Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

jueves, 7 de marzo de 2019

A Su Voluntad, mi vuelo...

Respiré hondo. Le observaba desde la otra parte de la sala, ajena a la cháchara de otras invitadas. Mi mente estaba no demasiado lejos de ahí. Mi sonrisa suavizaba mi ensoñación. Solo tenía ojos para Él, y con Él, mi pensamiento.

Sé que me observaba muy atentamente. Ahí, de pie, en medio de alguna cuestión más o menos importante. Una mano se turnaba entre su bolsillo y la copa de cava que mantenía en la otra. Una amplia sonrisa. Un giro de cabeza y Su Mirada se clavó en mí.
Volví, turbada, mi atención a la conversación. Apenas duró unos minutos hasta que Él se situó frente a mí.




Fue mirarLe a los ojos y sentir Su Fuego...

Entonces, no dudó. No existe eso en Él. Acercó Su Boca a la mía, sin levantar Sus Manos de los brazos del sofá, acariciando la punta de mis dedos. Rozó suavemente mis labios. Los Suyos se entreabrieron. Su Aliento ya me quemaba. Mi cuerpo entero respondía a su cercanía.
Instintivamente, imaginé la erección de Su Sexo. Mi sangre empezó a arder, a agitarse en mis venas, haciéndome latir el corazón con fuerza y sentir una llamarada desde los pies hasta la cabeza.

No sé si fue Su Lengua o Su Boca entera la que me invadió primero. Solo sé que me enervó, que me encendió, que empecé a mojarme con solo esa acción. Esa sensación, real, creció cuando Se acercó hasta mi oído, rozándome el cuello. El tacto de Su Barba era una caricia densa, impregnada de aroma. De Su Aroma, de Su Intensidad, de Él.

Vas a ser una nena complaciente, me dijo. No cabía vacilación. La respuesta solo podía ser sí. Era la que quería escuchar pero no fue la que oyó.

Su Nena es la que ha de serme complaciente, Le respondí sabiendo ambos que me refería a Su Miembro. Me mordió el lóbulo de la oreja. Lo seréis, sentenció.

Me tomó de las manos y me invitó a ponerme en pie, pegándome a Él, con mis manos y Las Suyas entrelazadas a mi espalda. Noté la respiración, el firme de Su Pecho en ella y, también, Su Erección contra mi cuerpo.
Me volvió a besar, como Él sabe besarme, como si en cada beso robara mi voluntad. Un hilo de saliva se negaba a separar nuestras bocas.  Usurpé el espacio de La Suya. Me hice con Su Lengua. La tomé entre mis labios y absorbí. Sé que le vuelve loco. Su Imaginación vuela y es el mismo efecto que sabe sentirá entre sus piernas.
Sí, soy complaciente. Percibí el tacto de Sus Cuerdas hilvanando mis muñecas, el signo de acatamiento gobernando mi mente...  y mi cuerpo... al tiempo que Su Mano tomaba mi latido... Y, en mi Entrega, volé en Su Perversión.




25 comentarios:

  1. Que notablemente sugestivo.
    Que notable como se leyeron mutuamene las emociones, las sensaciones, como se desató la sensualidad, el erotismo.
    Besos con admiración por el pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos de pecado, Demi. Y me azora tu halago siempre.
      Mil gracias.

      Eliminar
  2. todas las palabras referidas al coprotagonista de este relato (sustantivos, pronombres y determinantes) van con mayúscula. ya se ve que la narradora le considera alguien especial.
    en el sexo, está claro que ambas partes han de ser complacientes...
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por cierto, si clicas en mi nombre encontrarás el blog 'mi mundo de papel', altamente indicado para el insomnio. ;)

      Eliminar
    2. Hola, Chema. Sí, sé lo de tu blog, voy alguna que otra vez :-9 Te agradezco el aviso y tus palabras sobre mi entrada.
      Y sí, ambas partes deben ser complemento de la otra, en el sexo, en el amor y en la forma de disfrutarlo.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  3. Encadenada en sus cuerdas , con la entrega y la intensidad
    de los cuerpos que se ofrecen uno al otro ...

    Eso de nena complaciente , me ha llegado profundo :)

    Un deleite siempre tus relatos
    nos haces vivirlos


    Besos enormes preciosa y bella tarde

    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has hecho sonreír al decir eso de nene..."... Es que a veces nos evocamos cosas... y estas son sensaciones, emociones y vivencias.
      Mil gracias.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  4. Excelente manera de considerarle una entidad superior ese uso de mayúscula. Evocador texto, de intensidad erótica, que es bonito.

    Un abrazo y feliz noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El uso de las mayúsculas es más una licencia que otra, amén de que en ciertos ámbitos es considerarlo... superior no sé. Yo no lo tomo así, pero sí con un significativo respeto.
      Mil gracias por venir y dejarme tu comentario.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  5. Este preámbulo,que nos deja con ganas de saber mucho más, de acompañar esa escena como si fueramos voyeurs, y se nos cortara el aliento.
    Muy caliente, muy hermoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que cuando la percibí sentí eso mismo... Es en ocasiones más interesante y motivador el observar que es participar directamente.
      Mil gracias, Luna.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  6. Leerte es como vivirlo, lo haces tan bellamente intenso que traspasas con cada palabra y nos invitas a sentir.

    Mil besitos de admiración mi querida Mag. ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de vivirlo es la esencia de quien desea transmitir... No hay orgullo mayor, te lo aseguro.
      Muy agradecida y feliz tarde.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  7. Si al final, aún con rebeldía, siempre se sucumbe ante quien despierta y agita los deseos, para qué complicar las cosas?

    Beso dulce Mi Estimada Magda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La rebeldía es algo innato en mí. Soy mujer complaciente pero indómita... y en mis escritos no puedo ser menos. Me gusta retar, mantener la tensión hasta ese punto en el que una, y el otro, pueden convertirse en volcanes.
      Mil gracias.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  8. Sucumbir a tan maestras caricias que someten e incitan... Así como a tus letras… Siempre un deleite sentir(se) deslizar por ellas…

    Abrazo enorme, y muy feliz finde, querida amiga 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él es un provocador nato, manteniéndose siempre a distancia. Es como el tigre que estudia a su presa, sabiendo que va a llegar...
      Muchísimas gracias, Gin.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  9. Guao, qué relato más intenso y sensual *__* Me puso la piel de gallina, me encantó. Sigo diciendo lo mismo que cuando llegué aquí: una delicia sentir tu Tacto del Pecado.
    Un besazo, Mag.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Pecado tiene algo muy intenso y hermoso, y es que hay que saber disfrutarlo y vivirlo. Sentirlo.
      Me alegra que llegarás aquí y te hicieras un sitio. Yo encantada.
      Mil gracias.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  10. La atracción es la magia que dos cuerpos formulan para aislarse en un final sin tiempo,

    Intenso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como un latido que te mantiene viva hasta el instante previo de fenecer... pero en un morir de deseo y de pasión, de piel con piel... o más allá.
      Muchas gracias, Agapxis.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  11. Él sabes, pero Ella también. Ambos se pertenecen y esa rebeldía, tan fémina, a Él lo agita y provoca aún más.

    Besissssssssssss hermosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambos saben, es cierto, y se conocen demasiado bien... Él deja que ella fluya...y ella vuela con Él.
      Muchas gracias, Almi.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  12. Me ha encantado el relato deja con ganas de seguir leyendo más y más. Muy intenso y brutal.

    Besos enormes y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rita, muchas gracias por acercarte hasta esta tu Casa. Ven cuando gustes :-9
      Me gusta tu apreciación.
      Besos de Pecado.

      Eliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.