Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

martes, 19 de mayo de 2020

Humedal...


Hubo un momento en el que tuve una extraña sensación de perturbación. Me envolvió entera, por completo. Pensé que tanta seguridad en ti mismo se debía también a un deseo subconsciente de ser poseído. Sí, definitivamente, cumplir tus deseos era una forma de satisfacer los míos. Solo debía saber jugar mis cartas y, aun siendo de tu propiedad, barajarlas a mi perverso antojo. 
Mientras me observabas, mis dedos jugaban y se zambullían en la humedad que brillaba en la verticalidad de mis labios y se prendían del orgullo de mis pechos, fustigados en su vértice. Podía percibir la intensidad de su dulce perfume acariciando mis sentidos, clavándose en mi mente, susurrándome todas las intenciones que debían tatuar en hechos mi carne. Antes de vencerme sobre mi propio placer, de dedicarme a jugar conmigo misma sabiendo que no perderías detalle, que tus manos eran el castigo que habías elegido en aquel trance, maldije tu nombre y tu esencia. Execré mil demonios colmados en mis ansias.

No hay truco ni trampa cuando el deseo rezuma entre la piel, se despliega como la de las serpientes, reptando. Tu desnudez me incitó y el relente entre mis piernas fue danza perversa que se cruzó en tu mente. Mi fiera se sublevaba y se prendió de mis manos, alardeando de su fuerza entre mis pilares y desentendiéndose entre mis pensamientos, provocando la instantánea que cruzó la habitación y te empotró contra la pared.

Imagen "robada" a Qarpatian. Gracias.

Salvaje, como el más primitivo de los instintos, gemí indómita. Y tu aliento, preñado de saliva y fuego, se rindió entre la henchidura de mis labios, presos en su propia libertad. Me arqueé sobre las puntas de mis pies y mis manos se enfilaron sobre tu cabeza como clavos ardiendo, aferrándote a mí, frente al arco de mi sexo, comulgándote con su aroma y su sabor. 
No había más sed que la de tu boca con mis labios ni más hambre que la de mi sexo abierto a tu merced.

Tu lengua fue un estallido en mí, un látigo que me incendió y descarnó desde dentro, que profanaba y bendecía, que espoliaba el más oscuro de mis gemidos en mi balanceo más lascivo. 
Hechura de mi carne replicante, de mis verbos ahogados. De la erección de tu miembro olvidado a mi albedrío, reclamando, suplicando desde sus latidos, emergiendo lúbrico.
Sin compasión, mi piel excedida, mis entrañas vulneradas, se abrieron en canal, anidando el más oscuro de los placeres que de ti nacían, que de ti hice como un humedal laico arreciado en sus tormentas. Y tú, como un seglar sin arrepentimiento, formulaste mi nombre para los auspicios que se derraman entre tus piernas.

26 comentarios:

  1. La sed de esa boca insaciable, esa entrega de pieles sin tiempo...
    Maravilloso relato lleno de sensualidad y fuego.

    Siempre es un placer leerte, Mag.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la sed, el hambre... esas dos pasiones que nos encienden, que en el deseo convergen y se fusionan.
      Gracias, Rita.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  2. Pocas veces, muy pocas en verdad, se ve esa otra visión de un acto tan intensamente sexual de sometimiento.

    Beso dulce Mi Estimada Magda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente, tampoco lo comprendo yo. El sexo es parte de un juego donde se trata de disfrutar, de intercambiar algo más que fluidos o algo más que un rol.
      Debería disfrutarse más. Es maravilloso.
      Muchas gracias.

      Besos de Pecado, Mi Estimado Dulce.

