Si el placer es Pecado, yo vivo en la Gloria del Infierno.

Pecado es todo aquello prohibidamente placentero:

El Tacto del Pecado

.

.

Quod si vivere in delectatione est Peccātum gloria est infernum.

martes, 6 de octubre de 2020

Lubricán...


Siento la fuerza de tu embate, hundiéndote entre mis pliegues húmedos y henchidos por el deseo y el placer que brota entre gemidos y jadeos. Tu aliento es el preludio al roce de tu lengua marcando ese camino que me eleva y me retuerce, que me enreda en los pensamientos más oscuros y en los deseos más precisos y perversos, donde la carne se convierte en el lecho sobre el que descargar ese galope de mil espinas, siendo tu hombría atrapada en mí como la penitencia del reo que, sin resistirse, se rebela.

Entrar es igual que salvar una oscuridad a tientas pero con decisión. 
Con la valentía del que nada tiene que perder.
Gimes. 
Aprietas los dientes. 
Sudas...  Sudo. 
Somos dos seres encepados, dos emblemas de una misma moneda, dos letanías pertenecientes al mismo rezo.

Y te agarras a mí, usando tus dedos como arpones que se clavan y retuercen haciendo que me arquee. Clavo mis uñas en tu pecho marcando tu piel como lo haría un arado sobre la tierra, mojada esta vez. Vibrada y enardecida.  Sujeto tus labios con mis dientes, sin fingir, encendiéndolos del rojo intenso que me bebo.
Ruges al afán de mi oído provocando en mí esa reacción que me demencia, que me arrebata el sentido más cuerdo para volverme Astartea, un ángel en medio de tu averno, extorsionando tus demonios y sublevando la calma de tus arcángeles que caen a mis pies tan rendidos como el deseo que nos comulga. 
Afianzas cada uno de tus gestos. Me emerges y desbocas, y te entierras una y otra vez, abriéndome, usurpando mis aguas, expoliando mi norte preñado de maldiciones que se cuelan entre verbos y silencios. Te viertes en mí con la lujuria de un fuego impetuoso e irreverente mientras ahogas mis quejidos con la punta de tus dedos y haces raíz en el doliente y latente resplandor del lubricán que nace y muere al final de mis costillas. 

43 comentarios:

  1. Soy capaz de sentir el vaivén de ese barco a la deriva en tu mar interior.
    Aflojo mi cuello sintiendo que peco.
    Buscando donde se puede gritar aquí.
    Un placer leerte siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre al lubricán, justo después del crepúsculo, Charly.
      Respira hondo. Toma aire y suéltalo, disfrutando :=

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  2. Mag, querida... esta fuerza y esta pasión desborda los sentidos al leerte. Qué belleza de imágenes relampaguean en mi mente. Todo un sudario de puro placer. Maravilloso uso del vocabulario que amplía cada fotografía. Un lujo leerte, siempre.

    Mil besitos llenos de cariño para ti y muy feliz tarde ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un sudario, qué hermosa palabra, Auro... y agradecida por el estigma profundo que tus palabras dejan siempre en mí, su ahínco y su verdad.
      Muchísimas gracias.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  3. Pasión y lujuria, emociones desbocadas, llama y fuego, mil sensaciones que bien sabes describir. Eres única.

    Besos y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un delirio que asola toda razón para hacerla sucumbir y luego enaltecerla, elevarla hasta el infinito.
      Gracias, María.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  4. Los estímulos viajan en el verbo y deseo y el placer laten en un juego de simbiosis precioso.

    Siempre un gusto leerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario es poesía en sí misma, Agpxis.
      Mil gracias y
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  5. Siempre aciertas con las palabras adecuadas para atraparnos sin remedio en esta espiral de deseo!
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Luna, se intenta sentir con palabras que iluminen, que hagan sentir, que aporte un poquito más... pero siempre con la emoción y el sentir que precisan.
      Mil gracias por tu visita y por tus palabras :-)
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  6. El ímpetu de las ganas llevadas por el lujurioso deseo es lo que impera en ese momento que poéticamente vas relatando y haciendo sentir. Hasta ver ese lubricán esplendoroso.

