Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

martes, 24 de octubre de 2017

Fuego que enciende la carne y templa la mente (I)...



image

Me anticipé lo justo. Me tensa un poco esperar y ver que el tiempo se consume lentamente. Me repasé entera… Una y otra vez. Nada debía fallar y, aún así, siempre pensaba que algo podría quedar en el aire. 

Esta vez se retrasó un poco más. No sé si adrede o no, pero eso ya me puso nerviosa. Yo tampoco soporto que me hagan esperar más de la cuenta pero sé que no podemos controlarlo todo. 
Al oír el sonido de la puerta, me puse en pie, bien recta con mis manos a la espalda y clavando mi mirada en la suya. Sus ojos brillaban e intuí, más que ver, una sonrisa en su boca. Venía con “una rosa” en una mano y la pala en la otra. Una de cal y otra de arena. 

- Hola –le saludé. No uso Amo. No me gusta ese calificativo. Se lo dije el primer día. El sentido de pertenencia no tiene etiquetas aunque “Señor” me agrada. Supongo que por la reminiscencia señorial y elegante que tiene. Lo utilizo, igual, puntualmente. Él manda pero yo pongo los límites.

Su respuesta: Silencio. Eso ya me puso en guardia. No había tenido una buena tarde y yo iba a ser quien relajara su mente… y su cuerpo. 
Su presencia inundaba la estancia. Su perfume era un latigazo de ámbar que penetró en mí con un sentido casi hipnótico. Respiré profundamente y dejé salir el aire con toda la calma que me era posible. 

- ¡Desnúdate! –ordenó con voz recia, acercándose hasta mí pero no se detuvo a mi lado. Me bordeó y observé que se acercaba hasta la mesita de noche que había junto a la cama. Dejó las llaves del coche, la tarjeta de la habitación, sus gafas de sol, el móvil… como si todo aquello tuviera que serme ajeno. -Menos medias y zapatos. 

Sabía cómo debía desnudarme. Con sensualidad y templanza, independientemente de que me estuviera observando o no. Reconozco que un poco más de ternura, que no va reñida con la dominación, no iría nada mal. Él lo sabe y sé que es una forma de controlarme pero todavía he de aprender a dominar esa sensación que me haría saltar como una fiera y decirle cuatro frescas. Pero es que no soy una mansa y tengo mi carácter.

image

17 comentarios:

  1. Un cuento de dolor!!!
    De dolor y desesperanza....
    Espero la parte II!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la traducción nos ha liado :-)
      Mil gracias por acercarte hasta aquí pues hace tiempo que no sabía de ti.
      Besos de Pecado.
      Un gusto siempre.

      Eliminar
  2. Detallles en tu relato que nos llegan .. no uso Amo mejor Señor y eso de la ternura que no esta reñida con la dominacion,
    podria pasarme el dia comentando tus escritos
    llevan tu esencia, siempre tan bello

    Besos grandes y gracias Mag

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Cora.
      Soy muy de dar significados a mis propias palabras, ya lo sabes. Me gusta Señor. Supongo que mi alma tiene reminiscencias ancestrales y se acuerda de su significado.
      Y sí, creo que esos dos conceptos : Ternura, Dominación... no deben ser excluyentes entre sí.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  3. Visitando blogs como el tuyo, como el de María Perlada, me da a pensar que el erotismo puede ser algo elegante. En el caso de tu espacio virtual, también ceremonial, sacro.
    Ternura combinada con dominación, una combinación que parece ser intensa.

    Besos con pecado, con visualizaciones intensas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El erostismos es una gran ventana por la que pueden mirar muchos ojos. Unos miran, otros ven...y saben mandar el mensaje perfecto hacia lo profundo de la piel.

      Y sí, efectivamente, intensidad a fuego grabada.
      Mil gracias por estar.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  4. Upsss) ¿Sabes que me has quedado con ganas de leer más? me dejaste con la miel en los ojos porque me ha encantado el relato, a ver si no se me pasa la continuación, porque esto promete.

    Un placer leerte.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María...
      No sé si promete pero la seducción, el hambre y las ganas creo que conjugan perfectamente en pos de un intenso placer entre dos seres que se conocen demasiado bien :-)

      Besos de Pecado.
      Un gusto verte aquí.

      Eliminar
  5. Así nos dejas?
    Ay! La espera...
    Porque promete.
    Esperaremos pues.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si todo fuera como chasquear los dedos... y hacer magia, no merecería la espera... Esto es como el Pecado y el pecador... Una de las dos cosas se oculta por un tiempo.

      Besos de Pecado y gracias por venir y por ese abrazo.
      Sé feliz.

      Eliminar
  6. Un delicioso preámbulo, llevado con tu siempre exquisitez y maestría… sabiendo y sintiendo (se) entre líneas…
    Y espero… espero deseosa el, seguro, maravilloso y placentero desenlace…

    Bsoss enomes con cariño, preciosa… Un verdadero deleite… 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gin, muchísimas gracias.
      Ahí anda, en el deleite de la carne pero también en el placer del alma... Pues sin alma no hay nada más que... un simple momento vacío o un momento para satisfacer las ganas.
      Sentimiento. Me gusta.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  7. Tal cual leía he visto toda la imagen... y me encantó lo que vi.
    Estoy a la espera, tic tac.

    Destila mucha sensualidad y personalidad que no está reñida con el juego del placer.

    Mil besitos, preciosa Mag.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Auro...
      Las palabras se destilan en imágenes que se condensan en sensaciones...
      Y eso es lo que me agrada...
      Visualizar y sentir... Sentir y visualizar...Transmitir.

      Besos de Pecado.
      Agradecida siempre.

      Eliminar
  8. Un buen Amo, o Señor si se prefiere, debe saber dominar hasta el carácter más complicado, con ternura si hace falta, pero luego hay que cumplir.

    Beso dulce Mi Estimada Magda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saber y cumplir... por ambas partes.
      El Señor enseña como un Maestro y ha de saber hallar la imperfecta esencia de quien aprende.

      Besos de Pecado, Mi Estimado Dulce :-)
      Gracias siempre.

      Eliminar
  9. Manejas los tiempos del erotismo con maestría, vas soltando pequeñas perlas de sensualidad, enciendes y apagas luces...creas sombras sensuales y penumbras!
    me encanta el placer de leerte e imaginar!
    Un besazo!

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.