      Eliminar
  3. en el clímax, tanto él como ella segregan fluidos. es como energía liberada.
    cuando era adolescente, como en mi colegio religioso no me explicaban nada, creía que el acto de la procreación consistía en desnudarse ambos y casi que todo lo demás salía solo. y no, es bastante más dinámico y pasional el asunto.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por arte de magia no, desde luego, Chema :-) hay que poner un poco de parte para que se obre el milagro. Sí, echarle pasión y arte, arrebato.
      Muchas gracias.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  4. Querida Mag, por fin tuve suerte y pude llegar a tu reino en el que me he envuelto en tus letras de fuego y ardiente pasión. ¡Qué bien complementa la imagen esta explosiva descarga de sumo placer! Todo un lujo leerte, preciosa.
    Abrazo enorme con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marina. ¿Has tenido problemas para entrar? Nadie me ha dicho nada pero me alegra saber que te has podido acercar.
      Muchísimas gracias por tus palabras.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
    2. Hola Mag, es que no sé aún por qué, pero desde el ordenador no siempre puedo acceder a los blogs que advierten del contenido, me pasa con Auro, María y otros. Cuando publicáis voy intentando acceder hasta que en algún momento me deja.
      Besos de pecado para ti también!!!

      Eliminar
    3. ¡Eso me ha pasado a mí también en alguna ocasión! Lo que hago es entrar de incógnito y entonces no tengo ningún problema en comentar. Porque, en ocasiones, aún dando en el aviso y que abra en otra ventana, tampoco funciona. Prueba y a ver si no te da problemas así.
      :-)

      Eliminar
  5. Me encantó este relato! Tan directo,tan carnal que casi duele.
    Hermoso.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tenía ganas de escribir algo largo aunque no reniego ni de la poesía ni de relatos cortitos. Cuando empecé el blog, sin saber bien a dónde llegaría, escribía largo y más explícito. Como me dice una amiga común :-) me he vuelto más críptica :-)
      Muchísimas gracias.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  6. La imagen retrata esa fuerza que doblega... y es la pasión dominando los sentidos, la entrega y su ofrenda, el somentimiento vencido pero solo al placer.
    Maravilloso, Mag. Mi admiración in crescendo.

    Mil besitos con mucho cariño para ti y muy feliz tarde, preciosa ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Auro. Me llega pero me azoras :-)
      El placer es algo que se comparte y ensalza, eleva y profana hasta el alma.
      Bendito sea el Pecado. Amén.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  7. Um gusto leerte
    Bjs
    Kique
    http://caminhos-percorridos2017.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, Kique. De vez en cuando voy a tu blog.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Gracias .-) me alegra que disfrutes las letras y lo que expresan.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  9. Evocación en vena, precioso y pasional.

    Un abrazo y por la pasión, que nos devore, que nos impregne, que nos libere

    ResponderEliminar
  10. Mag, que pasional y entrega total
    se percibe en tus letras, la imagen
    complemento ideal de tu poema.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la imagen es preciosa. Inspira todo el texto.
      Muchísimas gracias, Siby.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  11. Ahora después de tomar un café frio y calmar mi boca sedienta.
    Vuelvo a releer tus párrafos como si un libro de brujería fuera, en busca de las palabras para invocarte...
    besos totalmente alterados
    S

    ResponderEliminar
  12. Cual selecto lenguaje para describir la intensidad de esa ceremonia de Afrodita.
    Besos con pecado.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Sexto Mandamiento...

Este blog puede ser un atentado contra el Sexto Mandamiento, aquel que nos han inculcado en la tarea de no cometer actos impuros, es decir, aquello que es diferente del disfrute, en este caso, de la carne sin obviar el respeto por nuestra mente y por nuestro cuerpo. Aquí vengo a reflejar la fantasía o la realidad de una mente, de un cuerpo y de un alma que no se reprimen.

Soy condescendiente en pensamientos, deseos, caricias íntimas y entregas del cuerpo, y lo que es más importante, del alma a algo llamado Pecado. Una religión confesa de la que muchos reniegan pero que nadie es ajeno. Lo que unos llaman Pecado, yo lo llamo Libertad de Elección.

Dicen que el mayor de los Pecados es la Lujuria, el origen de todos los demás. De pensamiento, palabra u obra, y un ansia desmedida por la satisfacción sexual más allá de la carne, del placer por el placer, del Deseo de Entrega, de la capacidad de Ser…

Y ahora que ya lo sabes, eres digno o digna de pecar porque se te otorgó la capacidad del Libre Albedrío, el que llevó a los demonios a huir de un paraíso donde eran sometidos, el que llevó a los ángeles a revelarse y el que llevó al Hombre al Placer.
Amén.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

Si piensas seguirme... Quédate y confirma que eres parte del Pecado. Mi Tacto te lo agradece.