    Beso dulce Mi Estimada Magda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando un río lleva el agua de una tormenta, es imparable. Solo, cuando muerte, se amansa un poco... Así es la pasión, una escala de sensaciones, un subir excelso para bajar en picado y ver el lubricán.
      Muchísimas gracias, Mi Estimado Dulce.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  7. El último párrafo es soberbio… Todo lo es; pero esa intensidad que, in crescendo, va cogiendo ritmo y forma en esa parte, es el culmen de ese latido que provocan tus letras y que va pretendiendo, cada vez con más ahínco, el sublime desenlace…

    Poco más puedo decir, mi preciosa Mag… Solo mi más profunda admiración por esta maravilla que enardece todos y cada uno de los sentidos.

    Abrazos enormes, y muy feliz noche 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Gin, todo va tomando fuerza, impulso, late irrefrenablemente por un propósito.
      Lo que me dices me llena, querida Gin, así que solo puedo agradecerte de manera nunca suficiente.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  8. MAG, ESCENA VOLCÁNICA así de mayúsculas ajja , dios un buen momento de deseo sin duda alguna. Bravo nena. Un placer leerte.
    Besos y abrazos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, mil gracias jajaj Campi. Me haces sonreír porque te imagino la expresión. Solo puedo eso, agradecerte, y que sientas el pulso de mis sentires y de mis sensaciones, de mi verbo latiente.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  9. 'astartea' suena a palabra vasca. siendo el euskera un idioma tan antiguo y de origen desconocido, todo es posible...
    de adolescente estaba tan despistado en estas cuestiones, que lo de entrar y salir no lo habría entendido, y menos aún lo de lubricar. ;)
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Chema.
      En realidad, no es vasca, pero podría ser. Es un nombre de demonia. Es un ángel del averno. Curioso, ¿verdad? Pero los demonios siempre han sido ángeles.
      Lubricán es una palabra que tiene que ver con el latín de lobo y por ende, perro, y, además, dándole una vertiente, como bien sabrás, de oscuridad, lúgubre...

      “…Es el lubricán: la hora en que se confunde el perro con el lobo, el lobo con el can. Anochece. Es la hora de la tregua. Todo en la naturaleza se dispone al descanso. La luz que enfrenta a unos seres con otros ha cesado…”
      Antonio Gala.

      Muchísimas gracias, Chema.
      Besos de Pecado.

      Eliminar
  10. Realmente he podido ver a Astartea...
    Me ha encantado.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra. No es fácil ver un demonio en toda su extensión.
      Muchísimas gracias, Carmela.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  11. Caramba, hay actos que requieren mucho sudor, y demasiado deseo, me temo. :-)

    Un texto evocador que acaba muy bien. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho sudor y mucho más, pero siempre merece la pena todo esfuerzo, sobre todo cuando se sudar desde dentro es una ofrenda de placer.
      Muchísimas gracias, Albada.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  12. Yo también... soy capaz de ver la escena...y toda su fuerza erótica!!!
    La fusión de 2 cuerpos hambrientos de sexo, amor y lujuria!!
    Que ese amor no tenga ni un minuto de tregua...que sea una guerra sin fin!
    Esa vale la pena!!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno que así lo puedas percibir! No es fácil hacer ver a los demás lo que sentimos o percibimos pero cuando lo logramos, nos recorre esa esencia de gusto, de placer...
      Qué sea como dices, PDR, ni tregua ni final.
      Muchísimas gracias.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  13. navegar en estos detalles literarios... mojan

    \m/ MQ \m/... Besos Dark Poetisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por dentro, en ocasiones, más que por fuera.
      Muchas gracias, Chante.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  14. Hola querida Mag, una vez mas,
    mi amiga Poetisa,me inclino ante
    la maravilla de tus vocablos eróticos
    en la escena que presentas,te soy
    sincera me encanto,bravoooo.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo agradezco muchísimo tu comentario, tu visita. Me hace feliz.
      Es bonito para alguien que escribe que sus letras puedan ser visionadas y sentidas.
      Mil gracias, Siby.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  15. Mag de verdad que transmites magia con tus letras ¡casi podía sentir la escena en mi propia piel!

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no está mal ese casi :-) Me alegra que pueda transmitirte cosas o visualizarlas. El mejor regalo para quien escribe es que sus emociones, pensamientos y sensaciones traspasen y, de algún modo, toquen al otro lado.
      Mil gracias, Sandra.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  16. Qué maravilla Mag, siempre es un verdadero placer tus relatos escritos con una pluma exquisita llena de fuego y pasión. Es un gustazo acabar la semana con tus letras.

