Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

martes, 6 de marzo de 2018

En Tus Manos, al antojo de Tu Voluntad (I)...

Origami


Como si fuera una colegiala de antaño y Él, el Maestro, me señaló la pared donde debía permanecer mirando a mi infinito. Mis manos reposaban como mariposas de origami al final de mi espalda, bajo la ensenada de mis glúteos, prendidas en un gesto dócil y pausado mientras mi cabeza descansaba apoyada en la pared como si orara a un dios de Oriente… y medimos nuestros tiempos, que coinciden entre estas cuatro paredes tan desnudas como yo, bajo el tic-tac de los cubitos de hielo que bailaban en el coñac que saboreaba mientras Se ensalzaba en el deleite de observarme.


El silencio es ese acompañante que juega a poner al límite los sentidos, las sensaciones y el instinto. Me llamó…, por ese nombre que no me gusta y bien lo sabe. Tanto que está seguro de que no voy a moverme. Lo eligió para mí pero no aceptaré lo que no me gusta. Y ese nombre no me identifica por más que Se empeñe en argumentarme que sí. Sé que, al final, dejará que decida sobre “mi otro nombre”. Y ese no será otro nada más que el Mío. Ese que se Le escapa entre los labios, el que Le hace Dios mortal, el que se enreda en Sus pensamientos más allá de las paredes de juegos, de los artilugios de placer, de los designios incoados.

Puedo oírLe mover en la silla. Tomar otra posición. Escuché el sonido de los hielos nuevamente y cómo la copa era posada sobre la mesa. 


Me esperaba la llamada al orden y la consiguiente corrección que reparase mi actitud. Pero hay de ser paciente. 
Los pasos que nos separaban eran solo la antesala de lo que me sucedería de Su Mano. Sentía Su respiración en mi nuca y el tacto de Sus Manos colocando las mías paralelas a mis caderas. Respiré hondo. Exhalé el último aliento coincidiendo con el principio de Su gesto. Me estremecí entera al sentir la palma de Su Mano en una de mis nalgas. No hice mueca alguna, y esperé el siguiente… Lo sustituyó por una caricia en el mismo lugar del impacto y por un recorrer de Sus Dedos por el centro de mi espalda, desde la nuca hasta el final… Y volvieron a chocar Su Piel y la mía… Y el ritual se repetía como en un bucle de finitos. 

- Debería castigarte por tu insolencia, por esta actitud tuya… Es lo que mereces pero esta rebeldía tuya es lo que me enciende, lo que me pone… ¿Por qué me desafías? ¿Por qué me provocas? –inquirió mientras tiraba de mi pelo obligándome a retirar la cabeza hacia atrás. 

Y Su pregunta se quedaba en el aire. Mi respuesta se hizo esperar. Mido mis tiempos. Sí, Le reto, porque quiero y porque puedo, porque es una de mis armas, porque Le conozco mejor de los que Él desearía, porque bajo ese traje a medida, bajo esa camisa de marca, bajo esa piel… hay alma y corazón… y esos los controlo yo. Le desarbolo aunque Él sea quien doma, quien guía, quien me enseña a sacar de mí lo que podía intuir, lo que no sabía que existía en mi interior pero… todo muro tiene sus grietas, su punto flaco por el que ser atravesado… Y por ahí me cuelo, dejándoLe tan desnudo que Se enorgullece de ese poder que Le concedo y que, al tiempo, nos hace crecer. 

Y es que Él sabe que conmigo no funcionan ciertas cosas, que hay que aplicar inteligencia, conexión mental, química…, dar valor al extremo de mi sensibilidad y saber dirigir ese toque borde que le define. 

- No hagas que me enfade… 

Y volvió a mencionar ese nombre maldito. Tantas veces como impactos en mis nalgas, tantas veces a mí oído como pasos daban Sus Dedos entre ellas, buscando la prueba de que Sus actos tenían consecuencias más allá del sonrojo de mi piel y de la profundidad de mis silencios.


