarlo. Me gusta la sacralización de la carne.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  3. Nuevamente el los opuestos, con intensos resultados, como la bendición y la blasfemia.

    Te comento que en diversos textos tuyos, sino en todos, noto aires de vampirismo, siendo los vampiros elegantes pecadores. Al estilo de La muerta enamorada o del Dracula de Ford Coppola, que es una historia de amor.
    En este caso es como si una mujer vampiro fuera atacada, pero al estilo de los ritos de Afrodita, por un ser arboreo. Respondiendo ella con sus armas de mujer, por eso lo de savia y sangre.
    Besos con fascinación por el pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre agradezco que me leas y me aportes impresiones pero no recurro yo mucho al tema del vampiro. En alguna ocasión sí por la historia de la inmortalidad pero más bien hay un halo místico, siempre atrapado en ese baile de opuestos que sabes me gustan muchísimo...
      En estos versos, ella venera a su dios, que no es otro que su amante... La sangre no siempre ha de ser roja:-) ni la savia blanca o transparente :-)

      Besos de Pecado, Demi.

      Eliminar
    2. No imaginaba que fuera literalmente, pero en lo vampirico está lo nocturno, suele haber una carga de deseo y tal vez hasta lo mítico. Y creo que hay una forma de veneración entre amantes.
      Más besos con pecado.

      Eliminar
    3. Eso sí: Veneración. Adoración. Entrega...
      Siempre lo más maravilloso y lo oscuro, te aseguro, que me gusta, sobre todo su luz.

      Más Besos de Pecado.

      Eliminar
  4. La oración también puede engendrarse en el silencio cuando se expresa con la entrega del cuerpo. Siempre eres grande en las oraciones.

    Beso dulce Magda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por verlo así, y, de modo alguno, sentirlo pues concibo así sea.
      En el silencio está el recogimiento y la entrega y solo quienes lo gozan desde el fondo del alma pueden sentirlo.

      Besos de Pecado.

      Eliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.