Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

domingo, 29 de septiembre de 2019

EscribiéndoTe en Mi Piel...

Me tiemblan los pensamientos... y los dedos en cada impulso que se erecta mi pecho a latidos dobles y se yerguen los deseos como lo haría Tu Miembro al tenerme a Tus Pies, embriagándome del aroma de Tu Hombría perdida (o encontrada) entre mis manos. Te imagino callado, de pie ante mí, mirando hacia abajo, mientras dudas entre poner las manos a tu espalda y, sin decir nada, sea yo quien se encare penitente como si Tu Carne fuera la hostia consagrada que absuelve mi pecado, o emprotrarme contra la pared y no tenerme compasión. 
Y vuelo... 
Vuelo en la idea que se sostiene en el vórtice de mis dedos abriendo a la par las alas de mariposa que circundan mis pliegues ebrios del dúctil y lascivo embate de quien se sabe tortura y placer.


Los vaivenes, los balanceos, serán los mismos... de piel contra piel, de rectas y curvas sinfín, de sonidos guturales y saliva resbalando. Mis dedos siguen sobre las teclas, punzando como alma con demonio, mientras aprieto mis muslos y elevo mis piernas. Las puntas de mis pies son de bailarina inquieta que atrapa sus nervios, mojados, en imágenes lascivas de Tu Boca entre mis pilares, hurgando entre los pliegues como quien abre un libro y pasa páginas empapándose de tinta y espuma.

Y la cadencia de mis runas se vuelve torrente con la complacencia de mi mente, sobrepasándome de instintos, de animal indómito, de muy Hembra que sabe lo que quiere mientras las piernas se abren como compuertas de presa apurada, presta a ser caudal entretejido entre azotes que arremeten contra el calor henchido y mullido que preceden a embestidas de falanges, de pinzas abiertas que hurgan la piel de mis adentros.  Mi boca se entrega a anhelos de Tu Boca, de los golpes supuestos de Tu Lengua y de Tus Dedos, de aliento derramado, de cimbradas sensaciones y sucesivas convulsiones que confluyen en el abismo de mis entrañas. 

Ni quejidos ni susurros. Sí maldiciones por Tus intenciones, por el manifiesto de Tu Presencia gobernando mis manos y mi pensamiento, por el juramento incognoscible de mi esencia en el gozo de pensarTe…


19 comentarios:

  1. Una forma maravillosa de crear literatura con dos cuerpos, dos almas, dos mentes.
    Contenta de seguir leyéndote ;)
    Un besazo, Mag

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Dafne :-)
      La alegría es mutua. Te lo aseguro.
      El deseo de una mente en vínculo con otra que la hace florecer.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  2. Maldiciones de una hembra que sabe lo que quiere, es la intensidad que mueve a los deseos y mejor que sea de esa manera, así no hay lugar para dudas. Excelente texto Magda.

    Beso dulce y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas maldiciones, Mi Estimado Dulce, son como pétalos de flores acariciando las entrañas. Un remanso de gozo.
      Muchas gracias :-) por tus palabras.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  3. Me aprecie un buen texto para el onanismo femenino, y me gusta. Pensar, imaginar a ese hombre cerca, recorriendo la piel, es un precioso momento.

    Un abrazo y feliz noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que primero hay que conocerse a sí misma para poder mostrar al otro lo que nos gusta y cómo... pero cuando todo ya confluye, y a la mene acuden reminiscencias de otra piel... entonces, todo se hace río.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  4. Ohh el dulce juego de la fantasía que se refleja en los dedos maestros que pulsan los espacios certeros para desencadenar las oleadas de gozo. Solo la chispa del encuentro imaginado desata el placer de autocomplacerse.
    Magnífico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, una pequeña motivación y la chispa se convierte en llamarada.
      Mil gracias por tus palabras.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  5. Bajo esa posesión de los instintos... no hay cabida para otra cosa que no sea el placer, es cierto... tras eso vienen esas maldiciones por haber sido dúctil al pensar-le.

    Un verdadero lujo, mi querida Mag.

    Mil besitos con todo mi cariño y muy feliz comienzo de semana ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La autoposesión: Es infinito conocimiento que nos deshace en segundos.
      Millones de gracias :-)

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  6. Puro deleite siempre tus letras Mag
    pasion que desborda todos los espacios ...
    sin palabras mas que bello

    Besos preciosa y mi cariño


    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con tu cariño, y con tu compañía siempre.
      Muchas gracias, Precious.
      Y mi cariño también.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  7. Sentir como los pensamientos queman la piel y se funde el deseo.
    Un placer leerte.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer para mí tenerte en este Territorio :-)
      Cuando esos pensamientos hierven desde lo profundo de las entrañas, el deseo solo debe ser desbordado.

      Mil gracias por tus palabras.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  8. Gobernando la mente, obedeciendo las manos, los cuerpos se encuentran en esa hombría altanera y desafiante de lava ardiente y esos labios que son continente de placeres, a veces orantes y casi siempre confluencia placentera de esa lava ardiente que penetra y esas aguas que se derraman entre cantos de entrecortada melodía. Siempre fascinante Mag. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa canción de cuna que se vuelve satánica y hace volverte demonio y arrastrar con las uñas la poca candidez que queda en la piel y en el pensamiento. Y nos volvemos bizarros para disfrutar del deseo...
      Muchísimas gracias, Biel, por tu presencia y palabras. Me ha complacido mucho verte por aquí.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  9. Saberlo desde ese exhortado a la vez que infringido pensamiento. Entregada en cuerpo y alma a su candente y lujurioso manifiesto hecho carne en tu carne…

    Exquisito y maravilloso leerte en esta madrugada, mi querida Mag. Un verdadero placer.

    Abrazos enormes 💙

    ResponderEliminar
  10. Me gusta esa sensación de carne en la carne... Poética como el titilar de la piel. Bella la forma en la que lo has explicado.
    Muchas gracias, Gin.

    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  11. nada más placentero que imaginarnos que nos recorren la piel, cerrar los ojos y hacer nuestras manos una extensión del amante...
    Besos bombón

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.