    Besos enormes y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rita.
      La maravilla es tu pluma, te lo aseguro.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  17. Un poderoso relato , con mucha intensidad con ese erotismo que recorre la piel y la deja ardiendo, tocas fibra.
    Un abrazo amiga Mag, cuídate mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias siempre por tus palabras y cercanía.
      Ya sabes, esta Casa es sentimiento, pasión...

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  18. Jo.. Venía de leer a Charly..
    Ya te había leído durante la semana. Ahora te he vuelto a leer y la segonda vez, me he descubierto aguantando la respiración al final del tercer párrafo. No se cuanto rato. Ya sabrás lo que opino de que un relato te altere las funciones metabólicas.
    Lo de la "carne que se convierte en lecho sobre el que descargar el embate de mil espinas", y lo de encender "los labios de rojo intenso que me bebo", ha sido de lo más.
    Vale la pena leerte varias veces
    Besoss, Msg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda que debes respirar, Gabi, es necesario para vivir :-9
      Gracias por lo que dices, por tu opinión que siempre dan un punto de reflexión y siempre aciertas en determinadas frases, ensalzándolas.
      Muchísimas gracias siempre, Gabi.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  19. Cuanta intensidad.
    Y me gusta lo de ángeles en el averno, los demonios son ángeles en el infierno, por maldad o rebelión. Y también mencionás la rebelión.
    Que intensidad hay entre esos dos. Una intensidad de lujuria bien representada en esa sugestiva imagen.
    Besos con pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La rebelión, la insumisión... Demonio que, como dices, nunca han dejado de ser ángeles. El fuego, la pasión...
      Millones de gracias, Demi, por tus palabras y siempre aparecer.

      Besos de Pecado.

      Eliminar
  20. Lindo, lindo, seus versos.
    Fiquei excitado, juro por Deus.
    Muito bem escrito e melhor
    ilustrado.
    Parabéns.
    ESTOU SEGUINDO O SEU BLOG.

    ResponderEliminar
  21. Muito bom este post, meus parabéns.

    Arthur Claro
    http://www.seminudez.blogspot.com

    ResponderEliminar
  22. wow.... y se detuvo todo, el silencio enmudeció más allá del abismo. Caí.. caí, como un pájaro enfermo, como Icaro al querer enfrentar al sol. Me deshice en el aire como una burbuja en el mar, transparente y sin contenido.
    Como un orgasmo sin tiempo ni lugar, al vacío y un viento que me fué a azotar contra las montañas.
    mis respetos mag magade qaran, un relato al corazón mismo de los sentidos.

    ResponderEliminar

Ver y sentir siempre es pecar... Y me encanta que lo hagas.

.

.

El Sexto Mandamiento...

Este blog puede ser un atentado contra el Sexto Mandamiento, aquel que nos han inculcado en la tarea de no cometer actos impuros, es decir, aquello que es diferente del disfrute, en este caso, de la carne sin obviar el respeto por nuestra mente y por nuestro cuerpo. Aquí vengo a reflejar la fantasía o la realidad de una mente, de un cuerpo y de un alma que no se reprimen.

Soy condescendiente en pensamientos, deseos, caricias íntimas y entregas del cuerpo, y lo que es más importante, del alma a algo llamado Pecado. Una religión confesa de la que muchos reniegan pero que nadie es ajeno. Lo que unos llaman Pecado, yo lo llamo Libertad de Elección.

Dicen que el mayor de los Pecados es la Lujuria, el origen de todos los demás. De pensamiento, palabra u obra, y un ansia desmedida por la satisfacción sexual más allá de la carne, del placer por el placer, del Deseo de Entrega, de la capacidad de Ser…

Y ahora que ya lo sabes, eres digno o digna de pecar porque se te otorgó la capacidad del Libre Albedrío, el que llevó a los demonios a huir de un paraíso donde eran sometidos, el que llevó a los ángeles a revelarse y el que llevó al Hombre al Placer.
Amén.

El Beso del Pecado

El Beso del Pecado
La táctica del Pecado es enredarse hasta hacerte sucumbir.

Si piensas seguirme... Quédate y confirma que eres parte del Pecado. Mi Tacto te lo agradece.