15 comentarios:

  1. Un relato donde es imposible no adentrarse ...
    Puro deleite para la vista y los sentidos . Todo un conjunto de versos y las fotografías que dejan sin palabras .

    Bellisimo Mag .
    Besitos grandes y bella tarde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Cora.
      Me alegro que así lo veas. Lo he disfrutado mucho también.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  2. La intensidad del relato va "in crescendo" y nos vamos quedando sin aliento esperando,esperando... las palabras se deslizan suavemente por esa penumbra sensual que has sabido recrear.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo forma parte de un ritual. Los tiempos son medidos aunque siempre queda algo guardado bajo la manga.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  3. Poseedores ambos de la mente y el alma del otro… Ese control/percepción que va más allá de lo tangible…

    Y qué fácil es perderse entre tus letras… y, sencillamente, sentir; cada palabra, cada gesto o silencio…

    Maravilloso, mi querida Mag… Un verdadero placer.

    Bsoss enormes, y feliz noche 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se llegan a conocer tan bien que el reto ya casi es mucho más que frente al otro, contra sí mismos.

      Besos de Pecado :-)

      Eliminar
  4. Bueno, y qué te digo yo para no azorarte más que lo justo!!!
    Mag querida... sé que no podía estar en la misma sala... sin embargo hasta allí me has transportado, mera espectadora sintiendo cada gesto y cada mirada.

    Un placer leerte, gracias por invitarnos. Has elegido las palabras justas para cada escena... y lo has bordado. Deseando leer la segunda parte, preciosa.
    Chapeau!!!

    Mil besitos para tu noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que soy de fácil azoramiento :-) Digas lo que digas :-)

      Es lo que intento, que cada uno se sitúe en algún punto de la sala y sea yaa tan observador como protagonista en algún modo.

      Besos de Pecado y gracias mil.

      Eliminar
  5. Sigue parte 2,,. Pues mira, es lo que hay. Toma parte dos y punto. Me gustó mucho. Muy gráfico. Debo decir que a mí, que soy mas emocional relatando acciones, me cuesta cuando me toca llevar, porque el texto lo exige, a mis lectores a una escena mediante el grafismo. Así que tanto en lo erótico (el tratamiento del lenguaje ha estado bien, incluso esa palabra que el lector.dice: bueno hija de dios, di la palabra, hombre), ha estado muy comedida, muy bien en ese ocultamiento.

    Ya sabes que me gusta mucho el erotismo en la literatura.

    Abrazo.

    Ya te dije que vendría (Espero ansioso parte 2 y hasta 3)

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ´Me alegra tanto verte y sí, veo que has regresado (te agregaré al blog para poder seguirte pero no quiero que desaparezcas del todo. Hace bien).

      Hay veces que soy más emocional, así soy un pelín más carnal pero bueno, el sentimiento ronda.
      Hay una parte dos, cierta, ya escrita , pero hasta la semana que viene no toca...
      Dicen que lo bueno se hace esperar... A ver si es cierto :-)

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  6. Esa rebeldía de la que las mujeres tanto gustan para sacarnos de las casillas, es como una reto de personalidades, que aunque se enfrentan de esa forma finalmente quieren lo mismo, Maestro y alumna disfrutan del mismo placer.

    Beso dulce Magda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes bien que no logro entender el acatamiento absoluto. Como tú dices, es un querer y no me da la gana porque, al final, ambos tendremos lo que queremos. Un poco de chispa, un poco de "desespero" y se obtiene el mejor resultado.

      Besos de Pecado. Gracias miles.

      Eliminar
  7. Que ya te tardas con la siguiente parte, no se me da bien esto de esperar por lo bueno!

    Como siempre, un relato perfecto... besissssssssss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-) Vamos a ver si no sale el personal en estampida y estamos a la altura.


      Besos de Pecado :-)

      Eliminar
  8. A la espera del siguiente capítulo, Mag.

    Un besazo.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.