Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

lunes, 5 de febrero de 2018

Consagrada al Señor...


Prosternada. 
Rendida en pleitesía, 
consagrada a Su adoración... 
mi cuerpo se ofreció en conmemoración Suya. 

Su Balano se hizo sitio entre mis labios, 
como el cuerpo comulgado del Señor, 
ungido en mi saliva, 
entroncado hacia mi garganta. 
Agónica sensación 
arrojada sobre un delirio de lágrimas nacientes. 


Mi mirada cegada en la oscuridad de Su Carne, 
en el plañidero ósculo de sentirLe en lo más hondo, 
en el tiritar de los dientes 
y en el látigo coruscante de mi lengua que, 
ávida, 
dibujaba senderos circulares 
alargando el camino que tañía Sus Entrañas. 

Me hice cáliz bendecido de la savia exulta de Su gozo. 
Fui hembra comulgada y santificada en la cruz de Sus Piernas, 
en el atabal de Sus gemidos 
y en el improperio de Su Verbo. 

Y di gracias... 
Gracias al Señor por la exaltación de Mi Ser, 
en la beatificación de Mi Sentir... 
Por ser obra en Sus Manos.

He ante Mí la sierva del Señor. Toma y bebe de Mí, porque esta es Mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna, que ha sido derramada por ti... para gozo de Tu Señor.


14 comentarios:

  1. La sangre vital y el cuerpo de la vida, la conjunción de quien adora y de quien recibe adoración. Todo un canto de consagración a pies del Señor.

    Beso dulce Magda y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes bien que estas oraciones son pura entrega, puro sentimiento.... Entrega en mayúscula.

      Besos de Pecado.
      Mil gracias.

      Eliminar
  2. La virtud y el pecado conjugados en una ceremonia de la que sos sacerdotisa.
    Besos con fantasías

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfecta combinación. Un deseo vestido de Sentimiento.

      Besos de Pecado, Demi.
      Gracias por venir. Siempre.

      Eliminar
  3. Extraordinaria...

    Llegado el final, voló mi imaginación, y la pensé en italiano o en latín, como las clásicas liturgías... tú sí que harías temblar las columnas de los templos!!!

    Lo único que me queda es, como siempre, reconocer tu magnífica maestría... besisssssss hermosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En italiano debe quedar bonito... y en latín no te digo ya nada. Lástima que nunca aprendí ni latín ni griego... e inventarlo resulta un sacrilegio. Ya hago con inventarme palabras :-)

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  4. Excelsa oda de entrega y veneración y aquel que consagra; rendida a sus pies…
    Amén… mi querida Mag… Bellamente magistral…

    Bsoss enormes, y muy feliz día 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Entrega es un sentimiento de complacencia que nace desde lo profundo.

      Muchas gracias por tus palabras.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  5. Desde mi silencio adoro cada frase que da forma a esta liturgia.
    Mag, querida... Simplemente admirable, decir más en innecesario.

    Mil besitos preciosa y feliz día ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez pueda añadir solo Amén y lo demás, es banal.

      Besos de Pecado y agradecida. Bien lo sabes.

      Eliminar
  6. Entrega y adoración....
    Una mujer hecha para amar, ser amada y adorada...!!
    Besos lindita!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lindita... Eso ha sonado muy dulce :-)
      Una mujer excelsa en su Entrega.

      Besos de Pecado.
      Gracias por venir.

      Eliminar
  7. Me dejas sin palabras Mag, es todo un credo donde el erotismo
    y la adoración plasman todo un sentimiento.
    Bello y mas ...

    Besos grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me toca pensar mucho cuando voy a tu casa y te leo. Tus textos también son oraciones... de entrega. Y es una delicia poder disfrutarlas.

      Besos de Pecado y gracias.

      Eliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.