Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

miércoles, 2 de enero de 2019

Valquiria...

Me subí a sus caderas como quien se sube a la grupa de un caballo salvaje, con el vértigo a flor de piel y entrecruzado entre mis piernas. Respiré el veneno de su mirada, bebí del fuego de su boca... y sentí en mis entrañas su hombría rompiéndome la carne, abriéndome en canal con la fuerza de un puñal que yo misma conducía directo al fondo de mi ser, untándolo de mi pecado, de las mucilaginosas esencias que bullían entre los pliegues de mis labios, henchidos al gozo de aquellos rítmicos vaivenes a los que me aferraba como amazona experimentada, de los que él gozaba como preso que conocía que en su entrega estaba su victoria. 


Me dejaba llevar en aquella libertad de sentirle a mi modo, de saber que usándolo así yo era la vaina en la que se enfundaba erecto y perfecto, que la fuerza de cada uno de mis impulsos lo enervaban, le izaban sobre su propia carne, con la lascivia de quien se deja hacer con el egoísmo de darlo todo... hasta perder el penúltimo aliento en el aliento de otro. 

Me bebí sus jadeos. Clavé mis uñas en la tibieza de su piel... en el exudo de su deseo. Lamí su boca como quien lame heridas y me tomé su lengua como si exorcizara sus demonios. Era una danza de fricciones, de cuerpo contra cuerpo en batalla carnal... hasta perder el sentido en el zenit de un pequeño infinito de convulsiones donde, rendidos, extasiados, perdidos en ese sinfín de sensaciones dejábamos la ventura de sernos en el consentido del otro, respirándonos, buscando ese hálito de vida que parecía evadirse como un último latido antes de la muerte súbita...

9 comentarios:

  1. Una valquiria, representa muy bien tu participación en esas ceremonias de sacro pecado.
    Aunque no temiendo perder la inmortalidad, sino entregándose con toda libertad a esos ritos, que parecen desencadenar energías vitales.

    Muy poeticas esas metáforas épicas para lo sexual. Una batalla carnal, muy descriptivo.
    Y la imagen, muy sugestiva y apropiada para ilustrar.
    Besos con pecado.

    ResponderEliminar
  2. He leído sin aliento y con la mirada a mil revoluciones porque me has hecho ver cada frase con la elegancia que lo describes, y con todo el fuego que emana cada una de ellas.

    Mil besitos de admiración, Mag. ♥

    ResponderEliminar
  3. Pues esa mezcla entre lo épico y lo sexual es perfecta,( hasta se escucha una música acorde al momento!) Muy hermosa, con mucha fuerza toda la narración.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Una cabalgata intensa y envuelta en un halo sexual casi desenfrenado donde los cuerpos se someten el uno al otro como allí dices sin egoísmos, el cual no cabe cuando se busca el mutuo placer. Mucilaginosas, también he aprendido ;)

    Beso dulce Mi Estimada Magda.

    ResponderEliminar
  5. Delicioso volver a pasarme por tu blog... Un beso

    ResponderEliminar
  6. He respirado de tus palabras, me he deleitado de ellas, he saboreado el pecado al leerte imaginando las escenas, y mmmmm me has alterado, la verdad es que eres tremenda escribiendo desde el pecado, y cada vez que lo haces ¡¡¡¡me encanta!!!! gracias por este regalo que nos haces en este año para nuestros sentidos.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  7. Trote de deseo, camino apasionado donde se funde la pasión y el alma .

    Que bello Mag , se calienta el ambiente con este frío :)

    Besos enormes

    .

    ResponderEliminar
  8. Llevo varios días seguidos escuchando rap y no he podido evitar leerlo como entonando una canción. Me encantó su musicalidad, el ritmo del relato, mientras me imaginaba la escena *__*
    Un besazo, Mag

    ResponderEliminar
  9. Intenso y poético. Sutil y elegantemente descriptivo… Caigo rendida a tus letras, mi querida Mag… Un verdadero placer volver a leerte tras mi pausa por estos lares.

    Abrazos enormes, y muy feliz noche 💙

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.